7 pensamientos en “Demagogia fiscal

  1. El sistema neo liberal funciona así, todo va encaminado a la destrucción del estado que hemos conocido y que sin prisas están fundiendo. Nadie se plantea en esta época de crisis volver al impuesto de lujo. Los elevados incrementos de los impuestos indirectos son totalmente injustos ya que gravan por igual al que cobra el SMI como al gran especulador con grandes ingresos y domicilios en paraísos fiscales.

  2. Hola,
    mi reflexión es personal, puede que totalmente equivocada… en ese caso espero críticas constructivas sobre mi razonamiento… la opinión final, sóla no suele vales de nada:

    En este país no hay, no ha habido y no tiene pinta a corto de la existencia de una democracia mínimamente creíble sin abordar un proceso constituyente real, en que la ciudadanía decida y participe realmente, es decir con las medidas y cauces que decida la mayoría.

    Si nos equivocamos… aprendemos del error(es cometidos) y continuamos adelante.

    Hablar de izquierda y derecha no tiene sentido sin un cimiento democrático real… (la verdadera dicotomía ha sido siempre entre quienes tienes y quienes no… y curran para que los tengan más… es indiferente el planteamiento teórico supuestamente apoyado,,,)

    El gobierno debe estar formado por representantes directos, esto es elegidos con nombre y apellidos por cada ciudadano… ser nuestros empleados no amos.

    El tono del gobierno, más o menos conservador debe responder a las decisiones de la mayoría de los ciudadanos, pero esto no es más que elegir el color de las cortinas.

    Nos mantienen enfrentados con falacias, votamos por miedo, contra algo… personalmente se me hace difícil pensar que un ciudadano común tenga o no unas ideas más o menos (como queramlos definirlo) en cuanto al camino ético/moral que considere aceptable en cuanto a normas de relación, convivencia… elija a unos recaderos que le humillen, destrozen su futuro y el de sus hijos… según les brote…

    En mi opinión, mientras no separemos lo básico y común a todos, del adorno y reglas que decidamos entre todos vamos de culo. Simplificando con un ejemplo absurdo: Me es indiferente que se decida que una sociedad es laica o confesional, lo que decida la mayoría ok, pero que se expolie, robe,m desprecie e ignore la opinión ciudadana (quienes producen) es de una sociedad enferma si esta lo acepta y deja su futuro en manos de Sres. feudales. Desde luego nuestro gatuperio es cualquier cosa menos democracia.

    Saludos!

  3. Estimado amigo Juan, los no contribuyentes, que no pagan a Hacienda, tanto por estar excluido por leyes injustas que perjudican a la mayoría de los ciudadanos, como los otros que por crecer por encima de sus posibilidades, ahora despiden a sus trabajadores, merecen el mismo calificativo, pónselo tu que eres mas educado

  4. El uso de los prejuicios cognitivos del todo por las partes y las partes por el todo se están usando de forma masiva para confundir a la sociedad. Mientras la única realidad que lo corroe todo es la de la miseria y la injusticia, que aquellos que tienen y controlan los medios de producción han apostado por la economía especulativa.
    Un saludo

  5. Acabo de publicar esto en mi web. Saludos.
    ———–

    (No, no es la “derecha”.)

    El único apoyo que tiene en estos momentos el Gobierno es el de la menguada oligarquía de este país: cuatro bancos y media docena de empresas del IBEX. A cambio, el Gobierno les está regalando, literalmente, el país. Un precio muy alto es éste para mantenerse en el poder.

    El Gobierno del PP ha derivado en una cuasi dictadura de extrema derecha, si es que alguna vez el PP ha sido otra cosa. La política de la extrema derecha es siempre invariablemente la misma, en todas partes: robar a los pobres para dárselo a los ricos. Condenar a la mayoría de la población a la miseria y el país a la ruina a cambio de proteger y favorecer a una minoría oligárquica de privilegiados. La ideología —cuando la hay—, sea la que sea, es sólo una tapadera. Lo que importa es el expolio.

    Cuando hace ya más de un año pedía la dimisión del Gobierno, sabía lo que decía, porque se veía venir. Ahora sólo espero que pronto pidan también su dimisión quienes les votaron, convencidos de que votaban a la “derecha”.

    (1 octubre 2013)

Deja un comentario