El capitalismo (23)

Escuchar

En 1988, el Banco Santander obtuvo unos beneficios de 64.402 millones de pesetas y pagó al Estado en concepto de impuestos sobre los beneficios el 38,6% de esa cantidad.

En 1991, ese porcentaje fue el 34%. En 1994, el 30%, en 1996, el 26%, en 1997 el 24% y en 1998 (con cuatro veces más beneficio que diez años antes, 254.002 millones de pesetas) pagó en impuestos el 22,2%

Desde 2001 a 2012, el Banco de Santander ha acumulado unos beneficios brutos de 30.713 millones de euros. Hasta 2011 había pagado por impuesto de sociedades 335,48 millones y en 2012 tuvo una liquidación negativa de 384 millones en 2012, lo que significa que de 2011 a 201 tuvo, en total, una liquidación negativa, a su favor, de 48,42 millones de euros.

Si se tiene en cuenta el grupo internacional del Banco de Santander más todas sus empresas los beneficios acumulados desde 2001 han sido 86.566 millones de euros y ha pagado 17.080,23 millones de euros (el 19,7%).

Sin embargo, el gobierno español ha modificado la normativa de los llamados créditos fiscales (un crédito fiscal es una deuda que una empresa o banco tiene con Hacienda pero que ésta piensa compensar en el futuro deduciéndole los impuestos que tiene que pagar). Gracias a ello, los bancos han podido aumentar su capital y pagar menos impuestos.

En concreto, el Banco de Santander tiene reconocidos 4.118 millones de euros en este tipo de créditos y su grupo internacional 19.757 millones de euros. Eso quiere decir que, en realidad, el beneficio adicional para el banco ha sido de 4.176,42 millones de euros para el grupo nacional y de 19.757 millones para el grupo internacional.

(Fuente: ¿Cuantos impuestos ha pagado Banco Santander entre 2001 y 2012?Antes de hacer tu declaración de renta toma nota como se lo montan al Banco de Santander).

 

 

5 pensamientos en “El capitalismo (23)

  1. Mis dotes al escribir son casi nulos. Me alegro que alguien haya resaltado ese problema. Los medios cada día nos dicen como ha ido la bolsa hoy. A mi me interesa mas saber si paga sus impuestos y cuanto. O si se me apura cuanto contribuye esa empresa a los ingresos públicos a través del impuesto de sociedades, cotizaciones a la SS y los IRPF de todos sus trbajadores.

  2. ya tenía noticias de los trapicheos “legales”, amparados por los gobiernos de turno de los inmensos beneficios de las entidades financieras y de las “quebradas” cajas de ahorros que durante décadas han hecho y deshecho lo que les han dado la gana, conduciendo al pueblo, mediante “ofertas muy rentables”, a la ruina y ahora nos toca a nosotros pagar todos éstos despropósitos con la bendición, dado el interés intrínseco del Estado en hacer la vista gorda.lo que más me extraña en que en las Islas Canarias, concretamente en la Caja Insular de Ahorros, que igualmente han pasado cosas “rarísimas”, nadie haya investigado ni se han oído o visto que los responsables del hundimiento de ésta, hayan pasado por los tribunales, al contrario, han sido “recompensados” “generosamente”, por sus “contratos blindados”. solo hay que ir a las hemerotecas, de esos años para enterarse “algo” de como se las traía y llevaba ésta entidad.

  3. Si el estado necesita controlar más recursos, el método más sutil y eficiente para ello es imprimir dinero.

    Si un estado tiene el control de impresión de su moneda…, ¿Por qué no se conmutan todos los impuestos por la impresión de dinero fiduciario en su cantidad equivalente?. El resultado sería el mismo, el estado podría controlar la misma cantidad de recursos, pero la forma de hacerlo sería mucho más sutil, menos engorrosa para los ciudadanos y empresas, menos agresiva.

    Al fin y al cabo, ese es el método mediante el cual Estados Unidos “cobra impuestos” al resto del mundo, que utilizan el dólar en su comercio internacional.

    Con la tecnología actual para obtener información y procesarla en grandes cantidades, ¿Acaso no puede calcular de forma precisa el estado cuanto dinero debería imprimir si aboliera los impuestos para no provocar más inflación de que la que existe actualmente?.

    Pienso que esto no se hace por motivos psicológicos, de dominar a la población, si se acostumbra a la población a no rendir cuentas al estado con la ceremonía de pagar impuestos, luego será muy difícil volver a convencerlos de hacer lo mismo, si fuera necesario.

    También a la hora de pedir subidas de impuestos, debemos pensar lo siguiente. Si subimos impuestos a la clase alta, ¿eso se traducirá en más recursos para el estado o en inflación?.
    Puesto que los ricos seguirán gastando lo mismo pagando más impuestos, eso no provocará que se liberen recursos (productos y servicios reales) al subirles los impuestos.
    En cambio si se sube los impuestos a la clase baja (o si se bajan sueldos de funcionarios, pensiones…), consumirán menos, y eso sí liberará recursos (productos y servicios reales) que podrán ser utilizados en otra dirección por el estado.
    Es un argumento que puede sonar duro, ¿pero acaso no es cierto?.

Deja un comentario