3 pensamientos en “Entrevista en Canal Extremadura Radio: 116 medidas que pueden mejorar el mundo y no empeorarlo

  1. COMENTANDO COMENTARIOS.
    Abundan los comentarios que explican la situación de crisis desde una perspectiva independiente respecto a los poderes fácticos. Tenemos un buen ejemplo en ATTAC, (donde Juan Torres participa activamente)… También en algunos medios de comunicación minoritarios y/o alternativos…

    Pero a mí me parece que algunos aspectos no son tratados con la atención necesaria, en cuanto a que si queremos que la crisis se supere (Crisis que en realidad no es económica, sino política: se trata de determinar quien gobierna a nivel global, y de momento son los tecnócratas del neoliberalismo los que han copado el poder político). Es por tanto necesario asumir también otras y perspectivas, definiendo objetivos que faciliten el cambio:

    1. Eliminar el poder de los financieros sobre los políticos, en base a redactar una nueva Constitución en la que se incluyanincluya disposiciones que consideren a los Servicios financieros como un Servicio Público, destinados a favorecer un desarrollo económico sostenible, el intercambio de bienes y servicios, y nunca susceptibles de especulación ni control fuera del ámbito de las autoridades democráticas.

    2. Establecer un SALARIO SOCIAL que garantice un mínimo de ingresos para todas las personas, sustituyendo y ampliando las prestaciones establecidas actualmente.

    3. Ilegalización de las ETT, salvo las que se constituyan como complemento a Asociaciones de Parados o como cooperativas sin ánimo de lucro. Los integrados en la misma podrán gestionar de forma conjunta las prestaciones de Desempleo, la distribución de los trabajos temporales que se realicen, y beneficiarse de complementos y ayudas para sostenimiento de la entidad creada.

    4. Reformar la funcionalidad de los bancos Centrales. Deben de asumir el control sobre todas las operaciones financieras, normalizando los procedimientos desde principios económicos que se establezcan en las leyes que se desarrollen a la luz de una nueva constitución. Actualmente su ÚNICA misión es el control de la inflación, argumentando de forma falaz, que es un grave perjuicio para los asalariados, que se ven perjudicados directamente. Pero la realidad es que así le interesa a los bancos, pues la pérdida del valor del dinero les supone pérdida de capacidad de maniobra en sus negocios especulativo. La solución a los problemas que la inflación implica para la actividad social y económica, ha de ser que se disponga de mecanismos que automáticamente corrijan las desviaciones de precios y salarios, de forma que se mantenga el poder adquisitivo de los ingresos.

    5. Cambiar el concepto y las normas para la aplicación del IVA. El sistema de establecimiento del PVP de los bienes y servicios facturables se hace no en función de los costes reales de producción, sino ajustándola a la demanda y/o las necesidades reales o inducidas, por lo que los márgenes comerciales se programan según el interés estratégico de las grandes corporaciones. Debe establecerse el IVA según el margen neto comercial, en una escala que se aplicase proporcionalmente creciente. Es decir, se establecería una escala de IVA en función de una tarifa establecida según los márgenes gananciales: Por ejemplo, un beneficio por debajo de 5%, estaría exento de IVA, hasta el 20%, el IVA sería el 16% incrementaría un 3% el IVA a repercutir. Esa nueva escala para el IVA supondría que, a mayor margen comercial, mayor porcentaje, con lo que colateralmente se generaría una mejora salarial, al mismo tiempo que se evitaría que las ventajas por las mejoras en la producción solo repercutieran en el beneficio de la empresa productora de los bienes o servicios. Otras alternativas, serían diferenciar las entidades públicas o de interés social o cultural, que pudieran ser subvencionadas, mediante el IVA.

    6. Definir la funcionalidad del dinero y la forma de su gestión, estableciendo controles sobre su emisión, respaldo y circulación. Actualmente es el elemento determinante de la economía, de la actividad económica, lo que da el poder a los financieros, que acaparan su control, lo que se evidencia con la crisis que han provocado. ¿es sostenible una economía en la que el valor del dinero no tiene otro respaldo que la calificación de los especuladores? Para eso modifíquese su manejo, para lo que serían recomendables las siguientes medidas:

    • Establecimiento de una fecha inmediata de caducidad para los billetes en curso, y que las nuevas emisiones la lleven incorporada.

    • Hay varias alternativas: Dinero local, Vales compra, Pagarés del Estado, etc. En general, que se universalice el dinero electrónico, para automatizar el control de las transacciones por las autoridades monetarias, facilitando el desmantelamiento de los paraísos fiscales y los pagos en “negro”. Bastaría con establecer un control de la “trazabilidad” de cada apunte financiero.

    Estos podrían ser algunos de los objetivos que, con otros como la reforma de la Ley Electoral, deberían debatirse para establecerlos o no como prioritarios, para pasar de inmediato a diseñar la estrategia para conseguir que se apliquen. (Buscar candidaturas unitarias, recoger firmas para obligar al Parlamento a definirse, compromiso ciudadano a votar solo aquellas candidaturas que incluyan dichas peticiones si los candidatos se comprometen formalmente a dimitir si no cumplen, etc.)

    Y es que, mientras no se demuestre lo contrario, el único camino para conseguir combatir la crisis eficazmente, para cambiar la estructura económica y transformar la sociedad, sólo se podrá hacer teniendo una mayoría en el parlamento que decida introducir los cambios necesarios.
    06/02/2012 7:47
    M.A.Quinteiro

    EL DINERO: Herramienta indispensable para manipular la ECONOMÍA GLOBAL.
    Es importante insistir en que el uso del dinero y su significado es necesario revisarlo, ya que es el verdadero instrumento para tener el control de la economía, dándose la paradoja de que los que deciden y establecen las reglas de juego sólo son administradores de unos fondos que las demás personas le han confiado.
    No es aceptable que sean exclusivamente los “depositarios” los que decidan la política financiera. El dinero debe ser monopolio del estado, en cuanto éste sea la expresión democrática del conjunto de la sociedad. Es necesario un control democráticamente ético sobre el sistema, pero puede ser sumamente perjudicial, si se da prioridad a unas monedas sobre otras, aplicando criterios basados en privilegios y estructuras coloniales, lo que fomenta la explotación del hombre por el sistema, el derroche de las materias primas y la alteración de los equilibrios ecológicos y ambientales.
    Así lo primero es conseguir el control del uso del dinero por el conjunto de la sociedad, poniéndolo al servicio del bien común. Tiene que tenerse muy claro que el dinero solo es un método auxiliar a las actividades de intercambio de bienes y servicios y lo que realmente debe importar económicamente hablando son los bienes y servicios susceptibles de intercambio, y la forma en que los mismos estén al alcance de todas las personas.
    El actual sistema financiero es la culminación de siglos de sojuzgamiento de las mayorías por parte de algunos privilegiados en base a diversas falacias. Desde aspectos mágicos o religiosos hasta los modernos conceptos “técnicos” que sustituyen dogmas de antaño, en un esfuerzo de presentarlos como “científicos” pero incomprensibles para la mayoría de las personas. La tecnología les permite una manipulación y control desmedidos, llegándose a la situación de que lo que realmente les da el poder es el CONTROL sobre la circulación destino y uso del dinero, independiente quien sea su PROPIETARIO.

    Las fluctuaciones en las cotizaciones de títulos varían cíclicamente y de forma sospechosa, claramente orientadas a provocar compras y ventas. Se dice: si la bolsa sube, vende y si baja compra… O al revés, es lo mismo: en ambos casos alguien compra y alguien vende, y en cada transacción el banco se lleva su comisión.

    Es como un casino, en el que realmente no importa quién pierda o gane, pues el beneficio está en el número de “operaciones” que se realice, pues se trata de un porcentaje del monto total de las operaciones…

    Realmente toda la fuerza del sistema está en que la inmensa mayoría de las personas aceptamos que el disponer de dinero es el mejor objetivo, no ya para conseguir nuestra felicidad personal, sino que es imprescindible para sobrevivir.

    Sin embargo lo que parece lógico es que, en una sociedad bien organizada en cuanto a su respeto a los Derechos Humanos y el cumplimiento de unos principios democráticos, se planifique el bienestar para todas las personas que la integran, atendiendo a sus necesidades inmediatas y facilitando su desarrollo social, científico y cultural.

    Y si alguien se decide a formular la demanda de disponer de aquello que considera necesita, la respuesta del sistema es: ¿Cuánto dinero tienes?… Así pues lo que se debe considerar un derecho se convierte un privilegio, solo alcanzable si dispones de dinero para “pagarlo”.

    Pero la evolución tecnológica y científica llevó a la sociedad en su conjunto a cambios que supusieron un equilibrio distinto entre el poder y los vasallos, que empezaron a dudar de los principios en que tradicionalmente se sustentaba la sociedad.

    La habilidad para incorporarse a las nuevas corrientes sociopolíticas generó numerosos resortes con los que manipular la sociedad y conseguir el objetivo de seguir ostentando el poder absoluto por parte de un grupo social, emanado de una tradición piramidal, aunque sin perjuicio de la incorporación de individuos de origen de otras clases sociales que asumiesen los mismos principios económicos y sociales.

  2. Pagares del estado para mantener la economía.

    ¿No sería una solución válida?…

    La ficción de las agencias de calificación es algo inadmisible, y la solución vendría si el Estado pagase su gasto interior mediante PAGARÉS, con vencimiento a uno o dos años.

    Los acreedores que voluntariamente lo aceptaran, cobrarían mediante esos Pagarés, por ejemplo, las pensiones, las prestaciones por desempleo y otras ayudas sociales, así como facturas de los proveedores de la administración. Serían Pagarés expedidos por el banco de España, que los beneficiarios podrían utilizar como moneda de pago en sus transacciones personales.

    Es decir, un pensionista, o un beneficiario del SUBSIDIO DE PARO, o cualquier otro pago por servicios recibidos, se compensarían con un pagaré del estado expedido y controlado por el banco de España, que concedería crédito sin intereses mediante una cuenta gestionada como una tarjeta de crédito. Los pagos que efectuasen los titulares de dicho pagaré serían sólo si el cobrador (El comercio, la empresa o del servicio) aceptase dicho concepto.

    Serían operaciones en EURO PAGARÉS, que aparte de servir para el intercambio de bienes y Servicios entre los que estuvieran dispuestos a aceptarlo, serviría para efectuar pagos directos a la administración, como impuestos.

    Llegado el vencimiento de cada pagaré, el estado podría compensarlo en EUROS corrientes, o cambiarlo por un nuevo PAGARÉ con otra fecha de vencimiento.

    Estos pagarés serían libres de intereses, tanto para el estado, como para los beneficiarios del mismo, pero útiles para desarrollar una economía social sin tensiones financieras.

    Otra VENTAJA es que se podría establecer un control exhaustivo de la circulación del dinero, implantando un sistema de “trazabilidad” para la circulación de dichos pagarés…

    Con ello se permitiría un desarrollo normal de la economía, así como que el Estado se ahorrase los intereses que ahora tiene que pagar.
    02/05/2012 11:08
    Miguel A. Quinteiro – maqmaq@gmail.com

  3. En el comentario anterior, donde escribí “tarjeta de crédito” debía de haber puesto “TARJETA DE DEBITO SIN GASTOS”, para diferenciarla de las tarjetas de crédito que generan gastos para los usuarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres una persona... *