Experimento

Escuchar

 Acabo de terminar una clase de Introducción a la Teoría Económica en la que repasábamos conceptos estudiados a lo largo del curso. Pregunté sobre la división del trabajo y comprobé que mis alumnos entendía perfectamente a qué se refería pero percibí que tenían dificultades para comprobar en qué medida es importante y cómo les afecta a ellos directamente. Les propuse sobre la marcha un experimento: que sin consultar a sus compañeros escribieran en la esquina de un papel los minutos que dedican diariamente a las tareas domésticas (incluso tuve que explicitar para algunos a qué tipo de tareas me refería exactamente). Tomamos después nota de los resultados distinguiendo a los chicos y a las chicas separadamente.
 La media dio una conclusión que me ha permitido enseñarles con muy pocas palabras la naturaleza, los orígenes y las consecuencias de la división del trabajo: los varones de mi clase dedican una media de 30 minutos al día a las tareas domésticas, las mujeres, 54.
 También usaré estos datos cuando les hable de la explotación.  

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.