La batalla política por el pleno empleo

Escuchar

Publicado en Público.es el 1 de mayo de 2013

Hace ahora justamente 70 años un economista polaco muy importante, Michal Kalecki, publicó un artículo (Aspectos políticos del pleno empleo) que me parece que tiene una gran actualidad en nuestro tiempo y particularmente en un primero de mayo como este.

Kalecki partía de reconocer cuando lo escribía que una mayoría considerable de los economistas opinaba que, aun en un sistema capitalista, el pleno empleo puede alcanzarse mediante un programa de gastos del gobierno, siempre que haya un plan suficiente para emplear toda la fuerza de trabajo existente y siempre que puedan obtenerse dotaciones adecuadas de las materias primas extranjeras necesarias a cambio de exportaciones.

Se aceptaba, decía el economista polaco, que si el gobierno realiza inversión pública (por ejemplo, si construye escuelas, hospitales y carreteras) o subsidia el consumo masivo y si además este gasto se financia con préstamos y no con impuestos, la demanda efectiva de bienes y servicios puede aumentarse hasta un punto en que se logre el pleno empleo.

A la objeción (que todavía se sigue planteando) de que eso podría crear inflación, Kalecki respondía con total seguridad: la demanda efectiva creada por el gobierno actúa como cualquier otro aumento de la demanda, por tanto, si hay oferta abundante de mano de obra, planta y materias primas, el aumento de la demanda se satisface con otro de la producción. Lo que significa que si la intervención gubernamental trata de lograr el pleno empleo pero no llega a aumentar la demanda efectiva más allá del nivel del pleno empleo, no hay por qué temer a la inflación.

A continuación, Kalecki señalaba que, a pesar de que esa tesis estaba bastante clara, tenía oponentes, entre los cuales mencionaba a “expertos económicos estrechamente conectados con la banca y la industria”, lo que le llevaba a pensar que, a pesar de que los argumentos utilizados son económicos, “hay un fondo político en la oposición a la doctrina del pleno empleo”.

Así, recordaba en el artículo que “las grandes empresas se opusieron sistemáticamente en la gran depresión de los años treinta a los experimentos tendentes a aumentar el empleo mediante el gasto gubernamental en todos los países, a excepción de la Alemania Nazi”. Igual que lo que ocurre en estos momentos en Europa.

Kalecki se preguntaba, tal y como deberíamos hacer ahora, por qué había esa oposición a las políticas que podían aumentar el empleo, sobre todo, teniendo en cuenta que “el aumento del producto y el empleo no beneficia sólo a los trabajadores, sino también a los empresarios, porque sus ganancias aumentan”.

Si los empresarios, decía Kalecki, suspiran por las ganancias que lleva consigo el auge, ”¿por qué no aceptan gustosos el auge “artificial” que el gobierno puede ofrecerles?”. O, como diríamos ahora: ¿por qué defienden las empresas políticas de austeridad que recortan el empleo y sus beneficios, puesto que con ellas venden menos?

Kalecki dio tres posibles respuestas a esa pregunta capital.

La primera tiene que ver con el hecho de que en un sistema de no intervención del gobierno el nivel del empleo depende de la confianza de los capitalistas: si ésta se deteriora, cae la inversión privada, lo que se traduce en una baja de la producción y el empleo. Por tanto, decía Kalecki, sin intervención, los capitalistas disponen de un poderoso control indirecto sobre la política gubernamental: como todo lo que pueda incomodarles y deteriorar “su” confianza debe evitarse para que no se provoquen crisis, resulta que los gobiernos deben someterse constantemente a sus preferencias y dictados.

Sin embargo, dice Kalecki, “en cuanto el gobierno aprenda el truco de aumentar el empleo mediante sus propias compras, este poderoso instrumento de control perderá su eficacia”.

Concluye el economista polaco con una idea que es perfectamente aplicable a lo que viene sucediendo en la actualidad: quienes defienden los intereses de las empresas y se oponen a la intervención gubernamental deberán considerar como “peligrosos” los déficit presupuestarios, pues estos son su instrumento principal para llevarla a cabo. La función social de la doctrina de las “finanzas saneadas” (de la estabilidad presupuestaria o de la austeridad, diríamos ahora) no es otra, decía, que hacer que la confianza empresarial prevalezca como determinante del nivel del empleo y de la bonanza económica.

Una segunda resistencia de los capitalistas a la política gubernamental que crea empleo proviene de que, cuando se lleva a cabo, se sienten doblemente amenazados. Si se articula invirtiendo en productos que podría producir la empresa privada creerán que el gobierno actúa como un competidor indeseable que le roba negocio y beneficios, y se opondrán a ella. Y si la intervención se realiza subsidiando compras se producirá una paradoja. En principio les vendría muy bien a los capitalistas, porque así venderían lo que de otra forma se quedaría sin vender. Pero se negarán a ello porque con dichos subsidios, dice Kalecki, se pone en cuestión algo de la mayor importancia: “los principios fundamentales de la ética capitalista requieren la máxima del ganarás el pan con el sudor de tu frente, es decir, siempre que tengas medios privados”.

Pero no paran aquí las cosas. Incluso si los capitalistas superasen estas dos reacciones adversas, se enfrentarán a la política que puede conseguir el pleno empleo por otra razón fundamental.

Si el pleno empleo se alcanza, dice de nuevo Kalecki, el paro dejaría de ser un medio de disciplinar a los trabajadores y de limitar su capacidad reivindicativa: “La posición social del jefe se minaría y la seguridad en sí misma y la conciencia de clase de la clase trabajadora aumentaría. Las huelgas por aumentos de salarios y mejores condiciones de trabajo crearían tensión política”.

A partir de ahí el economista polaco desarrolla una idea fundamental, y que me parece que tiene una vigencia plena en nuestros días: “Es cierto -escribía- que las ganancias serían mayores bajo un régimen de pleno empleo (…). Pero los dirigentes empresariales aprecian más la “disciplina en las fábricas” y la “estabilidad política” que los beneficios. Su instinto de clase les dice que el pleno empleo duradero es poco conveniente desde su punto de vista y que el desempleo forma parte integral del sistema capitalista normal“.

Tras una serie de reflexiones sobre los efectos cíclicos de estas reacciones ante la política de creación de empleo Kalecki plantea otro asunto fundamental y que también me parece de actualidad hoy día: una de las funciones importantes del fascismo, tipificado por el sistema nazi, fue la eliminación de las objeciones capitalistas al pleno empleo, porque en esos regímenes totalitarios la maquinaria estatal se encuentra “bajo el control directo de una combinación de las grandes empresas y los arribistas fascistas”. Entonces, la objeción al gasto gubernamental en inversión pública o en consumo se supera concentrando el gasto gubernamental en armamentos y la “disciplina en las fábricas” y la “estabilidad política” bajo el pleno empleo se mantienen por el “nuevo orden” que va desde la supresión de los sindicatos hasta el campo de concentración.

Por eso, aunque Kalecki creía que es “sumamente improbable” que el capitalismo se ajuste al pleno empleo como norma, me parece que de su análisis se puede concluir que la lucha por el empleo pleno es fundamental, porque solo con él se podrán empoderar lo suficiente los trabajadores y trabajadoras y también porque es, al mismo tiempo, “una forma de prevención del retorno del fascismo”, en palabras del economista polaco.

No debemos olvidar, pues, lo importante que es avanzar en ese combate por el empleo, conquistar uno a uno si hace falta cada puesto de trabajo y forzar políticas orientadas a la plena ocupación en lugar de a imponer disciplina. Eso sí, teniendo en cuenta que el aumento del empleo no puede darse a costa de un crecimiento insostenible de la actividad, social y medioambientalmente hablando, y que no se puede tener en cuenta solo el trabajo remunerado que se traduce en empleos convencionales sino también el que no se remunera porque se desenvuelve fuera de la órbita de los mercados. Un avance que solo se podrá llevar a cabo si los trabajadores y trabajadoras se convierten en protagonistas y dueños exclusivos de su propio destino como asalariados o asalariadas y como ciudadanos o ciudadanas.

13 pensamientos en “La batalla política por el pleno empleo

  1. Excelente tu reflexión recordando al “clásico” Kalecki. Resulta cierto que para conocer conviene recordar.

    En efecto, el objeto de la ofensiva actual pretende disciplinar doblegando. Pero ahora no creo que utilicen campos de concentración con nazis de correaje.

    Al respecto, recomiendo este artículo “De la reforma laboral a la reforma penal: todos a la cárcel” http://www.rebelion.org/noticia.php?id=167551. Héctor Illueca Doctor en Derecho e Inspector de Trabajo y Seguridad Social y Adoración Guamán Doctora en Derecho y Profesora de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social

    De muestra, un botón
    “Poco después de la aprobación de la reforma laboral, el Ministro del Interior anunció la tramitación de una importante reforma del Código Penal, cuyo principal objetivo parece ser reprimir y criminalizar las crecientes protestas contra las políticas de austeridad. Esta iniciativa, que ha merecido una severa crítica del Consejo General del Poder Judicial, se encuentra actualmente en sede parlamentaria y, entre otros aspectos, prevé que la resistencia pasiva a las fuerzas de seguridad se considere como delito de atentado a la autoridad, lo que podría abarcar una amplia gama de comportamientos hasta ahora no penalizados: por ejemplo, realizar una sentada colectiva durante una manifestación o encadenarse por los brazos para evitar un desahucio. También se pretende tipificar como delito la difusión por Internet de convocatorias violentas o que alteren gravemente el orden público, lo que probablemente evoca, en la intención del Gobierno, la manifestación acaecida el 15 de mayo de 2011 y las diferentes movilizaciones que la sucedieron.
    En nuestra opinión, ambas reformas están relacionadas entre sí y suponen la culminación de un proceso iniciado en la década de los noventa y orientado a la generalización del trabajo precario por medio de la coerción política. O, por expresar la idea con mayor precisión, se trata de sustituir nuestro modesto e incompleto Estado de bienestar por un Estado penal que sea capaz de imponer el trabajo mercantilizado como norma societal. La filosofía que subyace a este proceso es la de un Estado crecientemente invasivo y represor de una población atenazada por el desempleo y la precariedad laboral, que contempla atónita la obscena tolerancia del poder con los abusos cometidos por los más privilegiados de la sociedad. De este modo, el progresivo debilitamiento del Estado social conlleva un crecimiento distópico del aparato penal, alumbrando una sociedad cada vez más instalada en la violencia, la injusticia y la desigualdad.”

  2. ¡Brillante!
    El analista y tú por transmitirlo tan bien,
    El problema es que la gente se confunde, no sabe qué intereses se defienden, lo que significa tal o cual política. Desde el principio de la transición se ha intentado tergiversar todo y poca gente tiene los conceptos claros ni interesa que los tenga. Y hablo de cuatro nociones sencillas, sin llegar a estas profundidades. Por ejemplo, nadie le da importancia al nombre del partido gobernante, pero la gente sencilla se confunde. “Popular” quiere decir que es el partido del pueblo, ¿no? Pues no señores, NO.

  3. Juan, como casi siempre exquisito, en este artículo, creo que sobra , este ultimo párrafo sexista, si los trabajadores y trabajadoras se convierten en protagonistas y dueños exclusivos de su propio destino como asalariados o asalariadas y como ciudadanos o ciudadanas. ya que falta protagonisto, capitalisto, y al igual sobrarían socilistos, y sindicalistos, no me lo tomo a broma ni hago con ello un chiste, creo que simplemente tenemos en el poder mucha mediocridad, con ganas de ganar el voto femenino

  4. Nunca ha existido pleno empleo en un sistema capitalista,ya dijo Marx que era necesario un “ejercito de reserva de trabajadores parados” para contener los salarios de la clase trabajadora. Con esta crisis el gran capital se está pasando de rosca,ya no se conforma con tasas tolerables de desempleo,quiere mucho más:doblegar y humillar a los trabajadores,esto supone un riesgo de imponderables consecuencias,yo creo que estan ciegos de poder y eso supone el fin de la democracia………….luego vendran las lamentaciones pero ya será demasiado tarde………….¡van a por todo y a por todos!……………y a largo plazo,como decía Keynes,todos muertos. Alberto Enrique

  5. Yo no creo nadie busque el pleno empleo actualmente,
    considero de lo que se trata es de llevar a la gente a un
    nivel de vida precario que a mediano y largo plazo logre
    una reduccion de la población.

    En el pasado en las guerras con el hacer morir a la gente
    se conseguia aliviar la carga demografica, pero hoy en día
    aunque las guerras matan a mucha mas gentes, no son lo
    suficiente para la cifra de poblacion que se quiere eliminar.

    Se intenta eliminar la explosion demografica por los medios
    llamados naturales.

    Por eso creo que a nadie le interesa el desempleo ni hace
    ni haran nada por resolverlo.

  6. Me ha encantado el comentario de Anonímo sobre el párrafo sexista. Nunca he entendido la manía de haber alterado nuestro precioso lenguaje. No creo que haya que reivindicar nuestra valía ni nuestra personalidad modificando la nomenclatura según el sexo. Sinceramente creo que la aberración que hemos implantado no sólo no es progresista si no que se ha quedado absolutamente trasnochada por mucho que la sigamos utilizando.

  7. Arturo Ferrín, mucho me temo que los autores de dicho artículo no han dicho toda la verdad bien por sesgo interesado bien por desconocimiento al hablar de temas que no son su especialidad.
    Que la resistencia pasiva no sea considerada en el actual CP delito de atentado no quiere decir, como el artículo pretende dar a entender, que esta conducta sea legal. Una ojeada a los artículos 553 al 557 del CP en los que se regula los delitos de desobediencia y resistencia creo que aclara este aspecto. Esto es importante porque cualquier día alguna persona bienintencionada puede llevarse la desagradable sorpresa de ser imputada por un delito que, pensaba, no estaba cometiendo.
    Que se penalice la convocatoria de actos violentos es normal que está castigado. Faltaría más. Las elecciones se ganan con ideas y propuestas.

    En relación al artículo hay más motivos para aplicar estas políticas. A Alemania le va bien, teniendo poco desempleo su prioridad es otra. Cosas de una unión monetaria de risa.

  8. Tras una serie de reflexiones sobre los efectos cíclicos de estas reacciones ante la política de creación de empleo Kalecki plantea otro asunto fundamental y que también me parece de actualidad hoy día: una de las funciones importantes del fascismo, tipificado por el sistema nazi, fue la eliminación de las objeciones capitalistas al pleno empleo, porque en esos regímenes totalitarios la maquinaria estatal se encuentra “bajo el control directo de una combinación de las grandes empresas y los arribistas fascistas”. Entonces, la objeción al gasto gubernamental en inversión pública o en consumo se supera concentrando el gasto gubernamental en armamentos y la “disciplina en las fábricas” y la “estabilidad política” bajo el pleno empleo se mantienen por el “nuevo orden” que va desde la supresión de los sindicatos hasta el campo de concentración.

  9. Y eso nos lleva a que, exceptuando al desempleo friccional, el campo de juego va a estar equilibrado: el mercado va a tender al pleno empleo.

  10. Me parece sugerente la excepción que hacía KalecKi.A ellos,a los amos,no les interesaba el pleno empleo excepto en la Alemani nazi.Porque en la Alemania de los años veinte faltó muy poco para que triunfara una revolución obrera,socialista,como en Rusia.Entonces ahí tenían miedo y estaban dispuestos a ceder,después de tomar unas precauciones,claro,como la instauración del estado nazi.Y el miedo continuó después de la guerra en toda Europa,arrastrado de antes,y como consecuencia de la entrada del Ejército Soviético en los países de la Europa Oriental,incluída una parte de Alemania, así como de la hegemonía de las organizaciones armadas de la izquierda dentro de la resistencia antinazi.En aquellos años no podían acudir de nuevo al fascismo.Y de aquí vino el estado del bienestar.Cuando perdieron el miedo,con la caída de los países socialistas,y ya unos años antes,apareció el neoliberalismo,Milton Friedman,Margaret Thatcher,los Chicago Boys y todas las restantes desgracias humanas.Conclusión,no hay que ser mansos,hay que enseñar las uñas,luchar y hacerse respetar si queremos aproximarnos al pleno empleo.

  11. Tras una serie de reflexiones sobre los efectos cíclicos de estas reacciones ante la política de creación de empleo Kalecki plantea otro asunto fundamental y que también me parece de actualidad hoy día: una de las funciones importantes del fascismo, tipificado por el sistema nazi, fue la eliminación de las objeciones capitalistas al pleno empleo, porque en esos regímenes totalitarios la maquinaria estatal se encuentra “bajo el control directo de una combinación de las grandes empresas y los arribistas fascistas”. Entonces, la objeción al gasto gubernamental en inversión pública o en consumo se supera concentrando el gasto gubernamental en armamentos y la “disciplina en las fábricas” y la “estabilidad política” bajo el pleno empleo se mantienen por el “nuevo orden” que va desde la supresión de los sindicatos hasta el campo de concentración.

  12. Tras una serie de reflexiones sobre los efectos cíclicos de estas reacciones ante la política de creación de empleo Kalecki plantea otro asunto fundamental y que también me parece de actualidad hoy día: una de las funciones importantes del fascismo, tipificado por el sistema nazi, fue la eliminación de las objeciones capitalistas al pleno empleo, porque en esos regímenes totalitarios la maquinaria estatal se encuentra “bajo el control directo de una combinación de las grandes empresas y los arribistas fascistas”. Entonces, la objeción al gasto gubernamental en inversión pública o en consumo se supera concentrando el gasto gubernamental en armamentos y la “disciplina en las fábricas” y la “estabilidad política” bajo el pleno empleo se mantienen por el “nuevo orden” que va desde la supresión de los sindicatos hasta el campo de concentración.

  13. Tras una serie de reflexiones sobre los efectos cíclicos de estas reacciones ante la política de creación de empleo Kalecki plantea otro asunto fundamental y que también me parece de actualidad hoy día: una de las funciones importantes del fascismo, tipificado por el sistema nazi, fue la eliminación de las objeciones capitalistas al pleno empleo, porque en esos regímenes totalitarios la maquinaria estatal se encuentra “bajo el control directo de una combinación de las grandes empresas y los arribistas fascistas”. Entonces, la objeción al gasto gubernamental en inversión pública o en consumo se supera concentrando el gasto gubernamental en armamentos y la “disciplina en las fábricas” y la “estabilidad política” bajo el pleno empleo se mantienen por el “nuevo orden” que va desde la supresión de los sindicatos hasta el campo de concentración.

Deja un comentario