Les da todo igual

Escuchar

La incoherencia y superficialidad de quienes gobiernan España alcanza a veces niveles que darían risa si no fuera por el daño que hacen. Uno de los que llega a menudo más lejos es el ministro de Educación (¡precisamente el de Educación!). Un ejemplo de su poca vergüenza: en una entrevista en el diario La Gaceta le preguntaban el pasado 27 de agosto por la propuesta de Rubalcaba de gravar los premios de Lotería para evitar la subida del IVA en el material escolar y la cultura y respondía: “hay ideas que ni regaladas. Sin afán de polemizar, el argumento es de una puerilidad insostenible”.

Un mes después, el gobierno del que forma parte aprueba ese gravamen y se queda tan tranquilo, le da lo mismo ocho que ochenta.

8 pensamientos en “Les da todo igual

  1. A este señor le da todo igual, no hay mas que ver la facilidad con que dice que si una
    ley no le gusta la cambia …..vease la subvención a los colegios que segregan por sexo.

  2. Fábula del trabajador mentiroso.

    En una empresa de 1000 trabajadores, que en modo de cooperativa dirigían los destinos de la firma, y que funcionaba democráticamente sobre cuestiones de selección de personal entre otras, se encuentra en la tesitura de sustituir a uno de sus directivos. En apariencia, causante de una situación caótica en la empresa. Referente de una ineptitud demostrada. Responsable de decisiones deleznables, sin juicio ni criterio que las avalara, y lo que es peor, sin responsabilidad de ningún tipo sobre sus consecuencias, ni sobre los efectos devastadores causados por tanto dislate.
    Ante la situación, se presenta como candidato un directivo de bajo rango, no demasiado crédito profesional ni trayectoria brillante, más bien mediocre, pero colocado a dedo en la empresa por uno de sus más altos ejecutivos. El candidato utiliza la adversidad de la situación económica de la empresa para proponerse como sustituto del cargo a destituir, y lo hace desde la opción de la promesa gratuita, sirviéndose de la situación de indefensión presente. Aunque sin capacidades profesionales demostradas, amparado en la necesidad de dar respuesta a tanto despropósito y aprovechando la tesitura, promete arreglar todas las dificultades, presentes y futuras, sin pudor, sin sofoco de ningún tipo, y sí con altas dosis de cinismo y falta de dignidad, conocedor de las dificultades impuestas por el mercado.
    Después de analizar las debilidades de la circunstancia, se postula como el adalid del progreso y la prosperidad. La solución a todos los problemas, con la crítica más feroz y despiadada hacia su colega, a pesar de no tener propuestas concretas más que la burda y engolada impostura de quien sólo quiere conseguir sus propósitos.
    Una vez en el puesto, los resultados prometidos pronto se desvanecen. En poco tiempo se aprecia que el individuo se revela como un trágala, como un falso profeta con bajos y mezquinos propósitos. La cuenta de resultados del nuevo inquilino, a diferencia de la proyección prometida, se revela como una gran mentira. Una argucia hipócrita de quien sólo quería llegar al puesto a cualquier precio, sin un ápice de pundonor, de decencia o de integridad moral.
    Traicionero de sus propios principios, pasado un tiempo y comprobada su incapacidad e ignorancia por parte de la empresa, utiliza en su defensa contraargumentos a su falta de dignidad escudándose en la mala praxis de su antecesor, sin admitir su doble dosis de cinismo, porque las mismas mentiras utilizadas para llegar al puesto fueron las que con malas artes utilizó contra su rival para desacreditarlo y ganarse así el favor de la empresa, a la postre, quien le pondría en el puesto.
    Pero, a diferencia de otros espacios de elección de un candidato, en los que no se valora si se ha llegado al puesto en el que se está desde la mentira, el fraude, la treta, el falseamiento, la subjetividad como herramienta de acceso al poder, y desde la más absoluta ausencia de responsabilidad sobre las decisiones tomadas, en la empresa de la “fábula del trabajador mentiroso” se utilizan democráticamente las respuestas contenidas en un estatuto que está al servicio de los trabajadores, partes decisorias de su destino y con capacidad de despedir al estafador, de poner de patitas en la calle al trabajador mentiroso.

    Fernando Bureba
    Traductor e intérprete.

  3. Efectivamente, ni pestañean cuando mienten. Por eso, frente a los que sosteneís que estamos ante un gobierno de incompetentes, niego la mayor. Ya lo he apuntado en otros comentarios. El Gabinete Rajoy es de una competencia exquisita, la labor de demolición llevada a efecto en todos los ámbitos del estado es minuciosa, calculada, progresiva, y a una velocidad superior a la capacidad de reacción del pueblo, todo esto son elementos de una estratégia completamente planificada, que, evidentemente va a tener un coste político para el PP que, en unas eventuales elecciones anticipadas, (No está muy claro) cederia el paso nuevamente a un PSOE noqueado y desprestigiado que tendria que seguir los planteamientos de la TROIKA tal como esta ocurriendo en Francia, salvando las distancias.
    Rajoy no cuenta. Ya es un político amortizado. Este periodo de transición, en el que el PSOE, sufriendo el desgaste de una crísis interminable, seria aprovechado por el Partido Popular para un circustancial lavado de cara y la fabricacion de un nuevo
    liderazgo apto para retomar la dirección de España llegado el momento del nuevo hundimiento del Partido Socialista, y todo ello con un terreno perfectamente preparado para la iniciación de un nuevo ciclo de crecimiento que, dada la situación en que se encontrará el país, será estable a poco que se esfuerce el PP en mejorar la situación. En cuanto a la incidencia de los partidos minoritarios, ya se esta viendo a través del sorprendente escaso aumento en la intención de voto, sera irrelevante.
    El problema de las minorias no tiene solución debido al poderio del bipartidismo solidamente apoyado en la Ley Electoral, que para cambiarla habra que dinamitar el Congreso con PP y PSOE dentro, (Por si acaso, aclaro, es una metáfora).
    Si estoy acertado, la estratégia de la izquierda –quiero precisar, no hablo del PSOE– Debiera centrarse en impedir que el supuesto plan que describo se lleve a efecto, ¿Como? A título de juego analítico, sin mas pretensiones. 1) Antes que elecciones, ruptura y Proceso Constituyente con modificación de reglas. 2) Incremento de la presión en la calle. En paralelo democratización y reforma, VISIBLE, de partidos y sindicatos. 3) Dado que la acción de las minorias en la cámara es sistematicamente bloqueada, aumentar la difusion de la información, goteo contínuo, con especial atención a las redes sociales, trabajo de calle y acercamiento sin afán de control a los movimientos sociales.
    En cuanto al manejo del tiempo, no estaria mal que el PP se desgastara totalmente, coincidiendo su último suspiro en esta etapa, con una explosión social organizada, previsora, lo mas pacifica posible y diera comienzo una segunda Transición, sin los lastres y ataduras de la primera. Un saludo,

  4. Y como esa, una o dos todos los días desde hace unos diez meses. Es lo que tiene mezclar mayoría absoluta con desparpajo caciquil.

  5. Ayer elaboré un comment que se ceñía al tema. Me había quedado bordado. Al intentar colgarlo en la página, se abrió un cuadrito que me pedía demostrar que era una persona. Entonces, vuelvo hacia atrás y, zas, mi comentario había sido barrido. No es la primera vez de esta incidencia, así que voy a abordarlo antes de que se me vuelva a olvidar el tema. Vaya con que dé muestra de que soy una persona y que los comentarios aparezcan como “pensamientos”. ¿Acaso sólo pueden pensar y no son muchos animales más persona que ciertos ejemplares humanos? Un poco de respeto hacia nuestros semejantes animales. Por todo lo demás, este blog me parece bastante guai y es uno de mis favoritos. Ahora, cada vez que opine algo, me saco una copia de seguridad, y listos. Salu2.

  6. Como bien dice KARATEKA la única solución es una ruptura institucional seguida de un proceso constituyente. Pero el problema es que para llegar a eso hay que crear hegemonía y, paralelamente, llegar al poder político de alguna manera. No hay proceso constituyente social y popular sin una correlación de fuerzas que precipiten el proceso constituyente en uno de estas caracteristicas deseables. Por eso el 25S era un brindis al sol, sin una organización y sin posibilidad de articular un frente político que propicie este proceso, peor si cabe es no hacer un comunicado in situ, como no tener una hoja de ruta clara, lo que ha dado la posibilidad a la derecha de inscribir la protesta dentro de su propio relato, desvirtuandola.
    TODOS con la huelga convocada por CGT para el 31!

  7. Al hilo de lo que, acertadamente, exponen ADRI y KARATEKA y teniendo en cuenta que la “izquierda oficial” – antes el PSOE y ahora IU (salvo algunos elementos aislados que se desmarcan de la línea marcada por sus máximos dirigentes) – se revela como la izquierda testimonial que con su presencia garantiza el tinte rojo que legitima el sistema, aqui les propongo una alternativa que propone la ruptura democrática con el actual régimen como requisito indispensable para alcanzar una verdadera democracia popular, una democracia real en la que los intereses de las mayorías se antepongan a los de las minorias:

    http://www.youtube.com/watch?v=4OiDqHjQnwY&feature=share

    Saludos.

Deja un comentario