¿Mejora el empleo?

Escuchar

Publicado en Publico.es el 4 de julio de 2012

El titular de la noticia es fabuloso: el número de desempleados registra en junio el mayor descenso de la serie histórica, 98.853 personas.

Dicho así, es un dato tan positivo que deslumbra pero resulta tan increíble a poco que se  mire lo que hay a nuestro alrededor que ni siquiera el gobierno, muy dado a las manifestaciones jubilares, lo ha mostrado con algarabía. Al revés, lo ha comentado muy cautelosamente, como si tampoco se lo creyera.

El dato, efectivamente, hay que leerlo con cuidado porque el descenso en el número registrado de personas desempleadas respecto al mes anterior se produce en un momento especial y acompañado de otros datos que no son igual de satisfactorios.

El momento es el de la puesta en marcha de contratos estivales, sobre todo en el sector turístico, lo que significa que el dato está, como dicen los estadísticos, “estacionalizado”, es decir inflado por ese efecto coyuntural. Si se “desestacionaliza”, resulta que el paro creció en 18.697 personas y si se compara con el año anterior y no solo con el mes de mayo, los datos de los servicios de empleo indican que el paro registrado se ha incrementado en 493.468 personas (11,97%) y también el número de contratos, que descendió un 28.296 (un -2,16%).

Y el dato del titular también queda matizado si se tiene en cuenta que en el mes de mayo se tramitaron 924.569 prestaciones por desempleo, lo que supone un aumento del 22,8% respecto al mismo mes del año anterior. Y, por cierto, disminuyendo la cobertura de las prestaciones, del 69,30% en mayo de 2011 al 65,40% en el mismo mes de 2012.

Respecto al año anterior también se ha reducido la contratación acumulada en los primeros seis meses, puesto que al acabar junio de este año hay 434.661 contratos menos (-6,25%) que en el mismo periodo de 2011.

Y la buena noticia deja de serlo también al considerar que en junio de 2012 los contratos de trabajo de carácter indefinido registrados (91.516) solo representaron el 7,13% de todos los contratos, lo que supone un descenso de 3.408 (-3,59%) sobre igual mes del año anterior y una clara muestra del progresivo deterioro del empleo en España y de la condición de vida de los empleados españoles.

Además, y como prueba de que las reformas laborales recientes van buscando conscientemente el incremento del empleo a tiempo parcial, los datos de los servicios de empleo muestran que han aumentado un 2,56%, mientras que los de tiempo completo han disminuido un 7,39%, también respecto a junio de 2011. De hecho, los contratos temporales con jornada a tiempo parcial ascienden a 408.579 y son los que más suben, un 31,82%.

En fin, vistos en su conjunto los datos no son tan magníficos como parece a simple vista e incluso, teniendo en cuenta lo que indican otros registros sobre la marcha general de la economía, lo que cabría preguntarse es si no habrá habido algún tipo de depuración estadística que haya influido, como tantas veces ocurre con las cifras del paro, en los resultados que acabamos de conocer. Quizá lo sepamos próximamente.

La clave que puede permitir explicar la situación del empleo en nuestra economía está en otro lugar. Quien quiera saber cómo está de verdad y cómo va a evolucionar en los próximos meses debe atender a otro tipo de datos porque lo seguro es que la creación de puestos de trabajo solo va a crecer cuando se resuelvan las dos circunstancias principales que están frenando la actividad empresarial privada y el impulso público al empleo: la caída de los ingresos que paraliza el consumo privado, la del gasto público que coadyuva a debilitar la demanda interna, sin la cual es imposible que las empresas contraten empleo, y la falta de financiación de las empresas.

Ninguna de esas se está abordando con decisión ni prioridad. Todo lo contrario, las autoridades se empeñan en apretar el grillete de la austeridad y en salvar a los banqueros en lugar de al sector financiero y eso, con total seguridad, va a deprimir aún más la actividad, a destruir más empleo y a dificultar que se cree el que se necesita para que la economía discurra por la senda del bienestar.

Hace falta una vuelta de tuerca en la política económica: abandonar para siempre la que se dirige a mantener privilegios y el poder de mercado de las grandes empresas y de los bancos y poner en marcha otra que apoye a la pequeña y mediana empresa, que es la que crea el 90% del nuevo empleo, sabiendo que lo que mejor la apoya es el aumento de la demanda mediante el incremento de los ingresos salariales y del gasto social.

7 pensamientos en “¿Mejora el empleo?

  1. Aún pienso, estimado Juan, que nos queda por ver lo peor del aumento del desempleo precisamente durante el verano; si bien en junio hemos tenido multitud de condiciones estacionales que “tiran” arriba del empleo, este Junio también se ha caracterizado porque decenas de miles de interinos de todo tipo (maestros, profesores de secundaria y universidad…) han sido cesados con fecha 30 de Junio, lo cual impide su conteo hasta que no se produzca la baja en la SS y pidan la inclusión como desempleados, lo que se podría prolongar hasta finales del presente mes. A sumar a esto, están otras decenas de miles de profesionales de la salud, (enfermeros y auxiliares, médicos, trabajadores sociales, orientadores, etc…) que irán siendo despedidos a lo largo del verano, en un goteo como nunca antes se produjo en este país. Con la llegada de Septiembre y la no-renovación de la mayoría de ell@s, -a diferencia de lo que venía ocurriendo en años anteriores- las cifras de paro en este primer semestre quedarán ampliamente superadas. Camino firme hacia los 6 millones…

  2. Estoy de acuerdo, pero echo en falta un elemento que considero primordial para la dinamización de la economía. El Crédito. El crédito bancario desde un doble punto de vista a la PYME y a los autónomos: 1) El crédito para la renegociación de la deuda que tienen multitud de empresas con bancos, y el crédito para el planteamiento y ejecución de proyectos nuevos o en marcha. Y no cualquier clase de crédito. Me estoy refiriendo a créditos blandos a 10 o 15 años, con un periodo de caréncia de dos años, y a un interés bajo. Y, por supuesto, un Plan Gubernamental de Choque, que, entre otras virtudes, tendría la de actuar como puesta en marcha de todo el proceso dinamizador. Todo ésto, que se está ofreciendo a la banca, y que no com prendo como no se logra para el país. (Bueno, sí lo comprendo).
    Hoy leo en la prensa, que la postura de los bancos es completamente reácia a la concesión de créditos. Entiendo que la situación esta completamente en manos del gobierno, y que la iniciativa privada de la pequeña y mediana empresa poco o nada puede hacer en la situación que tenemos. Cabe preguntarse, pues no creo que todo sea una improvisación, ¿Hasta donde esperan que se llegue?

    Un saludo,

  3. Necesitamos que Rajoy nacionalice a la banca, y que caiga quien caiga se limpien sus balances o desaparezca la banca zombi. Los alemanes y franceses que se preocupen de hacer lo mismo, ya que tienen mucha culpa en la creación de la burbuja inmobiliaria pues fueron sus financiadores. Hay que apechugar.

  4. Es vergonzoso lo que está pasando, va a marcar nuestra vida para siempre, a cada uno por razones muy diferentes; ahora mismo, a corto plazo, creo que la única esperanza que tenemos somos los pocos que seguimos movilizados para hacer pedagogía en la calle y decir a la gente ¡os están engañando, no tengáis miedo y luchad, podemos compartir un plato y una ducha, huelga general ya!
    La otra esperanza es que algunos jueces, incluso aunque sean conservadores, tengan vergüenza de lo que está pasando y vayando metiendo en la cárcel a los políticos y banqueros corruptos, como es el caso de Bankia, que hoy ofrece una pequeña luz en estas tinieblas.
    Y a largo plazo, la única opción es, a través del desastre y el despertar de la conciencia ciudadana, la auditoría de la deuda, pública y privada, con especialistas independientes y controlados por la ciudadanía directamente, para determinar la parte ilegítima y odiosa (gran parte de la española es odiosa) para finalizar con la APERTURA DE UN PROCESO CONSTITUYENTE ASAMBLEARIO.
    Sólo así vencerá en España la justicia social

  5. A las tristes cifras que aporta el profesor Torres, creo importante añadir que el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), haciendo “magia política” con los datos, descuenta todos los meses de la cifra total de desempleados -de la que se hacen eco todos los medios de comunicación, dicho sea de paso- a aquellas personas que aleguen alguna de estas circunstancias:
    – cualquier grado de discapacidad
    – no disponibilidad laboral total en cuanto a horario y movilidad geográfica
    – estar realizando curso de formación ocupacional
    – estar cobrando el PER o subsidio similar
    Es decir, a estas personas, aunque estén inscritas como desempleadas y lo sean efectivamente, no las contabiliza en su macrocifra final que es la que llega a la ciudadanía. Teniendo en cuenta estas variables que indico (se puede consultar todo ello en los informes mensuales del propio SEPE, disponibles en su página web) la cifra real de desempleados a finales de junio 2012 es de 5.250.764 personas y la variación respecto al mes anterior es de -67.356 personas. Es decir, que nada de acercarse a los “casi cien mil” nuevos empleos este mes de junio pasado.

    Aporto esta información para mentes curiosas.

    Un saludo,

  6. Aparte de “Funciohéroes” médicos, enfermeras, profesores y bomberos, por desgracia en el estado,hacen falta “Funciomierdas” de esos que gestionan nuestra vida, en Juzgados, SS, Hacienda, Ayuntamientos… que pertenecen a la raza a exterminar, por el estado, con el visto bueno de los ciudadanos.
    También sería interesante para poder comprar a esos pequeños empresarios, y autónomos que nos diesen algo de crédito a las familias, porque con los sueldos que tenemos, mas los ahorros que ya NO tengo, aunque los negocios peten de mercancías- servicios, yo seguiré como hasta ahora, sin consumir, con el sueldo recortado o sin él.

  7. “El desempleo desciende en 98.853 personas y la afiliación crece en 31.332” es el titular que he leido en el país, y es posible que no lo entienda bien, pero si el número de afiliados a la seguridad social sólo ha crecido en 31.332 personas, ¿ no es posible que 2/3 del descenso del registro de parados correspondan a personas que no han encontrado trabajo, pero que tampoco han renovado su inscripción en el paro por pura desesperación, porque creen que estar registrado en el Inem como demandante de empleo tampoco les va a ayudar a encontrar trabajo, y ya les da lo mismo aparecer como parados o no? Es decir que esa bonita disminución del número de parados registrados se quede sólo en eso, en los parados registrados, pero que realmente sólo hayan encontrado trabajo los 31.000 que se han dado de alta en la SS.

Deja un comentario