Otra estafa: El test que han hecho a los bancos también tiene trampas

Escuchar

En diversas ocasiones he demostrado que la crisis que padecemos es en realidad una sucesión de estafas cometidas por los banqueros, las agencias de calificación, los gobiernos, los grandes medios de comunicación, y los bancos centrales, entre otros (ver La crisis, una estafa detrás de otra).

La sucesión de engaños es realmente impresionante y es raro que pase una semana o dos sin que tengamos que hacernos eco de una nueva. La penúltima, en España, han sido los desvergonzados Presupuestos Generales del Estado que ha presentado el Gobierno de Rajoy y sobre los que escribí ayer (Presupuestos 2013, un engaño más). Pero es que el mismo día en que fueron presentados volvimos a sufrir una nueva estafa, ahora con el test que acaban de realizar a los bancos españoles supuestamente con el fin de conocer rigurosamente su situación patrimonial presente y futura.

La verdad es que era fácil aventurar que algo de eso iba a ocurrir dado que diversos portavoces del gobierno y de la banca llevaban días diciendo que las necesidades eran más o menos de 60.000 millones de euros. Y, sobre todo, sabiendo que quien iba a hacer el test es Oliver Wyman, la consultora que, entre otros grandes hitos financieros, calificó a Anglo Irish como el “mejor banco del mundo” poco antes de que quebrase.

¡Y así ha sido! Pero resulta que no se ha tardado ni 48 horas en descubrirse que las cifras del test están trucadas para que saliese la cantidad que previamente habían decidido que tenía que salir.

Efectivamente, nada más conocerse los resultados del test, diversos analistas han puesto de relieve que está hecho a base de mentiras y trampas ( ver El test de Oliver Wyman ha cocinado la cifra de 60.000 millones para la banca y no son datos creíbles).

El truco

Los temas financieros suelen ser complicados y difíciles de entender para la gente normal y corriente pero creo que en este caso se puede explicar fácilmente donde radica el engaño para que cada uno saque entonces conclusiones.

Antes que nada hay que saber que estos test son sencillamente un ejercicio de simulación: se establecen unos escenarios hipotéticos para la economía, y se analiza cómo pueden afectar a los créditos que han dado los bancos para saber, finalmente, cuántas pérdidas van a tener y, si las tienen, si les hará falta o no capital adicional para absorberlas.

La clave, por tanto, está en acertar en tres cuestiones:

a) el escenario que se cree que se va a dar.

b) los diferentes activos o créditos que tienen los bancos y cómo les va a afectar cada situación,

c) la exigencia de capital necesario para hacer frente a cada situación.

Pues bien, al análisis que ha hecho la empresa Oliver Wyman por encargo del gobierno se le descubren fácilmente los siguientes “fallos”:

El primero podría ser más discutibles y es que los escenarios que contempla (uno base más favorable y al que califica como adverso) son demasiado optimistas, de modo que los efectos sobre la situación de los bancos es mucho más suave que los que se deducirían si se hubiera establecido otros más realistas.

El segundo es que, para que le salgan los números que antes de hacer el examen se quería que saliesen, contempla dos exigencias de capital distintas en cada escenario. En el favorable se fija que los bancos deben mantener en el llamado capital core (es decir, en el capital puro con el que de verdad pueden hacer frente a supuestas pérdidas) el 9% de los créditos concedidos. Un porcentaje que no es gratuito sino que es el establecido este verano pasado por el propio gobierno siguiendo las directrices europeas. Sin embargo, en el escenario adverso solo fijan el 6%.

De esta forma, no solo se contraviene la legislación sino que se comete un absurdo: se pide a los bancos menos capital para hacer frente a pérdidas si la situación es peor que si es mejor . Y el absurdo se refleja con toda nitidez en el propio informe que señala que al Banco de Santander y al BBVA le “sobrará” menos capital en la situación favorable que en la situación adversa (al primero, 19.181 millones de euros y 25.297 millones de euros, respectivamente, y al BBVA 10.945 millones y 11.183 millones).

El examen también tiene un fallo garrafal a la hora de considerar los activos o créditos que pueden dejar de cobrarse en cada escenario.

Efectivamente, para deducir las posibles pérdidas de los bancos españoles se contabilizan el total de 1,4 billones de euros que tenían concedidos en créditos a finales de 2011 (227.000 a empresas inmobiliarias, 602.000 en hipotecas hogares, 254.000 a grandes empresas, 237.000 a Pymes y 115.000 en otros créditos diversos). Y a partir de ahí se estima que en el escenario favorable los bancos perderían 129.400 millones de euros (64.900 millones de inmobiliarias, 10.900 millones de hipotecas a familias, 14.000 de las grandes empresas y 25.000 millones de las Pymes). En el escenario adverso las pérdidas se serían 209.100 millones de euros.

Al comparar esas pérdidas estimadas con el capital de cada uno de los bancos es como se deduce que las exigencias de capital total serán de 26.000 millones de euros en el escenario más favorable y de 54.000 millones en el escenario adverso (59.300 millones sin considerar los procesos de fusión y el impacto fiscal).

Ahora bien, el optimismo de esas cifras proviene, en primer lugar, de que el examen no ha tomado en cuenta los créditos que la banca española ha concedido al Estado español y que según el Banco de España a finales de agosto alcanzaban una cifra de 184.511 millones de euros.

Es mucho suponer que la banca española vaya a cobrar todo ese crédito soberano, es decir, que a corto o medio plazo no se vaya a producir en España una quita o reestructuración de la deuda que suponga pérdidas adicionales a los bancos que la posean.

Y en segundo lugar, algún analista también ha detectado que hay trampas en los cálculos efectuados para cada una de las entidades. Así Guru Huky demuestra que con otras hipótesis más realistas que las del examen de Oliver Wyman a La Caixa no le sobrarían 5.700 millones de euros sino que le faltan casi 4.800 millones de euros (ver Informe Oliver Wyman. Tres trampas y una mentira y La trampa del test de estrés de Oliver Wyman. En realidad sólo 4 bancos no necesitán más capital).

Y a estas trampas hay que sumar evidentemente el mismo engaño que se produce cada vez que se le da dinero a bancos: que todo se hace para que vuelvan a dar crédito a empresas y consumidores. Incluso el muy optimista test de Oliver Wyman demuestra que la banca española va a acumular enormes pérdidas en los próximos años y que tendrá que ir reduciendo “apalancamiento”, es decir, el porcentaje de crédito sobre su capital. Por lo tanto, será prácticamente imposible que el crédito fluya mientras se siga esta política de rescatar a bancos que están medio muertos para salvar a los banqueros.

¿Hasta cuándo?

En conclusión, los ciudadanos vamos a ser engañados una vez más: ya lo hicieron hace unos meses cuando después de examinar a Bankia el Banco de España afirmaba que estaba perfectamente, tal y como sucedió en otros países con otros bancos, que cayeron pocos meses o semanas después de haber superado “exitosamente” test de solvencia bancaria como los de ahora.

Tienen previsto darle a los banqueros lo que haga falta para salvarlos y ya han decidido que el dinero lo pongamos la gente normal y corriente. Y punto. Si hace falta inventarse continuamente números, informes y mil excusas, se inventan.

Lo impresionante es el poder de manipulación tan imponente que han acumulado y que les está permitiendo robar a plena luz del día sin que haya una movilización social gigantesca que les pare los pies de una vez por todas.

 

11 pensamientos en “Otra estafa: El test que han hecho a los bancos también tiene trampas

  1. Gracias por el post. Muy claro, como siempre. Aunque… la verdad, da un poco de miedo que estas cosas sean tan claras y no lleguen a la mayoría de la población.

    Ganas de ser engañados, supongo…

  2. Por muy acertado que sea en sus conclusiones, el mundo está lleno de gurús criticando pero que nunca aportan absolutamente un ápice a la solución. Además, el cómputo del crédito a los Sovs y semi-sovs y agencias estatales -al menos en los tests anteriores- ya lleva en uno de sus simulacros implícita una hipotética quita. Esto ha sido igual en tests anteriores, tanto en los que hace el BCE como los que hacen los bancos centrales en la UE.

  3. Se me olvidaba añadir: Hay que concienciar a la población, que se tiene que leer lo que firma y si no lo entiende, tiene que preguntar y reclamar …. o más fácil: pagar a alguién que sepa leer y entender contratos, a un asesor …. pero claro, eso ya cuesta dinero …. mejor firmamos y luego nos lamentamos ……

  4. Gracias a la Sra Merkel, tenemos este escenario, o emitimos papel o nos vamos al paredon.

    Gracias por la III Guerra Mundial, lo grande de esto es que todavía no nos estamos matando, menos mal….

  5. Si no he entendido mal, si el test se hubiera hecho mejor los bancos en realidad necesitarían más dinero. Es decir, que siendo igualmente una estafa, esta debería haber sido de mayor importe.

    Si al final son buena gente y todo, hombre.

  6. A lo expuesto falta añadir la estafa del coste de la auditoría, creo que asciende a 2.000.000 € que en si mismo ya está bien, casi llegaría para un plan F de los de Zapatero que comparativamente es verdad que me parece hasta bueno y mira que ya es decir.

  7. 8+1= . Es lo que exige el sistema para demostrar que se es persona. Bueno, eso hemos sido hasta ahora, aunque el sistema capitalista nos esté convirtiendo en un poema y todo. Los números son exactos y se corresponden a un modelo de perfección que está implícito en la naturaleza y que también le es intrínseco al ser humano. Para la manipulación teatral del dinero en manos de la economía financiera, los números y las cuentas sólo son degenerados indicadores de a cuantos títeres toca por cabeza, esto es por cada banco a rescatar. Y mientras las voces más prestigiosas aluden a la salida del euro, muchos nos preguntamos si la economía ética logrará algún día alguna fórrmula para salirnos del todo del dinero como falacia necesaria apra vivir. Saludos

  8. Como siempre un análisis perfecto. Mas, pensemos un poco en la gente… yo no creo que el pueblo entienda realmente estos planteamientos, no olvidemos que no están acostumbrados a leer sobre temas económicos, ni bancarios, no tienen cultura económica ni financiera… asi que, ¿de que nos extrañamos?. No seria mejor crear una estrategia popular, que llevara estos datos a la gran mayoría de la población y sobre todo, que creara un dinámica o una escuela de economía popular, desde donde se pudieran propagar fácilmente, estas enseñanzas tan necesarias para defendernos, hay que llevar esta información a las masas, sino, olvidemosnos de los lamentos, no sirven para nada, solo la acción, puede defendernos ante tanta tropelía y descaro de banqueros, gobernantes y aparatos del estado. Juan, hasta que tu mensaje no seamos capaces de llevarlo a los foros mas masivos, entre los que se encuentra la calle, o lo que es lo mismo: las organizaciones que la representan como son las asociaciones vecinales, de padres, jubilados, parados, mujeres, jóvenes, profesionales, aulas universitarias, institutos, culturales, deportivas etc, pues todas ellas están teniendo recortes y deben saber concretamente quienes son los culpables. Mas tarde, si los partidos de la izquierda social se suman, pues mejor, pero por favor, no nos quejemos mas, las manifestaciones, del tipo que sean, son importantes, pero la organización de las estructuras que posibiliten las soluciones, son imprescindibles. Alternar la actitud de protesta con la de educar económica y financieramente al pueblo en general, pienso que es más eficaz. Vamos, ya es hora de llevar a la praxis lo que no paramos de repetirnos, basta ya de lamentos. Estoy seguro, que Juan estaría de acuerdo en preparar a un equipo de economistas, para impartir estos conocimientos a la población, me viene a la memoria otro granadino, que hizo la gran proeza de crear una estructura, para llevar el teatro al pueblo llano y lo consiguió, ¿porque no podríamos repetir esa gesta 70 años después llevando la cultura económica a los sectores que padecen y padecerán esta situación?……..

  9. Parece que en la red se ha puesto de moda hablar de conspiración en los tests de Oliver y Benji. Es muy progre y populista arremeter siempre contra políticos y banqueros, da igual las decisiones que tomen. Normalmente dan motivos para ello pero en mi humilde opinión esta vez se le quiere sacar demasiada punta al tema.

    Sobre el famoso 6% que se exige en el escenario adverso me parece justo que no se exija el 9%, es de sentido común. No se le puede exigir lo mismo a un banco en una situación saludable que después de una crisis. Igual que a un deportista no se le exige que rinda al 100% cuando acaba de salir de una lesión. Si con un escenario tan adverso la banca aún conserva un 6% de capital me parece suficiente y más aún cuando este 6% es lo que se le exigia a la banca hace 4 días. Que parece que las exigencias del 9 o 10% hayan sido siempre así (aquí pasa como con la tasa de alcoholemia).

    Lo que ya me parece de juzgado de guardia es que no sea suficiente cubrir con porcentajes muy elevados la cartera crediticia sino que encima de exija cubrir la deuda del estado. Pues sí señores, si el Estado quiebra y no puede pagar la deuda la banca quiebra con el estado y el país se va a pique, pero para eso no hace falta hacer ningún test.

    Mi mayor argumento son los mercados, que son soberanos, tras los resultados aquellos bancos con peor sorpresa (Popular y Bankia) se han visto muy perjudicados en sus cotizaciones, pero en cambio el resto (Santander, BBVA, La Caixa, Sabadell…) no se han visto afectados. Algo de cierto tendrán los resultados de las pruebas cuando los inversores (que se juegan su dinero) apuestan por ello.

    Mi argumento no es populista ni tan chismoso, ni hablo de tramas financieras, engaños ni nada de eso. El pueblo sólo quiere carnaza y artículos conspiratorios como el suyo, que es lo que vende.

    Pero la verdad está ahí fuera y se llama Mercados Financieros. Y los mercados dicen que la banca está muy mal, mucho peor que hace unos años, pero no está quebrada como algunos agoreros pregonan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres una persona... *