Marcos y yo

Escuchar

Me manda mi incansable Marcos esta foto que comparto: hace treinta y tantos años que lo conozco, siempre seguimos en lo mismo y no hemos perdido ni las ganas ni la ilusión por cambiar el mundo. ¡Para que luego digan!marcosyyo

Sobre las mentiras de Esperanza Aguirre

Escuchar

Ayer comentaba que la presidenta de la Comunidad de Madrid mentía, seguramente por dejarse llevar por su fundamentalismo ideológico neoliberal, cuando decía que todos los analistas económicos están a favor de las políticas de austeridad que ella defiende (aunque en puridad no sean eso, sino simples recortes sociales para ayudar más al capital privado). Hoy traigo una prueba de lo que digo: el reciente informe de la UNCTAD, un organismo de las Naciones Unidas dedicado a promover el comercio y el desarrollo, titulado Informe 2011 sobre el comercio y el desarrollo: Desafíos de política en la economía mundial de postcrisis. En él también se defiende lo contrario de lo que propone la Señora Aguirre y se afirma que la aparente única política posible de los neoliberales va a producir muchos daños a las economías:

 

Muchos de esos países han reorientado su política fiscal, abandonando los planes de estímulo y optando por la reducción del gasto público, lo cual podría provocar un estancamiento prolongado, o incluso una contracción, de su economía. Habida cuenta del estancamiento del empleo y los salarios en los Estados Unidos, Europa y el Japón, estos países deberían seguir adoptando políticas de reactivación económica en vez de tratar de «recuperar la confianza de los mercados financieros» con recortes prematuros del gasto público. El principal riesgo global es que los salarios y los ingresos de las masas no aumenten lo suficiente para alimentar un crecimiento sostenible y globalmente equilibrado, basado en la demanda interna. Esto significa que el riesgo de que aumente la inflación a consecuencia de una subida de los precios de los productos básicos es muy pequeño. Solo unos cuantos países caracterizados por un fuerte crecimiento económico y una dinámica de aumento excesivo de los salarios se exponen a riesgos inflacionarios.

Una regulación estricta del sector financiero, a fin de orientarlo más hacia la inversión en capital fijo, es indispensable para dar mayor estabilidad a la economía mundial y ponerla de nuevo en la vía del crecimiento sostenible. Para ello se requiere una mayor coherencia entre el sistema de comercio multilateral y el sistema monetario internacional. A nivel nacional y regional, hay razones de peso para reorientar la política fiscal teniendo en cuenta los imperativos de la situación macroeconómica general en vez de centrarse exclusivamente en equilibrar presupuestos o alcanzar objetivos rígidos de reducción del déficit público. Ahora bien, a menos que se invierta la tendencia actual a una disminución de los ingresos previstos de los hogares medios, y se opte de nuevo por políticas que fomenten el aumento de los ingresos colectivos para impulsar un desarrollo sostenible y equilibrado en los países ricos y los países pobres por igual, todos los demás intentos de reactivar el crecimiento serán vanos.

Nuevo libro

Escuchar

La Editorial Pirámide ha comenzado la promoción de mi nuevo libro INTRODUCCIÓN A LA ECONOMÍA. Se trata de una nueva versión revisada de mi libro anterior Economía Política, preparada ahora para los estudiantes que se introducen en el estudio de la economía con los nuevos métodos de trabajo del Espacio Europeo de Enseñanza Superior. En pocos días comenzará a estar disponible en librerías y de momento dejo aquí la ficha informativa.
ficha_IE

Cortejo

Escuchar

La vida no se reduce, no puede ni debe reducirse a criticar a los neoliberales, por mucho que se lo tengan merecido (como doña Esperanza). Es más, yo creo que esa crítica sería mucho más eficaz si dedicásemos más  tiempo a reirnos (aunque no sea de ellos y de ellas) o a contemplar la belleza (¡cuántas veces la echamos de menos sin darnos cuenta de que la tenemos a nuestro lado sin prestarle atención!). Por eso me fascina ver cada noche la Giralda iluminada y, sobre todo, cuando se une a la Luna, como en estas últimas noches, para cortejar a nuestro limonero.
Dejo el testimonio gráfico del cortejo (captado por Lina con la cámara de mi teléfono) y un haiku improvisado de recuerdo:

 

La luna de septiembre
y la Giralda
Pajes del limonero

 

cortejo

La liberal Esperanza Aguirre borra del mapa a quien no piensa como ella

Escuchar

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha enviado una carta a los profesores, plagada por cierto de errores ortográficos y gramaticales, en la que entre otras cosas afirma: «Todos, tanto los analistas de la economía como los responsables políticos, estamos de acuerdo en que para superar esta situación es indispensable que las administraciones públicas ahorren y reduzcan su nivel de gasto y de endeudamiento».
Esa es la forma en que actúan los neoliberales: todo aquello que no cuadra con su opinión no existe. Así engañan a la gente.
Les da igual que quienes piensen y hayan demostrado que reducir el nivel de gasto en época de recesión es suicida sean premios Nobel o dirigentes políticos que sacaron a sus pueblos de situaciones de crisis tan graves o más que la de ahora. Da igual. Si otras ideas o personas no coinciden con sus preferencias, prejuicios o creencias ideológicas basta con darlos por no existentes.
Aguirre demuestra con esta carta no solo que escribe y redacta muy mal sino que es muy inculta o muy mentirosa. Vamos, que lee poco, o solo lo que encaja con sus prejuicios.
Podría haber dicho que la mayoría, los mejores, los más listos, o los más reconocidos… defienden lo mismo que ella. Pero no, tiene que mentir, tiene que invisibilizar y dar como inexistentes a quienes no se identifican con sus propuestas ideológicas. Una manera de actuar no solo intrínsecamente empobrecedora sino que, en mi opinión, es también auténticamente totalitaria porque de ella se derivan resultados muy peligrosos que implican un reparto muy desigual de los derechos y las libertades: si los que piensan diferente no existen ¿cómo se le va a ocurrir a alguien que aparezcan en la televisión, en los debates, en las noticias, que tengan las mismas oportunidades de expresarse o decidir?
Y todo ello sin entrar en la cuestión de fondo de la carta: la presidenta dice que recorta gasto (80 millones de euros) en educación pública para hacer frente a esa situación tan difícil pero la realidad es que por otra parte renuncia a ingresar 90 millones por las ayudas que da a la privada.
Ni ideología ni puñetas: lo que mueve a los neoliberales es favorecer los privilegios de los más ricos que son los que pueden pagarse educación privada y no necesitan de un buen sistema educativo público, aunque así se carguen no solo el bienestar personal sino el capital humano que las empresas productivas necesitan para competir y crear emnpleo y riqueza.

Notas sobre el neoliberalismo

Escuchar

Mi incansable y brillante amigo José Pérez Oya, economista y alto funcionario jubilado de las Naciones Unidas de gran experiencia como analista económico y de firme compromiso social, me envía unas notas de documentación sobre el neoliberalismo que quisiera compartir para quienes estén interesados en conocer bien lo que está pasando en nuestras sociedades y por qué.

 

Notas sobre el neoliberalismo

 

Permitirme, como viejo economista que soy, que ofrezca algunas sugerencias de lecturas críticas sobre esa nefasta ideología del neoliberalismo , que por desgracia hoy impera en nuestras universidades. El colectivo de nuestros estudiantes aplastados en su capacidad crítica por un profesorado adscrito a un “pensamiento único” implacable y excluyente de cualquier oposición se beneficiaría grandemente de discutir muchos de estos textos.

 

Aunque las capacidades de comprensión lingüística de los estudiantes de nuestras universidades ha mejorado le otorgo prioridad a las obras escritas en español.

 

1-     Aunque es un viejo libro, y por ello mismo difícil de conseguir, es un deber  de justicia iniciar esta nota con el libro de René Villareal:” La contrarrevolución monetarista” publicado en México en el lejano año de 1983 por Ediciones Océano. Es este un libro magnífico cuya lectura sigue siendo hoy muy provechosa.

 

2-     La segunda obra que me complace recomendar es la de Alfredo Eric Calcagno y Alfredo Fernando Calcagno: “ El universo neoliberal; recuento de sus lugares comunes” editado por Siglo XXI (Argentina) en 2006. La demolición que realizan nuestros amigos del castillo de naipes de las construcciones ideológicas de neoliberalismo es ejemplar y en cierto modo definitiva. Su difusión entre los estudiantes de ciencias sociales me parece necesaria y urgente pese a sus más de 500 páginas.

 

     

  1. La tercera obra, que se verá complementada por una edición este mismo año de una puesta al día ampliada, corresponde a Alfredo Eric Calcagno y a Eric  Calcagno, se titula ”Argentina, derrumbe neoliberal y proyecto nacional” es del año 2003 y la difunde “Le Monde Diplomatique” ISBN 987-98731-7-3. Esta obra es de una candente actualidad cuando pensamos en las actuales amenazas que el neoliberalismo hace pesar hoy sobre los países de la Europa periférica como Grecia, Irlanda , Portugal y España. Recomendaría su lectura no solo a los estudiosos de las mal llamadas ciencias económicas si no a todos los que preocupan las ciencias sociales y la política. Tiene la ventaja de su brevedad (poco más de 90 páginas) y no me resisto a citarlo brevemente. Podemos leer en su pg.15:  “ La tercera crisis esencial es la del régimen político. Falta la articulación entre, civilización, nación y política. El neoliberalismo transforma la política en una cuestión de gerencia (gobernanza ,diría mal el que esto cita), solo se trata de administra mejor lo mismo y nada es cuestionable….Ya no está discusión cual es el proyecto de país deseable o al menos el diseño de sus orientaciones generales…ese debate sustancial no existe. Para ello se eleva a la categoría de objetivos a los que son solo instrumentos. Así no se toman como metas la homogeneidad social, la eliminación de la pobreza, la industrialización del país o la autonomía nacional para decidir su futuro. Se presentan como objetivos supremos los que en rigor son instrumentos o metas macroeconómicas, tales como el equilibrio fiscal y de comercio exterior, las aperturas comercial y financiera externas, las privatizaciones y la eliminación de la legislación que establece los derechos laborales.”  Los mismos autores acaban de publicar :”El resurgimiento argentino” que  describe el éxito alcanzado por las políticas seqguidas.
  2.  

 

3-     Es evidente que el acervo de obras in inglés, referente a este tema es muy nutrido. Vienen inmediatamente a mi mente la obras de David Orrell: “Economics ten ways economics get it wrong” (Willey Ontario) que repite muchos de los argumentos mencionados en el libro citado en segundo lugar . Este libro y el de Moshe Adler::”Economics for the rest of us” están escritos en un inglés de fácil comprensión y son muy recomendables.  Igualmente lo son los de Fullbrook: A guide to what is wrong with neoliberalism , el de J. Cassidy: How markets fail y el de Nouriel  Roubini y Stephen Mihm: “Cisis economics” que tienen el enorme mérito de haber previsto la crisis antes de que esta de produjera.

 

4-      De mayor entidad académica son los libros de G. Dumenil  y  D. Levy: The crisis of neoliberalism , así como los de  D. Milonakis y Ben Fine:”From political economy to economics y From economic imperialism to freakonomics”, todos de inspiración marxista. Y en la mísma línea la  excelente,  extensa, reciente  obra de Y. Varaufakis,J. Halevy y N.J. Theocratis: Modern political economics; making sense of post 2008 world. Todas las bibliotecas universitarias deberían disponer de estas obras. Varaufakis acaba de publicar un libro muy bueno barato y de fácil lectura sobre la presente crisis: “The global minotaur “ altamente recomendable.

 

5-     Mención aparte merece el reciente libro de C. Crouch: “The strange non-death of neoliberalism” de fácil y  amena lectura. Esta obra ofrece una perspectiva de la “crisis” muy interesante y certera , aunque alejada de nuestros problemas de europeos periféricos. Su defecto principal es su incapacidad para alejarse definitivamente de “nuestro” sistema y tratar de corregirlo con recetas de moralidad,  o quizás deberíamos decir de moralina. Como subraya Yvon Quiniou la ambición moral corresponde a lo político y no a lo económico instrumental.

 

6-     Aunque el estudio de la lengua francesa está en clara regresión debemos señalar por su utilidad y claridad un tanto cartesianas las obras de Bernard Guerrien: “La theorie neoclassique”, en dos breves tomos y la muy útil y sustanciosa : “Dictionnaire d’analyse economique” del 2002 que merecería una nueva edición. El reciente libro de F. Chesnais: “Les dettes Illegitimes” ,referente a la actual crisis ,es excelente.

 

7-     Mención aparte merece la posibilidad de que muchos estudiosos de la sociedad y la economía puedan acceder a lecturas que se divulgan en internet. Nuestra academia es muy poco pródiga en este tipo de necesarias ayudas. Destacan especialmente las noticias comentadas por los Profesores J. Torres López (Ganas de escribirr) y V. Vavarro en su blog. Ambos realizan una labor muy meritoria pero desgraciadamente muy minoritaria que deseamos cunda en su ciclópeo objetivo. De igual modo ponderamos la difusión por ATTAC de sus críticas a la presente situación. Los estudiosos que dominen el inglés tienen acceso a las interesantes páginas del “ Levy Institute” , de Kansas University , y de la Universidad de Massachusetts.

 

Entre los documentos de esta última fuente me tienta mencionar unas páginas de un reciente artículo de  J. Crotty www.peri.unmas.edu( Working paper 351. Que dice: La crisis “ es la última fase del esfuerzo de décadas ,realizado por las fuerzas de la derecha, para destruir la forma modesta de social democrácia y capitalismo controlado construido en los EE,UU. De los años 30 a los 70.”

¿Amantes de la deuda?, ¿quiénes?

Escuchar

Publicado en Sistema digital el 2 de septiembre de 2011

 

El candidato socialista Alfredo Pérez Rubalcaba acaba de afirmar que ha descubierto que hay  «amantes de la deuda y el déficit».

 

Como no se puede referir a la derecha que ha votado con él la reforma constitucional, cabe pensar que hace referencia a quienes nos hemos opuesto a ella pero, si es así, cabe decirle que hace un juicio muy demagógico e injusto.

 

Quienes rechazamos la reforma aprobada por el Partido Popular y el Partido Socialista nos oponemos a que se incorporen en la Constitución un principio neoliberal de estabilidad presupuestaria que no todo el mundo comparte, que se renuncie a un instrumento de política económica que en muchísimas ocasiones se ha mostrado como imprescindible y que se obligue al pueblo español y a nuestro Estado a renunciar a la doctrina de inmunidad soberana que establece que nadie puede forzar a un Estado a pagar su deuda. Pero quienes defendemos esto somos precisamente quienes venimos reclamando políticas económicas que, en lugar de las que aplican quienes ahora reforman la Constitución, no provoquen tanta deuda global sino que sean capaces de generar ingresos productivos sostenibles y evitar la deuda del Estado generando más ingresos públicos.

 

Y quienes hemos rechazado ahora la reforma constitucional que PP y PSOE han puesto en bandeja a los grandes financieros somos precisamente quienes venimos subrayando desde hace mucho tiempo que la desregulación de la actividad financiera, el privilegio de creación de dinero bancario del que disponen los bancos y la complicidad de las autoridades con los grandes poderes financieros estaba generando un crecimiento de la deuda que antes o después hará que salte por los aires la economía internacional.

 

Se confunde Alfredo Pérez Rubalcaba calificando de amantes de la deuda a quienes hemos criticado su voto a favor de la reforma. Somos precisamente nosotros los que, alarmados por el volumen de deuda que se está generando, venimos defendiendo políticas fiscales más equitativas y eficientes que proporcionen más ingresos al Estado en contra de la idea de que el Estado se debe desarmar en el terreno fiscal que ha llevado a eliminar impuestos que ahora se echan en falta; y los que igualmente reclamamos una política de gasto más austera pero justamente en lo que nunca tocan quienes ahora defienden los recortes de gasto público: los privilegios que se conceden a los bancos, a las grandes empresas que más empleo destruyen o a la clase política; el gasto militar o las ayudas a instituciones religiosas como la Iglesia católica.

 

Quienes nos oponemos a la reforma constitucional que se acaba de aprobar somos quienes reclamamos políticas contundentes contra la desigualdad que provocan las que llevan a cabo los que han aprobado la reforma precisamente porque sabemos que ahí se encuentra la causa principal de los menores ingresos a las pequeñas y medianas empresas que crean empleo, de las familias y del Estado, haciendo así que aumente la deuda.

 

Otra cosa es que quienes nos oponemos a la reforma sepamos también que los déficit y la deuda que pueden generar en determinados momentos son, además de un serio problema, un instrumento, tanto para estabilizar la economía en momentos de crisis como para poder financiar la provisión de bienes y servicios singularmente costosos y cuyo disfrute se alarga a lo largo del tiempo.

 

Esto último nos preocupa de una forma especial porque también somos conscientes de que España mantiene déficits muy importantes en materia social respecto a los países más avanzados de nuestro entorno, en educación, sanidad, investigación e innovación, capital social o servicios de bienestar. Déficits que no afectan solo al bienestar de las personas (que ya es mucho) sino que, mientras persistan, impiden que se pueda consolidar el tejido productivo y empresarial capaz de generar el ingreso y el empleo que necesitamos.

 

Pero eso no nos lleva a reclamar solo la deuda y el déficit sin hacen falta para resolver esos problemas, como demagógicamente se quiere hacer creer para descalificar nuestras posiciones, sino también mejores fuentes de ingresos, que no se pueden obtener sino con más igualdad, más justicia fiscal, mejores condiciones de trabajo, mayor productividad  y mejor desempeño empresarial. Algo que no se consigue si la actividad se viene abajo, lo que a su vez solo se puede evitar en momentos como el actual, cuando el gasto privado es insuficiente, sin un fuerte impulso del gasto público.

 

Lo que provocaría más deuda (o una pérdida impresionante de nivel de vida) no serían las políticas que proponemos los críticos de la reforma sino, por el contrario, la propuesta que hace poco hacía el candidato socialista reclamando menos salarios y menos beneficios, es decir, que baje la renta nacional.

 

Y, por último, una cosa es que defendamos que los déficit y la deuda puedan ser un instrumento adecuado o imprescindible en determinados momentos y otra muy distinta que la financiación de esa deuda tenga que ser un negocio de la banca privada, que es lo que vienen a reconocer la reforma constitucional que se ha realizado.

 

De hecho, los problemas que están padeciendo las economía europeas (dejando ahora a un lado el hecho capital de que vienen dados por la crisis causada por la banca privada internacional) no se deben a la cuantía de su deuda sino a que se ha permitido que los especuladores hagan un negocio con ella. El Banco Central Europeo podía haberla financiado sin demasiado problema habiendo evitado la catástrofe que se ha producido, aunque, claro está, de esa forma no habría sido posible que los bancos y los grandes especuladores ganasen los miles de millones que están ganando a costa de ello.

 

Es por eso que el daño mayor de la reforma constitucional no sea la fijación de un techo de gasto más o menos flexible. Como he señalado en otro artículo (Los Trileros Mayores del Reino y la clave de la reforma constitucional), los cambios añadidos a la formulación inicial han hecho que, al final, el compromiso de estabilidad presupuestaria quede tan descafeinado que en realidad casi no van a tener que cumplirlo nada más que los ayuntamientos, si acaso.

 

Lo gravísimo es, como dije al comienzo, el haber cedido de un plumazo un derecho que tiene el pueblo español a dar en cada momento la prioridad que crea conveniente al pago de sus deudas. Y, al mismo tiempo, el declarar que los «créditos no podrán ser objeto de enmienda o modificación». Lo que simplemente significa que se ha impuesto al pueblo español la obligación de renunciar en un momento dado a cualquier tipo de renegociación o reestructuración de la deuda que pudiera aliviarla.

 

Que nadie se engañe. Los amantes de la deuda y quienes la provocan no somos los críticos de Alfredo Pérez Rubalcaba sino quienes generan la desigualdad que la produce, es decir, los que han resultado privilegiados a costa del pueblo español por la reforma recién aprobada.

Razones económicas para rechazar el acuerdo neoliberal entre el PSOE y el PP

Escuchar

Los dirigentes de los dos partidos mayoritarios españoles siguen pactando la reforma constitucional que muestra su falta total de patriotismo, pues se han vendido sin más ante los intereses del poder financiero y engañan a la población al presentarle su propuesta puramente ideológica para beneficiar a la banca como favorable para todos. He preparado un texto que creo está muy claro para que cualquier persona, aunque apenas tenga conocimientos económicos, entienda la falsedad de sus argumentos y se movilice como pueda contra los dirigentes de estos dos partidos que una vez más traicionan los intereses de la mayoría de la sociedad. Puede leerse aqui.

La rendición neoliberal de Zapatero

Escuchar

Prometí que no escribiría hasta final de mes pero las medidas que ha propuesto Zapatero en el Congreso de los Diputados no me permiten quedarme en silencio. No solo se rinde con cobardía ante los poderes financieros sino que nos echa a perder el descanso veraniego. Pero no vamos a callarnos, como quizá esperaban.

 

Junto a Alberto Garzón he publicado el artículo Acuerdo PSOE-PP sobre la deuda: un pacto que perjudica a España que puede leerse aquí.

 

También han publicado un comunicado las Mesas de Convergencia:

 

Las Mesas de Convergencia y Acción denuncian el intento de Golpe de Estado económico del PSOE Y PP y reclaman un referéndum vinculante sobre la medida que proponen sobre los déficit públicos