Mi reflexión sobre las elecciones andaluzas

Escuchar

1. Se confirma que el PSOE es un partido que tiene más aprecio en Andalucía que el que muchos creen. Con todos sus defectos y a pesar de los escándalos que ha producido su gestión en los últimos años sigue siendo un hecho que una parte importante de la población andaluza le reconoce el valor de haber creado el estado de bienestar y de haberlo defendido mientras que la derecha lo desmantela en otros lugares. Se han vuelto a equivocar quienes en Andalucía presentan su oferta electoral como un proyecto contra el PSOE. Y se volverán a equivocar quienes lo tratan como un partido de derecha. Tiene el voto de uno de cada cinco electores. Cometería un grave error si cree que eso es suficiente para sacar adelante a Andalucía.

2. El mayor descalabro político se lo lleva el Partido Popular, posiblemente, tanto por la desafección que origina su gestión de la crisis como por la aparición de Ciudadanos. Pero no se puede soslayar que sigue teniendo bastante fuerza en las grandes ciudades, sobre todo de Andalucía occidental oriental.

3. Se confirma que Podemos es una fuerza en ascenso pero que depende mucho de la gestión que haga de su propio proyecto. Destaca que no haya superado las primeras estimaciones de voto y puede sospecharse que será difícil que avance mientras no se abra más en lugar de enrocarse en sí misma, en sus sectores más a la izquierda. De momento, no se puede decir que haya conseguido hacer creíble el proyecto transversal que defienden sus dirigentes. Y el tiempo corre muy en su contra.

4. Se confirma que Ciudadanos se hace un hueco importante en el panorama político español. Produce en la derecha el mismo tipo de terremoto que provocó Podemos en la izquierda. Si en los próximos meses consigue extender y hacer creíble su discurso transversal puede consolidarse como un claro protagonista del mapa político. Aunque también podría caer en el mismo peligro que Podemos, pero visto desde el otro lado: dejarse llevar por la extrema derecha que ya ha recalado allí. Como en el caso de Podemos, su reto es consolidar un discurso más transversal y, sobre todo, hacerlo creíble.

5. Izquierda Unida no ha superado el reto de enfrentarse a ella misma. No entendió lo que se abría paso en España y ha llegado tarde a todo.

6. Me ratifico en lo que decía en mi último artículo escrito en El País Andalucía la semana pasada (Hay que ponerse de acuerdo):

(…) Los grandes problemas de las naciones rara vez pueden resolverse bien por un grupo social en exclusiva o en su solo interés y, mucho menos, por un único partido o gobierno, como ha hecho el PP en esta crisis.

Hace ya años, pero en una coyuntura en cierto modo tan grave como la actual, el profesor Fuentes Quintana se dirigió por televisión a los españoles pocos días después de ser nombrado ministro de economía y vicepresidente del Gobierno. Los problemas económicos, dijo entonces, nunca tienen soluciones económicas sino políticas y “solo pueden superarse mediante el esfuerzo y la colaboración de todos (…) negociando, buscando acuerdos y transacciones”. El ministro pedía “la colaboración responsable de todos los grupos y de todos los partidos” porque “la oposición es parte del poder”.

Estamos en una encrucijada complicada. Los grandes partidos hasta ahora gobernantes en España se han granjeado una gran desafección porque han prostituido las instituciones permitiendo una corrupción galopante y aprovechándose de ella. Y ahora es imprescindible una regeneración profunda de la vida política que solo puede venir de acuerdos muy amplios, no solo entre fuerzas políticas diversas sino también entre éstas y la ciudadanía.

En Andalucía tenemos que erradicar la corrupción, reformar la Administración y ponerla de nuevo en marcha, hacer frente a un entorno adverso y combatir la desigualdad, acabar con nuestro conformismo, lograr que demasiadas cosas e instituciones funcionen de otro modo para crear más empresas, empleo y riqueza que se quede aquí. Y, sobre todo, hay que devolver la confianza a la gente, demasiado harta de las instituciones y partidos de siempre pero no dispuesta a echarse sin más en brazos de otros nuevos o de remozadas marcas blancas de los viejos.

Son metas inalcanzables si cada partido aspira, como nos dicen, a conseguirlas solo. Se necesita, por el contrario, sacrificio común y no solo de unos pocos, convicción generalizada y mucha más fuerza y voluntad de la que puede proporcionar un gobierno monocolor o el mero pacto por el poder entre partidos.

 

5 pensamientos en “Mi reflexión sobre las elecciones andaluzas

  1. Buenas.
    Me preocupa la idea de que en Ciudadanos pueda colarse la extrema derecha. Deberían estar muy atentos en eso, porque les va “la vida” en ello. La percepción que tengo de ellos (hasta ahora) es que pueden ser la derecha civilizada que necesita España, frente a la casposa opusdeista y derechona que es el PP. No sé…tal vez me he equivocado en mi apreciación inicial respecto de Ciudadanos…en cuanto a Podemos, tampoco le viene mal quedarse por debajo de las expectativas que lo situaban casi en posición de gobierno. Creo que debe “reposarse” un poco y consolidar su ideario y sus cuadros. Ambas cosas son un poco (digamos) etéreas…Es mejor eso a que les pase lo que a la II República: llegó demasiado rápida y pocos sabían lo que significaba en realidad…unos la odiaban a muerte, otros la despreciaban profundamente pero poquísimos estaban en condiciones de apreciar el instrumento de transformación y modernización que hubiera podido ser. Podemos debe reposar. No sea que como decía Líster “les venga grande la camisa”. Decia que ellos estaban muy entrenados para luchar contra el gobierno, pero “la camisa de gobernar les venía ancha”…¡pues eso!. Está bien que a los partidos tradicionales se les ate corto, pero no pueden ser suprimidos de golpe. Así pues lo de Andalucía no me parece mal.

  2. Discrepo en que el PSOE sea un partido de izquierdas. El PsoE sólo es un partido de izquierdas cuando está en la oposición, pero hace política de derechas cuando gobierna. Ejemplo: modificación del articulo 135 de la constitucion. Desgraciadamente en la cúpula del PsoE se han apoltronado demasiados vividores de la política.

  3. Hola:
    Casi siempre he estado de acuerdo con lo que ha escrito Juan Torres;hoy no lo estoy en algunas cosas
    Llevo viviendo casi treinta años en Andalucia trabajando como funcionario y desde hace varios he ido viendo como la gestión económica , política y social del PSOE en andalucía ha evolucionado negativamente. El análisis que hace del Partido Socialista encaja más con lo que fue, pero no con lo que es actualmente. Hay infinidad de datos económicos y decisiones políticas que usted conoce perfectamente, que lo demuestran. El PSOE Sr. Torres, lleva gobernando más de treinta años en Andalucia,tiempo suficiente para que esta comunidad hubiera consolidado y rentabilizado muchísimo mejor el gran potencial que tiene en muchos sectores productivos si sus políticas hubieran sido otras. El PSOE,hace mucho tiempo que perdio el valor para impregnar esas políticas con los aromas que aspiran los andaluces y andaluzas, agobiados con la precariedad y el paro, cada primavera ….una primavera que no termina de llegar.

  4. Estoy de acuerdo con Jesús. El PSOE tiene además el agravante de haber podido llevar a cabo en Andalucía unas políticas que consoliden una economía más estable, puesto que recursos hay. Mientras echaban la culpa de todo al gobierno central de Rajoy, ellos seguían despilfarrando recursos. Puedo hablar de la sanidad por ejemplo, donde hay profesionales magníficos, con dedicación y sentido del compromiso, a los que estos políticos sencillamente ignoran, y cada vez ponen más difícil unas condiciones de trabajo dignas. En educación, es lamentable como toda una serie de cargos en Delegaciones provinciales, cargos políticos que no saben nada de gestión de la educación, ni siquirera pisan los centros educativos y realmente no saben qué sucede en ellos. Hay igualmente personal muy comprometido con su tarea docente, que no son meros funcionarios, y ven como su dedicación tropieza con la torpeza e ineficacia, otras veces ignorancia, de esos cargos a quiénes lo que menos preocupa es la educación y lo que más su carrera política.. y si hablamos de la Justicia… la Andalucía es la comunidad que menos plazas han convocado para cubrir plazas en los colapsados juzgados andaluces, 12 plazas… Sinceramente creo que muchos andaluces han votado a Susana Díaz igual que van al Rocio o a las procesiones de Semana Santa; no digamos ya todos los que votaron al PP, muchísimos para lo que cabría esperar en esta tierra donde tanto daño ha hecho y sigue haciendo esta derecha más recalcitrante. Decepcionada estoy y casi desesperanzada.

  5. Soy madrileño exiliado en América Latina y no conozco Andalucía lo suficientemente bien, pero estoy de acuerdo con Jesús, Juan y María. El PSOE se merecía mucho menos de lo que ha sacado, e Izquierda Unida, que ha impulsado las principales políticas sociales del bipartito (ej. ley antidesahucios, ley de tierras, banca pública… etc), mucho más. Creo que los votantes son muy injustos con ellos, particularmente en Andalucía, en donde han actuado con responsabilidad y madurez (Madrid es otro cantar). En cuanto al resultado de Podemos, igual es que partían de unas expectativas demasiado ambiciosas, pero sus resultados me han sabido a poco. Al final, sólo han servido para arañar algún voto a la Astención o al PSOE, y hacerle daño a IU. Estoy de acuerdo con lo que expresaba Javier Gallego en un reciente artículo en eldiario.es, Podemos, IU, Equo y los movimientos sociales deben unirse en un bloque conjunto. O eso o nos la vuelven a colar como en 1982.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Demuestra que eres una persona... *