La recuperación no será en «V», ni en «L», ni en «w»

Escuchar

Publicado en Público.es el 5 de mayo de 2020

Los economistas, gobiernos y organismos internacionales están tratando de predecir cómo será la salida de la crisis, una vez que se haya detenido la propagación del virus.

Los más optimistas defienden un escenario esperanzador en forma de «V». Creen que a finales de este verano se habrá acabado la fase de confinamiento y que en el último trimestre todos los negocios y actividades irán volviendo a la normalidad. Estiman que eso hará que a lo largo de 2021 se produzca un rebrote considerable de la vida económica que permitirá registrar tasas de crecimiento de entre el 5% y el 10%, suficientes para que las economías se pongan en marcha de nuevo para otro periodo de expansión.

Este es el escenario que defienden como más probable el Fondo Monetario Internacional y la mayoría de los gobiernos y se justifica por la rapidez con que aparentemente se está recuperando la economía china, una vez que se detuvo allí la propagación del virus. Sigue leyendo

Situación límite

Escuchar

Publicado en Público.es el 4 de mayo de 2020

El gobierno ha anunciado ya las condiciones en que se producirá la desescalada material de la situación de alarma en la que nos encontramos pero las empresas y trabajadores autónomos se encuentran en una situación de enorme incertidumbre e inseguridad que incrementa peligrosamente la vulnerabilidad de nuestra economía.

Nadie puede negar que la situación a la que se está haciendo frente es sumamente difícil, que no había protocolo alguno que estableciera lo que había que hacer y lo que no en esta emergencia sanitaria y económica y que, por mucho que se quiera comparar, la situación de cada país es distinta no sólo por el acierto o desacierto de los gobiernos que, en este momento puntual, han tenido que hacer frente a la pandemia. Es seguro que de no haberse producido los recortes en servicios públicos (sobre todo, sanitarios) que se han llevado a cabo en España en los últimos años, de haber estado en otra situación nuestras residencias de mayores, por ejemplo, la evolución del daño hubiera sido distinta. Lo mismo que, pasado el tiempo, se analizará el efecto tan negativo que está teniendo la decepcionante respuesta de la Unión Europea, incapaz de actuar como lo que se supone que es, un grupo de países que unen sus esfuerzos con un destino compartido y común.

Tampoco creo que nadie pueda poner en duda la firme voluntad que está teniendo este gobierno para evitar que las personas y grupos sociales más desfavorecidos sufran en mayor medida que los demás las consecuencias terribles de la pandemia, como nos consta que ocurrió en crisis anteriores. Sigue leyendo

La Covid-19 y la propiedad de las vacunas y medicamentos

Escuchar

Publicado en Público el 2 de mayo de 2020

Uno de los debates más relevantes que debería abrir la actual pandemia de la Covid-19 es sobre el actual sistema de patentes de medicamentos que hay en el mundo.

En términos generales, este sistema permite a los descubridores de algún nuevo fármaco disfrutar de la exclusiva de su venta -al precio que desee- durante veinte años. Un sistema inicialmente concebido para que las empresas privadas que habían invertido mucho dinero en investigar para descubrirlo pudieran tener una compensación adecuada e incentivos para seguir haciéndolo en el futuro. Además, se decía que de esa manera se fomentaría la competencia y que los mercados se encargarían de proporcionar un flujo suficiente de innovaciones farmacéuticas para hacer frente a las enfermedades.

La experiencia, sin embargo, ha mostrado que el sistema de patentes dominantes no proporciona competencia sino una concentración muy fuerte de los mercados, a veces auténticos monopolios; es decir, una sola empresa que domina el mercado y que puede establecer precios muy por encima del coste de producción, lo que le proporciona ganancias extraordinarias a costa, sin embargo, de escasez artificial de medicamentos. Sigue leyendo

Trabajo decente: menos horas, para más gente, en mejores condiciones

Escuchar

Publicado en Público.es el 1 de mayo de 2020

Cómo serán las condiciones en que se desarrolla el trabajo humano en este planeta que la Organización Internacional del Trabajo OIT) tiene que reivindicar desde 1999 el trabajo «decente», dando a entender, con toda la razón, que lo que ocurre con docenas de millones de trabajadores en todos los países del mundo es una auténtica indecencia.

En su último informe sobre Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo. Tendencias 2020 (aquí su Resumen ejecutivo) se ofrecen datos reveladores de la situación laboral que más que nunca conviene tener presente un Primero de Mayo.

– 188 millones de desempleados en todo el mundo en 2019.

– 165 millones de personas tienen empleo aunque desean trabajar más horas pagadas.

– Alrededor de 120 millones de personas no están clasificadas como desempleadas, pero están marginalmente vinculadas al mercado de trabajo y podrían encontrar empleo en un futuro próximo.

– En total, por tanto, más de 470 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso al trabajo remunerado como tal o se les niega la oportunidad de trabajar el número de horas deseado.

– Unos 2.000 millones de trabajadores en todo el mundo (61% de toda la fuerza laboral) están empleados de manera informal, mal remunerados y con poco o ningún acceso a la protección social y a los derechos laborales.

– 630 millones de trabajadores en todo el mundo -casi uno de cada cinco de todos los empleados- no han ganado lo suficiente para salir ellos mismos y sus familias de la pobreza extrema o moderada pues ganan menos de 3,20 dólares diarios.

– La tasa de participación de las mujeres en la fuerza de trabajo era del 47 por ciento, 27 puntos porcentuales por debajo de la de los hombres (74 %).

– 267 millones de jóvenes de 15 a 24 años en todo el mundo (22% de ese grupo de edad) no tienen empleo ni educación o formación. En África, la informalidad del empleo afecta al 95% de los jóvenes trabajadores.

– La proporción que representa la renta del trabajo -en contraposición a la del capital– disminuyó a nivel mundial del 54 por ciento en 2004 al 51 por ciento en 2017.

– En 2017, un trabajador perteneciente al 10% más alto de la distribución mundial de la renta del trabajo ganaba un promedio de 7.400 dólares mensuales, mientras que uno del 10% más pobre ganaba solo 22 dólares mensuales (ambas cifras en términos de paridad de poder adquisitivo). Es decir, 336 veces más.

– Si bien la desigualdad de la renta del trabajo a nivel mundial ha disminuido en los últimos quince años -como resultado de la convergencia económica impulsada por países como la India y China-, la desigualdad dentro de los países se ha estancado durante el mismo período. Sigue leyendo

Evasión fiscal en tiempos de emergencia: otra vergüenza europea

Escuchar

Publicado en Público.es el 30 de abril de 2020

En estos momentos, los ministros de Hacienda de todo los gobiernos de mundo andan revisando hasta la última línea de sus presupuestos para ver de dónde pueden sacar la más mínima cantidad de dinero que pueda atender la urgencia en la que nos encontramos. El del estado alemán de Hesse, Thomas Schaefer, se suicidó, según se informó, ante los problemas que estaba ocasionando la pandemia a las empresas y personas a las que tenía que ayudar. Imagínense cómo lo estarán pasando en países más pobres.

Sin embargo, justamente ayer miércoles 28 de abril, se publicó el último informe de la Red de Justicia Fiscal (aquí) que una vez más vuelve a poner de manifiesto que los ministros europeos se podrían evitar sus desvelos muy fácilmente, si se lograra que en la Unión Europea todos pagásemos los impuestos que nos corresponden, ni uno más ni uno menos, los que están establecidos.

Según el informe, cuatro países europeos (dos de ellos pertenecientes a la Unión Europea y a la eurozona) constituyen un eje de evasión fiscal de empresas multinacionales de Estados Unidos que hace perder, como poco, unos 27.600 millones anuales al conjunto de países miembros de la UE.

Se trata de Reino Unido, Suiza, Luxemburgo y los Países Bajos que establecen tasas impositivas muy bajas (del 0,7% en Luxemburgo al 10,5% en Reino Unido) para que las grandes empresas declaren allí los beneficios que obtienen, en realidad, en otros países. De esa forma, esos cuatro líderes de la evasión fiscal se han convertido en la cloaca por donde se pierde la mitad de la que realizan las grandes corporaciones mundiales. Sigue leyendo

Artículos sobre la crisis del coronavirus

Destacado

Escuchar

La crisis que viene

El virus y la economía (1): mucho peor de lo que parece

El virus y la economía (2): sin respuestas al problema de fondo

La Reserva Federal contra el virus: primero los ricos

Europa se pega tiros en los pies

No es lo que parece, ni tampoco suficiente. Pero había que empezar así

Por fin reacciona el BCE, aunque no de la mejor manera

Cerrar las bolsas y controlar los movimientos de capital. No hay otra

Ocho errores de la Unión Europea y sus soluciones

Hay alternativas. Pero queda poco tiempo para evitar una catástrofe

El virus no es nuestro único enemigo

De todas las opciones, eligen la peor y más cruel: Esto es Europa

Alemania no aprende de su historia

Salvar a las empresas pero garantizando el empleo

La patronal se equivoca y pone en peligro a las empresas

Como gatos de ocho vidas

Holanda, campeona mundial de la evasión fiscal, tiene por qué callar

Con una rueda no anda un carro: la renta básica no es la única solución

La intervención masiva de los bancos centrales tienen truco

Unidad y solidaridad

Improvisar ahora no es un defecto, es la virtud

¿Se habrá infiltrado Pablo Iglesias en los gobiernos de Francia y Alemania?

Hay que pensar en el pasado mañana

Deuda, la otra forma de la esclavitud

Europa no se cansa de equivocarse: ¡Qué desgracia!

Coronavirus: Lo que dijimos que iba a pasar ya está pasando

Nos obligan a preguntarnos si seguir en esta unión europea vale la pena

Italia, como ejemplo y como advertencia

De repente, lo despreciado es lo valioso

La propuesta de Garicano: más deuda y dar por hecho que España se viene abajo

¡Siéntense y hablen!

¿Quienes son, de verdad, los adictos a la deuda?

Habló el FMI, experto en equivocarse

No se están haciendo los deberes

La izquierda y las empresas

El virus y la lucha de clases que dicen que ya no existe

Los obispos dan una patada al gobierno en el culo de los pobres

Una apuesta arriesgada que puede salir bien

¿Metedura de pata o vía libre para que otros metan la mano?

Controlar los precios es un arma de doble filo

Bienvenido el teletrabajo, cuidado con la explotación laboral

Inconscientes

Otra propuesta para financiar la deuda del Covid-19 sin hipotecar el futuro

Evasión fiscal en tiempos de emergencia: otra vergüenza europea

Trabajo decente: menos horas, para más gente, en mejores condiciones

La Covid-19 y la propiedad de las vacunas y medicamentos

Situación límite

La recuperación no será en «v», ni en «l», ni en «w»

El Tribunal Constitucional alemán tira de la manta

La Autoridad no ha aprendido nada

La montaña del Eurogrupo parió un ratón

Von der Leyen recuerda a su país que la UE no es una democracia

Los multimillonarios, la pandemia y nosotros, los payasos

La Comisión Europea dinamita el mercado único

Les urge jugar al golf

No hagan caso a José Carlos Díez: recortar ahora el gasto es suicida»

Hay cosas más importantes que vivir»

Alemania y Francia salen de caza

Pensar mucho y de otra forma

Una modesta proposición al empresariado español

La gripe española de 1918 y el ascenso del nazismo: tomen nota

Tratados indignos en tiempos de pandemia

Los olvidados

Cuervos volando en torno al virus

Comisión Europea: más alimento para los peces gordos

Reforzar lo doméstico promoviendo igualdad

 

Otra propuesta para financiar la deuda del Covid-19 sin hipotecar el futuro

Escuchar

Publicado en Público.es el 29 de abril de 2020

A medida que pasa el tiempo se hace más evidente el enorme coste financiero que va a suponer la pandemia del Covid-19. Aunque todavía sea pronto para poder calcularlo con exactitud, las estimaciones más optimistas señalan que el incremento de la deuda pueda ser de un 10% del PIB para el conjunto de la Unión Europea.

Muchos economistas hemos venido diciendo desde el principio que el Banco Central Europeo podría haber evitado que la deuda aumente si hubiera hecho frente con inteligencia y decisión a la situación tan extraordinaria que estamos viviendo. En lugar de proporcionar facilidades a la banca privada para que luego ésta preste (si lo hace) a las empresas y trabajadores autónomos cobrando interés, el BCE podía haberlos financiado directamente y sin intereses, al mismo tiempo que compraba deuda de los Estados para volver a emitir otra perpetua, por ejemplo. De esa manera se podría haber reducido el coste que va a suponer la epidemia, evitar el cierre o la pérdida de miles de empresas y frenar la expansión de la pobreza. Sigue leyendo

Inconscientes

Escuchar

Publicado en Público. es el27 de abril de 2020

Imaginen que una nave tripulada por seres procedentes de otra civilización inteligente (distinta a la nuestra, por lo tanto) se acerca a la Tierra para conocer su naturaleza y cómo vivimos sus habitantes.

Enseguida descubren que allí se ha propagado un virus que infecta a millones de personas y que produce docenas de miles de muertes, en casi todos los lugares y muchas más de las que registran las estadísticas a las que tienen acceso, gracias a su conocimiento y tecnología, muy superiores a los de la Tierra.

Para saber la situación más concreta, los efectos que realmente está teniendo la epidemia y las medidas que estos humanos llevan a cabo para paliarlos, deciden acudir a la más alta autoridad de la máxima potencia económica, militar, cultural y política de ese planeta, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Justo cuando van a ponerse en contacto con él, se encuentra dando una rueda de prensa en la que propone inyectar desinfectante y luz en el cuerpo de las personas afectadas como forma de acabar con él. Incrédulos, los visitantes deciden, entonces, recurrir a otras fuentes de conocimiento. Sigue leyendo

La cultura, una industria y mucho más que hay que relanzar

Escuchar

Publicado en Público.es el 28 de abril de 2020

La cultura, en su sentido más amplio, es una de las actividades que siempre paga en mayor medida los efectos de las crisis económicas. Como cualquier otra que consista en la producción de bienes o servicios, necesita recursos materiales y gasto procedentes de la iniciativa privada y de la pública, y ambos disminuyen notablemente cuando la economía se deteriora. Aunque, en el caso de la cultura, el daño suele ser mayor por otras razones.

Como consecuencia de la última crisis económica iniciada en 2007-2008, bajó el peso de las actividades culturales en el PIB español, el empleo, el número de empresas, el gasto total de la administración central, de las comunidades autónomas y ayuntamientos y el gasto familiar y personal, por citar sólo algunas magnitudes expresivas de su evolución. Y, cuando la mayoría de ellas todavía no había logrado recuperarse, la epidemia del Covid-19 trae consigo una nueva crisis; ahora mucho peor, pues no sólo supondrá la disminución de la demanda y del gasto que traen consigo todas ellas, sino la imposibilidad de generar oferta durante un tiempo que, en algunas casos, puede llegar a ser literalmente letal para los productores.

Sigue leyendo

Bienvenido el teletrabajo, cuidado con la explotación laboral

Escuchar

Publicado en Público el 25 de abril de 2020

El encierro obligado de millones de trabajadores está produciendo un aumento exponencial de las horas dedicadas al teletrabajo, algo que tiene efectos muy desiguales y que seguramente sea uno de los grandes debates del futuro laboral, político y social que el coronavirus ya ha cambiado.

Desde hace algunos años se han venido haciendo estudios sobre los efectos que tiene esta modalidad de actividad laboral y las conclusiones parece que son bastante coincidentes en todos ellos, aunque la proporción de trabajadores que la habían realizado antes del encierro no era muy alta. Sigue leyendo