Controlar los precios es un arma de doble filo

Escuchar

Publicado en Público.es el 24 de abril de 2020

Una de las consecuencias de la crisis sanitaria de efectos económicos tan intensos que estamos viviendo es que nos obliga a valorar las ventajas e inconvenientes de las grandes instituciones que sostienen a nuestra sociedad. Y, de forma muy particular, la utilidad y las limitaciones de los mercados para proporcionarnos los bienes que necesitamos.

De una institución tan antigua como el mercado lo sabemos casi todo. Cuando funciona bien, es decir, cuando hay muchos vendedores y compradores y ninguno puede actuar con un poder superior al de los demás a la hora de decidir sobre las condiciones del intercambio, el mercado nos proporciona la mejor combinación posible, para vendedores y compradores, entre la cantidad que se puede producir de un bien y su precio. Aunque, eso sí, deberá haber normas que garanticen ese equilibrio de poder y que se actúe con plena competencia.

Cuando ésta última predomina en su máximo grado, los mercados son instrumentos muy útiles para fomentar la producción de lo que se necesita y para establecer un precio a los bienes y servicios inmejorable, pues será aquel que obligue a los vendedores a actuar con la máxima eficiencia y el más bajo posible (dada la producción existente) para los compradores. Sigue leyendo

¿Metedura de pata o vía libre para que otros metan la mano?

Escuchar

Publicado en Público.es el 23 de abril de 2020

La presidenta del Banco Central Europeo metió la pata hace unos días cuando dijo públicamente, refiriéndose al banco que preside: «No estamos aquí para hacer que bajen los diferenciales, hay otros instrumentos y otros actores para estos problemas». Es decir, que el banco no iba a actuar para evitar que aumenten las primas de riesgo entre los diferentes países como consecuencia de su distinta situación financiera.

Al decirlo, le hizo un roto como una casa a Italia que en ese momento tenía que salir a los mercados a financiarse para combatir la epidemia del coronavirus. Un roto tan grande que obligó a reaccionar muy duramente al Jefe del Estado italiano, Sergio Mattarella, diciendo que Italia estaba pasando por una situación muy difícil y que lo que allí se esperaba de Europa eran iniciativas solidarias y no movimientos que puedan obstaculizar su acción», en clara alusión a las declaraciones de Lagarde.

Esta última rectificó casi inmediatamente diciendo que están «totalmente comprometidos para evitar cualquier fragmentación en un momento difícil para la zona euro» y que «los altos diferenciales que vemos debido al coronavirus claramente afectan la política monetaria». Pero el mal ya estaba hecho y los mercados hicieron de las suyas: Italia vendió sus bonos en las peores condiciones de los últimos años. Sigue leyendo

Una apuesta arriesgada que puede salir bien

Escuchar

Publicado en Público.es el 22 de abril de 2020

El gobierno español ha mostrado por fin la propuesta que hará en el Consejo Europeo de mañana jueves para hacer frente a los efectos económicos de la pandemia. El presidente Sánchez propondrá la creación de un fondo de reconstrucción de 1,5 billones para realizar inversiones que, a partir de 2021, permitan reconstruir las economías dañadas como consecuencia del obligado cese de una gran parte de la actividad económica. Lo singular de la propuesta española (además de que, casi por primera vez, sea España quien lleve la iniciativa en un asunto de gran envergadura para el conjunto de la Unión Europea) es el modo de financiarla y el uso que se haría de los fondos.

Según lo que se ha informado, nuestro gobierno propondrá que sea la Comisión Europea quien se endeude emitiendo deuda perpetua, lo que significa que no se devuelve su principal sino sólo los intereses, los cuales no deberían ser elevados dadas las condiciones actuales del mercado. Los fondos así obtenidos permitirían aumentar considerablemente el presupuesto europeo, casi doblarlo, y se repartirían después entre los diferentes países -con preferencia de los más afectados por la crisis- en forma de una especie de fondos estructurales que se recibirían a fondo perdido y que no habría que devolver. Sigue leyendo

Nuevo libro: Coronavirus y economía

Escuchar

Acabo de publicar un pequeño libro en el que he recopilado todos los artículos que he escrito sobre la crisis del coronavirus. Puede conseguirse, de momento, en versiones pdf, ePUB y en unos días en Kindle pinchando en las correspondientes imágenes de abajo:

Los obispos dan una patada al gobierno en el culo de los pobres

Escuchar

Publicado el 2 de abril de 2020

Según informó la Cadena Ser, el portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, ha declarado que el ingreso mínimo vital o renta básica que prepara el gobierno para ayudar a quienes se han quedado en paro o lo necesitan «es indispensable», pero sólo mientras dure la crisis del coronavirus pues, en su opinión, «pensar en una permanencia de grupos amplios de cuidadanos que vivan de manera subsidiada yo creo que no sería un horizonte deseable a largo plazo para el bien común».

Naturalmente, la jerarquía de la Iglesia católica española está en su derecho de mantener las posiciones políticas que desee y es lógico que lo haga, teniendo tantos privilegios heredados de la dictadura que le conviene proteger. Sin embargo, me parece que la declaración que ha hecho su portavoz se puede considerar objetivamente como tramposa, cínica y tan falsa y oportunista que incluso es contraria a la propia doctrina católica y a lo que propone Cáritas, que es la organización a la que los propios obispos españoles confían la lucha contra la pobreza. A continuación, justifico mi opinión.

Declaración tramposa

Los obispos han hecho una declaración tramposa porque la renta básica, ingreso mínimo, renta de inserción… o como se quiera llamar a lo que va a aprobar el gobierno ya existe en todas las comunidades autónomas de España, gobernadas por partidos de distinto signo. Sigue leyendo

El virus y la lucha de clases que dicen que ya no existe

Escuchar

Publicado el 20 de abril de 2020

La existencia de grupos, de personas o clases sociales con intereses distintos no es algo de lo que se pueda presumir. Es cierto, por un lado, son la muestra de que las sociedades son diversas y plurales como consecuencia de la libertad de las personas que la conforman. Sin embargo, por otro lado resulta que esos intereses contrapuestos suelen ser el origen de conflictos, de guerras y de gran parte de las desgracias que por doquier amenazan la paz y la vida en nuestro mundo.

Ese conflicto, llámese guerra, lucha de clases o como se quiera, es tan antiguo como la humanidad. Sólo quienes han leído muy poco o los que han leído mucho, pero quieren confundir a los demás pueden negar su existencia o creer, como suele ocurrir con mucha frecuencia, que es un invento de las izquierdas y más concretamente de los marxistas.

Es cierto que Marx dijo que la lucha de clases era el motor de la historia, pero él mismo reconoció que esa idea venía de antes. Su aportación se limita, en realidad, a creer que de ese conflicto nacería una sociedad nueva, que la lucha de clases era «la partera de la historia». Algo, sin embargo, que tampoco era completamente novedoso. Sigue leyendo

La izquierda y las empresas

Escuchar

Publicado el 18 de abril de 2020

Ahora que hay en España un gobierno progresista y que nos encontramos de lleno en el inicio de una crisis que puede ser grave quizá sea un buen momento para reflexionar sobre el papel que tienen las empresas en los proyectos de transformación que pretenden llevar a cabo los partidos de izquierda.

Cualquiera que conozca su mundo y haya analizado con un mínimo detenimiento las ideologías, las propuestas políticas y la prácticas de las izquierdas, de las diferentes sensibilidades o corrientes de la izquierda en general, habrá detectado la escasa empatía e incluso el alejamiento que se da entre las ellas y el mundo de la empresa, también en general.

Sigue leyendo

No se están haciendo los deberes

Escuchar

Publicado en Público. es el 17 de abril de 201020

A medida que pasan los días tenemos más datos y estimaciones sobre la magnitud del desastre que estamos viviendo.

Se acaba de saber que la economía china ha caído un 6,8% en el primer trimestre del año, el derrumbe más grande sufrido en los últimos cincuenta años. Pronto iremos teniendo noticias de lo que ha ocurrido en las demás economías en estos primeros tres meses del año, aunque, sean los datos que sean, no serán tan malos como los que se registrarán en el segundo trimestre.

El presidente del Banco de la Reserva Federal de St. Louis, James Bullard, declaró hace unos días que prevé que la tasa de desempleo suba al 30% en Estados Unidos y que el PIB caiga un 50% de abril a julio. Sería el gigantesco descalabro que, en mayor o menor medida, se va a producir en todas las economías del mundo y que a mí me parece que no está recibiendo el tratamiento de choque que sería necesario aplicar para evitar que se produzca una hecatombe global. Sigue leyendo

No se están haciendo los deberes

Escuchar

A medida que pasan los días tenemos más datos y estimaciones sobre la magnitud del desastre que estamos viviendo.

Se acaba de saber que la economía china ha caído un 6,8% en el primer trimestre del año, el derrumbe más grande sufrido en los últimos cincuenta años. Pronto iremos teniendo noticias de lo que ha ocurrido en las demás economías en estos primeros tres meses del año, aunque, sean los datos que sean, no serán tan malos como los que se registrarán en el segundo trimestre. Sigue leyendo

Habló el FMI, experto en equivocarse

Escuchar

Hace un par de días se publicó el primer informe de perspectivas de la economía mundial del Fondo Monetaria Internacional desde que estalló la crisis del coronavirus y todos los medios se han hecho eco de sus previsiones. Allí se estima que la crisis producirá, en el mejor de los escenarios, una caída del 3% de la producción mundial y una mayor en las economías avanzadas y en los países que dependen del turismo, los viajes, la hospitalidad y el entretenimiento para su crecimiento. Concretamente, el informe prevé que el PIB caiga en 2020 el 9,1% en Italia, el 8% en España, el 7,5% en la eurozona, el 7,2% en Francia, el 7% en Alemania y el 6% en Estados Unidos; y que, de entre todas las grandes economías, sólo China (1,3%) e India (1,9%) registraránn crecimiento positivo este año.

En total, el Fondo estima que se perderán unos 9 billones de dólares, lo que producen Japón y Alemania juntas, y que el ingreso per cápita se reduzca en más de 170 países. Sigue leyendo