25 verdades sobre las manifestaciones en Venezuela

Escuchar

Dadas las informaciones contradictorias y muchas veces manipuladas sobre lo que ocurre en Venezuela transcribo aquí un artículo del profesor Salim Lamrani publicado en Global Research.

25 verdades sobre las manifestaciones en Venezuela

Como en 2002, la oposición radical, incapaz de tomar el poder por vía de las urnas, multiplica las acciones con el objetivo de romper el orden constitucional.

1. Nicolás Maduro, Presidente legítimo de Venezuela desde abril de 2013, hace frente a una poderosa oposición, apoyada por Estados Unidos, que aspira retomar el poder que perdió en 1998.

2. Como perdió las elecciones presidenciales de abril de 2013 por una diferencia del 1,59%, la oposición rechazó primero los resultados electorales, avalados no obstante por las más importantes instituciones internacionales, desde la Unión Europea hasta la Organización de Estados Americanos, pasando por el Centro Carter, y expresó su rabia en actos violentos que costaron la vida a once militantes chavistas.

3. No obstante, el débil margen que separó al candidato de la oposición Henrique Capriles al vencedor Nicolás Maduro, galvanizó a la derecha, motivada por la perspectiva de la reconquista del poder. Entonces hizo de las elecciones municipales de diciembre de 2013 un objetivo estratégico.

4. Contra todo pronóstico, las elecciones municipales se transformaron en plebiscito a favor del poder chavista que ganó el 76% de los municipios (256) contra el 23% (76) para la coalición MUD que agrupó a toda la oposición.

5. Desmoralizado por ese serio revés, viendo la perspectiva de una reconquista del poder por la vía democrática alejarse otra vez – las próximas elecciones serán las legislativas en diciembre de 2015 –, la oposición ha decidido reproducir el esquema de abril de 2002 que desembocó en un golpe de Estado mediático-militar contra el Presidente Hugo Chávez.

6. A partir de enero de 2014, el sector radical de la oposición decidió actuar. Leopoldo López, líder del partido Voluntad Popular, quien participó en el golpe de Estado de abril de 2002, lanzó un llamado a la insurrección a partir del 2 de enero de 2014: “Queremos lanzar un llamado a los venezolanos […] a que nos alcemos. Convocamos al pueblo venezolano a decir ‘basta ya’. […] Con una meta a discutir: ‘la salida. ¿Cuál es la salida a este desastre?”.

7. El 2 de febrero de 2014, durante una manifestación, Leopoldo López designó al poder como el responsable de todos los males: “Las carencias que padecemos hoy tienen un culpable. Ese culpable es el poder nacional”.

8. El 2 de febrero de 2014, Antonio Ledezma, figura de la oposición y alcalde de la capital Caracas, también lanzó un llamado al cambio: “Este régimen quien cumple hoy quince años continuos promoviendo la confrontación. Hoy comienza la unidad en la calle de toda Venezuela”.

9. María Corina Machado, diputada de la oposición, lanzó un llamado a poder fin a la “tiranía”: “El pueblo de Venezuela tiene una respuesta: ‘Rebeldía, rebeldía’. Hay algunos que dicen que debemos esperar a unas elecciones en unos cuantos años. ¿Pueden esperar los que no consiguen alimentos para sus hijos? ¿Pueden esperar los empleados públicos, los campesinos, los comerciantes, a quienes les arrebatan su derecho al trabajo y a la propiedad? Venezuela no puede esperar más”.

10. El 6 de febrero de 2014, tras una manifestación de la oposición, un grupo de una centena de estudiantes encapuchados atacó la residencia del gobernador del Estado de Táchira, hiriendo a una decena de policías.

11. La misma semana, varias manifestaciones de la oposición se suceden en diferentes Estados y degeneran todas en violencia.

12. El 12 de febrero de 2014, otra manifestación, orquestada por la oposición frente al Ministerio Público, compuesta de estudiantes de las universidades privadas organizados en grupos de choque, resultó ser de una violencia inaudita, con tres muertos, una centena de heridos e innumerables daños materiales.

13. Como durante el golpe de Estado de abril de 2002, las tres personas fallecidas fueron todas ejecutadas con una bala en la cabeza.

14. Entre ellas se encontraban un militante chavista Juan Montoya y un opositor llamado Basil Da Acosta. Según la investigación balística, ambos fueron ejecutados con la misma arma.

15. Los siguientes días, los manifestantes, oficialmente movilizados “contra la vida cara y la inseguridad”, se instalaron en la Plaza Altamira, situada en un barrio rico de Caracas.

16. Desde hace varios meses, Venezuela sufre una guerra económica orquestada por la oposición que controla aún amplios sectores, con la organización artificial de penurias, de acaparamiento de productos de primera necesidad, y de multiplicación de actos especulativos.

17. Así, el 5 de febrero de 2014, las autoridades acautelaron en el Estado de Táchira cerca de mil toneladas de productos alimenticios de primera necesidad (arroz, azúcar, aceite, café, etc.) escondidos en almacenes. Desde enero de 2013, las autoridades acautelaron más de 50.000 toneladas de alimentos.

18. El gobierno bolivariano decidió actuar y castigar a los acaparadores y especuladores. En noviembre de 2013, la cadena Daka de productos electrodomésticos fue intervenida y las autoridades decidieron regular los precios. En efecto, la empresa facturaba sus productos con un beneficio de más del 1000%, por lo que era inaccesibles para la mayoría de los venezolanos.

Leia mais:
Após proposta de Maduro, EUA recusam diálogo com a Venezuela

19. Ahora el margen máximo para las empresas no podrá superar el 30%.

20. El Presidente Nicolás Maduro denunció un intento de golpe de Estado y llamó a los ciudadanos a hacer frente al “fascismo”. “Nada nos apartará del camino de la Patria y de la vía de la democracia”, afirmó.

21. El 17 de febrero de 2014, tres diplomáticos estadounidenses fueron expulsados del país por su implicación con los sangrientos acontecimientos. Se habían reunido con los estudiantes de las universidades privadas para coordinar las manifestaciones, según las autoridades venezolanas.

22. El 18 de febrero de 2014, Leopoldo López fue arrestado por su responsabilidad política en las violentas manifestaciones y fue entregado a la justicia.

23. La administración Obama condenó al gobierno de Caracas por las violencias, sin señalar un solo instante la responsabilidad de la oposición que intenta realizar un golpe de Estado. Al contrario, el Departamento de Estado exigió la liberación inmediata de Leopoldo López, principal instigador de los acontecimientos dramáticos.

24. Los medios occidentales ocultaron los actos violentos de los grupúsculos armados (metros y edificios públicos saqueados, tiendas Mercal – ¡donde el pueblo se abastece en alimentos! – quemadas), así como el hecho de que la televisión pública Venezolana de Televisión fue atacada con armas de fuego.

Leia mais:
Quem é Leopoldo López, acusado pelo chavismo de planejar atos de violência

25. Los medios occidentales, lejos de presentar los acontecimientos dramáticos ocurridos en Venezuela con toda imparcialidad, tomaron partido a favor de la oposición golpista y contra el gobierno democrático y legítimo de Nicolás Maduro. No vacilan en manipular a la opinión pública y presentan la situación como un levantamiento popular masivo contra el poder. En realidad, Maduro dispone del apoyo masivo de la mayoría de los venezolanos, como lo ilustran las manifestaciones gigantescas a favor de la Revolución Bolivariana.

Salim Lamrani

Salim Lamrani es Doctor en Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV, Salim Lamrani es profesor titular de la Universidad de La Reunión y periodista, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Su último libro se titula Cuba. Les médias face au défi de l’impartialité, Paris, Editions Estrella, 2013, con un prólogo de Eduardo Galeano.

Contacto: lamranisalim@yahoo.fr ; Salim.Lamrani@univ-reunion.fr
Página Facebook: https://www.facebook.com/SalimLamraniOffic

14 pensamientos en “25 verdades sobre las manifestaciones en Venezuela

  1. Yo creo que despues de la grabación con la orden
    de asesinar a Leopoldo Lopez salida desde Miami
    se desenmascara toda la operacion.

    Lo que ocurre es que la gran prensa ni lo menciona.

    Lo curioso es que si los agentes gringos hubieran
    logrado matarlo entonces si formarian un gran show
    culpando al gobierno.

  2. Es lastimoso que un profesor de Universidad pueda dar pábulo a este tipo de artículos, precisamente cuando han sido los estudiantes los que han sufrido en sus propias carnes las peores consecuencias del régimen chavista.Justificar este tipo de regímenes definen bien a las claras la clase de persona que es.Qué pena.

  3. No sé exactamente lo que está ocurriendo en Venezuela. Pero conociendo cómo actúan los integristas al servicio del dinero y los intereses USA no me extraña que muchos de los problemas Venezolanos estén originados por actitudes antidemocráticas de una derecha que en España conocimos muy bien.

  4. El nueve, se puede extrapolar a este gobierno de Rajoy, estos Peperos, defienden a esta tipa, pues aqui rajoy esta haciendo eso, y de verdad.

  5. Estimado Dr. Torres, su texto mezcla verdades, semi-verdades, mentiras y malentendidos a partes iguales. También, ignora unos cuantos hechos que hubiesen contribuido a que sus ideas fuesen menos escoradas y, por el contrario, más equilibradas. La razón, usted comprenderá, está siempre a medio camino. Uno de los hechos que no está presente en su discurso es que el pueblo venezolano está completamente dividido y en proporciones muy semejantes. Bien es cierto que el chavismo ha ganado una a una las elecciones; también, que ha ha habido numerosas denuncias de irregularidades y que, en el último proceso, la diferencia de votos fue de menos del 1,5%. Otro de los hechos que ignora es que también los que se oponen al gobierno, se han manifestado sistemáticamente, y en encuentros multitudinarios, durante los catorce años que lleva el chavismo en el poder. Ese casi 50% es también pueblo; un pueblo al que el chavismo niega o ignora. Ya nos gustaría a los que creemos en la libertad, la igualdad, y la fraternidad, a los que somos también de izquierdas, aunque el régimen llame derechista a todo el que disiente, que todo ese 50% de la población fuese clase media. Lamentablemente no es así. La degradación económica en Venezuela es tal, que es imposible pensar que tantos ciudadanos viven bien y no pasan trabajo. Puede que haya intereses ocultos que hayan alentado a esas propuestas, sí, pero la motivación de los estudiantes, de los protestantes, de todo aquel que se queja, está basada en esta verdad que le voy a contar (como académica europea, igual que usted, pero, sobre todo, como venezolana, que también lo soy): Venezuela es cada vez un lugar más invivible. Los catorce años del gobierno chavista han causado un deterioro económico, moral y social del que llevará generaciones enteras recuperarse. Los derechos humanos se violan sistemática e impunemente desde el gobierno. Buena parte de los chavistas cercanos al gobierno, se enriquecen vilmente a costa de las arcas del pueblo venezolano. El chavismo ha asistido a ciudadanos siempre olvidados antaño, sí. Ha mejorado las condiciones de vida actuales de algunos ciudadanos. Sin embargo, lo ha hecho a cambio de una nula consciencia del futuro, y sin incrementar los mecanismos de generación de riquezas más allá del momento presente: el chavismo ha comprado votos. Yo le recomiendo que hable con venezolanos de a pié, de los que van a comprar aceite o leche, o harina, como cualquiera de mis familiares que aún viven en Venezuela. Yo le recomiendo que recoja testimonios sobre el hampa incontrolada y creciente de sus ciudades. Todos los venezolanos conocen a alguien que ha sido asesinado por un móvil, o un par de zapatos, o un puñado de billetes. Esos 25 mil muertos por el hampa son verdad. También es verdad que tal cantidad se ha incrementado desde que gobierna el chavismo. Y no le explique a mi madre, o mi hermano, o mi primo que es la CIA quien organiza el desaguisado, cuando la impunidad, el desabastecimiento, la inseguridad y la vulgaridad reina por todo el pais. Gracias por leerme y dejar que exprese mi opinión en su página.

  6. No puedo creer que en España se pueda leer este tipo de propaganda dictatorial, similar a la que dicta el régimen de Maduro en mi país, Venezuela. Este impresentable no es otra cosa que un dictador con un poder absolutista mediante cambios en la Constitución y apoyado en unas ideas retrógradas y manipuladas basadas muy de largo en las verdaderas ideas de Bolívar. No está haciendo nada más que enriquecerse a consta de los sufrimientos y el exilio de muchos de nosotros. No está haciendo otra cosa que continuar con el programa de Hugo Chaves (al que ridículamente idolatra y adora) concentrando en su persona los tres poderes del Estado, el ejército, cerrando todos los medios de comunicación disidentes y persiguiendo y ejecutando (sí, ejecutando) a los opositores. Espero que algún día el resto del mundo sea consciente del sufrimiento del pueblo venezolano y que el pueblo venezolano se levante y consiga adueñarse de su futuro que hace años le robaron estos dictadores.

  7. 25-02-2014
    Las dos caras del cambio
    Embrollo político de un gobierno progresista
    Raúl Prada Alcoreza
    Rebelión
    Cuando se ha apostado por el teatro político, por las grandes escenificaciones, la publicidad y la propaganda, cuando la ceremonialidad del poder se impone, pretendiendo sustituir a la “realidad”, considerándola a partir de sus procesos inherentes, de su efectividad histórica, es muy difícil, diríamos imposible, tener una lectura apropiada de una coyuntura crítica. Los gobiernos progresistas han optado por la ilusión de la ideología y la verdad institucional. Con esto se han dejado encandilar por su propia atmósfera artificial, construida por la compulsiva acción de los medios de comunicación oficiales. Están separados de los eventos y sucesos, están distanciados de los hechos, por el clima artificial de los espacios burocráticos. Lo peor es que ciertos grupos de poder oficiales aprovechan la ocasión para efectuar lo que los gobernantes casi siempre hicieron, conmutar el monopolio político por riqueza, mediante la desviación de fondos, empleando prácticas paralelas. En esta atmósfera de encandilamiento, al considerarse los portadores de los cambios, que llegaron en los primeros periodos, que fueron mermando, en la medida que pasaba el tiempo, en la medida que los siguientes periodos adquieren el semblante de la gobernabilidad, consideran que tienen todo el derecho de optar por la represión para defender la “revolución”. Este es el peor recurso de defensa, es precisamente cuando se manifiesta el síntoma de la inflexión del proceso, el momento del declive y la decadencia.
    Un gobierno “revolucionario” no puede optar por la represión, como todos los gobiernos conservadores y autoritarios de la burguesía y las oligarquías. Teóricamente un gobierno “revolucionario” profundiza la democracia; no la destruye. Al hacerlo, no sólo se parece a los gobiernos conservadores y neoliberales derribados, sino que manifiesta claramente que el gobierno progresista está ya tomado por el poder. Que ha optado por el poder, renunciando a los caminos de la emancipación.
    Respecto a lo que ocurre en Venezuela, también en otros países de Sud América, que viven la experiencia de los gobiernos progresistas, los oficialistas, los apologistas, los voceros, incluso intelectuales de “izquierda”, han usado el argumento de la conspiración del imperialismo. No se dan cuenta de que una “realidad” social y política no se explica por factores externos, aunque los haya y no se pueda dudar sobre esto. Para que pueda prosperar una intervención foránea tiene que pasar algo internamente; no sólo contar con apoyo de sectores sociales reacios al cambio, sino que tiene que darse una suerte de crisis en el propio proceso político, acompañado por el desaliento y el desencanto de sectores populares, a pesar de que sean conscientes de que tienen que defender lo conquistado. Este es el tema. Sobre esta situación no sólo se enceguecen los gobernantes sino también los que se dicen defensores de la “revolución”. Esta clase de defensores son, en los hechos, los sepultureros del proceso, pues ocultan sus errores, sus contradicciones, sus vulnerabilidades, que pueden enmendarse contando con la crítica, la autocrítica, la participación popular, la búsqueda de consensos. Empero, esta alternativa democrática, en el sentido participativo, está cerrada, por dogmáticos y celosos gobernantes, dirigentes y voceros, acompañados por inescrupulosos oportunistas y otros violentos, dispuestos a descargar sus frustraciones recónditas en la gente que protesta.
    A estas alturas de las historias políticas de las revoluciones, de la experiencia sobre sus desenlaces, ya se debería haber asumido que la represión, el autoritarismo, que van adquiriendo cada vez más el rostro del despotismo, no es de ninguna manera una salida a la crisis política. Sin embargo, como una condena, se repite el formato, como en una tragedia, convertida después en drama ordinario. Algo así como la crónica de una muerte anunciada. La paradoja se da, como en otros terrenos, otros escenarios, de la llamada “realidad” histórica. Los defensores de un proceso político de cambio no se encuentran en el gobierno, no son sus voceros, menos sus apologistas y aduladores; estos son los enemigos encubiertos del proceso, aunque no lo crean ni sean conscientes de esto. La mejor defensa del proceso político está en el ejercicio de la crítica, la mejor defensa material del proceso se encuentra en un pueblo libre, que puede ejercer la deliberación, que puede efectuar la participación, que se forma en la experiencia política. Formación y experiencia que no puede lograrse sino en la discusión de ideas e interpretaciones, de experiencias y de búsquedas. Pretender usurpar estos derechos, estas libertades, por parte de un grupo de jerarcas, que consideran que tienen la verdad, que no es otra cosa que una construcción institucional, es lo más grotesco que le puede ocurrir a una “revolución”.
    Es triste observar que la historia se repite, una y otra vez, que una estructura de poder, restauradora de la institucionalidad estatal, se apodera de la representación de la “revolución”, del proceso de cambio, y considera que tiene todo el derecho de usar la violencia contra los que consideran que conspiran contra la “revolución” y el proceso. Teniendo una idea peregrina de estos acontecimientos. Los enemigos internos no son sólo las expresiones tradicionales de la “derecha” fosilizada, sino también pueden ser los antiguos aliados, los anteriores compañeros, sectores del pueblo, que supuestamente se perdieron, se desorientaron. Incapaces de verse como parte del problema, como parte preponderante del problema, los funcionarios se apartan de la historia y sus contingencias, y se consideran los salvadores de la “revolución” y de la patria. Este delirio no es nuevo, es más bien muy antiguo. Forma parte de las características de los gobernantes, independientemente de sus ideologías.
    Toda “revolución”, todo proceso va a vivir sus contradicciones. No puede ser de otra manera. No puede apartarse de la historia y sus avatares. Lo que importa es afrontar las contradicciones; no hay otra manera que haciéndolas visibles. Tratándolas abiertamente, ventilándolas democráticamente, participativamente, buscando una clarificación colectiva, buscando consensos sociales para la resolución de las contradicciones por el camino de las emancipaciones. Lo extraño, incluso lo inaudito, es que es esto precisamente es lo que no se hace, lo que no ocurre. Se prefiere emplear el garrote. Parece que es el lenguaje aprendido de los amos. Se opta por ser amo, en vez de destruir esta figura patriarcal y despiadada. Es cuando se devela una cruda verdad: los llamados o investidos “revolucionarios” son también conservadores, tienen el poder cristalizado en sus huesos. Lo sacan a relucir cuando se sienten vulnerables y cuestionados. Es cuando la “revolución” se convierte en su contrario, en una contra-revolución que nace de sus propias entrañas.
    Ciertamente nadie puede quedar pasivo ante los devaneos y dilemas de un proceso político, sobre todo si tiene pretensiones de cambio. No se puede quedar pasmado ante la recurrencia de la trama. Es indispensable encontrar el desplazamiento, el punto, la línea de ruptura, cuando se sale de la misma trama; en contraste, en vez de esto, de la repetición de la condena, se inventa otros tejidos, otros entramados. Esto sólo se lo puede hacer si se libera la potencia social de las capturas institucionales del poder. Las grandes mayorías, que no dejan de ser populares, tienen que encontrar el camino de la invención política. La mejor manera de hacerlo es distanciarse del discurso oficial, del discurso apologético de los intelectuales sin crítica, del discurso propagandístico de los voceros. La palabra plebeya, directa, ruda, desnuda, mostrando la evidencia de los problemas, es la que tiene que hacerse campo, expandirse en los escenarios de debate. Ningún funcionario tiene que pensar por el pueblo, por el proletariado nómada, por las mujeres, las mayorías y minorías políticas, sociales y culturales.
    El célebre Nicolás Maquiavelo decía que la mejor defensa de la nación es el pueblo en armas. Esto no ha dejado de ser cierto; sin embargo, tendríamos que añadirle también que debe contar, así mismo, con las armas de la crítica. Esto es posible, se hace efectivo, con la profundización de la democracia; de ninguna manera, por su anulación.

  8. Profesor, le suena lo de hundamos el país que ya lo levantaremos nosotros. Pues eso.

  9. No conozco bien los sufrimientos que han tenido que padecer los estudiantes venezolanos, pero sí los que han padecido los estudiantes españoles y sin embargo no reaccionan de esa manera.

  10. Seguir la pista del dinero ha sido siempre una receta acertada para desentrañar el origen y la responsabilidad en conflictos e intrigas de diversa naturaleza.
    Sigan “la pista del dinero”, del dinero que pierde cada día la poderosa oligarquía del país, desde que en Venezuela está el gobierno bolivariano con su “odiosa manía” utilizar los ingresos de su gran recurso nacional (el petróleo) en bien social en lugar alimentar el lucro de poderosas minorías locales e intereses privados extranjeros, tanto norteamericanos como europeos.
    Teniendo en cuenta tan sencilla premisa se puede explicar la mayor parte de lo que está sucediendo actualmente en Venezuela y de cómo lo presenta los grandes medios de comunicación en la llamada “comunidad internacional”.

  11. El concepto de democracia que impera en Occidente ¿No creen que está muy desequilibrado?. Así, Zelaya, presidente electo de Honduras fue depuesto por un golpe; Occidente calló.
    Mursi, presidente electo de Egipto, fue depuesto, tras desordenes callejeros, por un golpe militar; Occidente calló.
    En Ucrania el presidente elegido democráticamente tiene que huir tras unas “algarabías populares”, alentadas por no se sabe quien, algarabías que de populares deben tener poco ya que se dedican a derribar las estatuas de Lenin (en una repetición histórica del famoso “Vivan las cadenas” español). Occidente no calla, los apoya.
    En Venezuela, Maduro ganó unas elecciones generales, por poco, pero las ganó. Después ganó las municipales por una ventaja apreciable. La misma táctica revueltas populares, seudo-populares, diría yo. Occidente las apoya.
    Parece una táctica común. Parece que existiese una internacional ultraconservadora que sólo admite la democracia cuando ella manda. !Claro, para eso la pago!, pensará.

  12. Buenas.
    ¿alguno se acuerda de Allende y quién cómo y por qué le “hicieron la cama? Pues eso.
    Mira Putín: Le viene bien Crimea, y “se la queda” y -claro- sale la boba de la Clinton y le compara con Hitler cuando “protegía a los alemanes de fuera” (de los Sudetes, pongamos). ¡que poca memoria tiene la buena señora, de la historia de los EEUU quitando y poniendo gobiernos a la medida de las necesidades de sus multinacionales!. No veo que Maduro sea un genio (le veo cortito para la tarea que tiene encima) pero que tiene enemigos poderosos e implacables es más que evidente. Solo tiene una salida: si le escamotean los bienes de consumo, ¡coño! que ponga fábricas estatales y provea a sus ciudadanos, ¿no?

  13. Sr Juan Torres López; con todos mis respetos no puede estar usted mas desacertado y mal informado de la situación real que viven los venezolanos y lo peor de todo es que usted escribe amparado en una supuesta autoridad académica que le otorga la presunción de una información veraz y contrastada cuando la realidad de lo que escribe no es mas que un cúmulo de falsedades, insidias y proclamas del régimen autoritario y populista que impera en Venezuela.

    Por lo que usted escribe se percibe que no ha pisado Venezuela en su vida y no conoce en absoluto el inmenso atraso y destrucción de la economía venezolana que ha traído el chavismo; hoy en día Venezuela es un país arrasado económicamente, con una hiperinflación monstruosa, 56% en el año 2013, la mas alta del mundo, que sume en la pobreza a gran mayoría de la población y que ha logrado grandes avances, como que el 10% de la población viva en la calle, ni siquiera en tienen para vivir en ranchos, que son las casas más miserables que te puedes encontrar. Pedevesa, otrora una de las compañías petrolífera mejor gestionadas, es hoy gracias a los 14 años de gobierno chavista una empresa hiper-endeudada, que produce un 18% menos petróleo que en los meses anteriores a la llegada de Chávez al poder y a la vez tiene el doble de empleados con una productividad por los suelos, al nivel de los años 40 del siglo pasado.
    Gracias a la maravillosa gestión del comandante supremo eterno e inmortal Hugo Rafael Chávez Frias , (así le llaman los adeptos del régimen como sabrá usted), Venezuela tiene hoy una deuda exterior de 115.000 millones de dólares superior a la que había cuando Chávez empezó a gobernar; y todo eso ha pesar que en los últimos 15 años el barril del petróleo no ha hecho mas que subir ininterrumpidamente desde los 18 dólares hasta los 100 que se cotiza en la actualidad. Nunca Venezuela tuvo tantos ingresos petroleros y nunca en su historia han sido dilapidados con tanta velocidad esta ingente cantidad de recursos como en los desgraciados últimos 15 años de chavismo. ¿Y todo para qué Sr. Torres?, pues para crear un sistema clientelar y subvencionado que le garantice el control del poder que es lo único que al final importa, y en Venezuela el que controla el poder controla el dinero proveniente del petróleo, y por si usted no lo sabía Sr. Torres, esto ha sido siempre así en Venezuela, también cuando gobernaban alternativamente el Copei y Acción Democrática, solo que con el régimen chavista este control se ha llevado hasta el paroxismo. Se han creado innumerables misiones en las que se han gastado una cantidad desproporcionada de recursos en función de los rendimientos obtenidos, y todo ellos sin ningún control ni auditoria que pueda evaluar los resultados, se ha regalado dinero a manos llenas a regímenes amigos de sudamérica para mantener un supuesto liderazgo que se evaporará en cuanto los países receptores de estas generosas ayudas dejen de percibirlas; se ha creado un caos económico a base de amenazas y expropiaciones a empresas que funcionaban bien y ahora han dejado de existir o su producción ha caído drásticamente, muchas de ellas eran agro alimentarias o ganaderas y al desaparecer han contribuido a agravar aún más el desabastecimiento, que según usted y replicando las consigas del régimen, está provocado por una guerra económica de la oposición fascista y el acaparamiento de cierto sector de la población y los contrabandistas; ¿y usted cree que no tiene nada que ver en este desabastecimiento la anarquía de la política cambiara y el control de divisas que realiza el gobierno?…; ahora mismo hay un tipo de cambio de 6,5 bolívares/dólar completamente artificial y que es el cambio de referencia para la importación de productos de primera necesidad; pero resulta que en Venezuela dada su deuda monstruosa no hay divisas que repartir a los comerciantes que importan los productos y las pocas que se van generando se entregan al sistema clientelar creado por el régimen. Pero es que además el propio régimen se ha dado cuenta que este intervencionismo ha colapsado y ha provocado por su insostenibilidad un mercado cambiario paralelo al que tienen que acudir los importadores para obtener divisas, y para cortarlo no se le ha ocurrido otra cosa que aumentar el caos y la confusión en el sistema con la creación de las subastas SICAD-1 y recientemente SICAD-2 y una SICAD especial para las compañías aéreas, que de facto supone una nueva y grave devaluación de la moneda, y que eso si que afectará gravemente a los venezolanos cuando se traslade a los precios de los productos y hará que aún sean más escasos y caros…
    Y qué decir del grado de violencia extrema y descomposición que se vive en las calles de Venezuela, es una violencia provocada por un hampa que campa a sus anchas y una delincuencia que mata sin ninguna justificación porque sabe que sus crímenes van a quedar en un 99% impunes y sin ninguna investigación; muchas veces, demasiadas, son las propias instituciones que deberían defender a la ciudadanía las que están en infame complot con las mafias que extorsionan todos los días a los ciudadanos venezolanos, los empresarios, los comerciantes de todo tipo, incluso a los llamados buhoneros, o simplemente a quien disponga de un carro; pregunte usted a la población venezolana como las mafias vacunan los carros y cómo cobran este “servicio de protección” a través de algún funcionario policial corrupto..; no creo que exista un solo ciudadano venezolano que no le pueda documentar estas extorsiones tan frecuentes.
    Sabrá usted Sr. Torres que en los dos primeros meses del año 2014, han muerto asesinadas en Venezuela 2.842 personas, ¿o acaso eso no se publica en los periódicos que usted lee?, lo que le da uno de los mayores índices de criminalizad del mundo con una media de 48 asesinatos al día en todo el país; le invito Sr. Torres a que lea usted la prensa venezolana de cualquier ciudad del país y pase a las páginas de sucesos, verá si se toma esta molestia, como no pasa un día sin que se publiquen varios asesinatos…
    Todo esto es la realidad de Venezuela al día de hoy Sr. Torres y es el origen de las protestas de los estudiantes, ellos y toda la población de Venezuela están hartos de la inseguridad y de la escasez y ese ha sido el leif motiv de sus protestas y todo lo demás incluidas sus 25 verdades que muchas de ellas son tergiversaciones, verdades a medias o directamente falsedades, como su verdad nº 22 donde dice literalmente que ”Leopoldo López fue arrestado y entregado a la justicia”; pues bien Sr. Torres, todos los venezolanos saben que el Sr. López no fue arrestado si no que se entregó públicamente después de una manifestación pacífica y que fue a detenerle expresamente el Sr. Diosdado Cabello, (de facto el hombre fuerte del régimen) , y allí mismo en el carro que Diosdado se lo llevaba detenido dijo a sus seguidores que se disolviesen pacíficamente, y eso después de que Maduro le insultase gravemente en sus cadenas en las televisiones públicas llamándole lacayo del imperialismo, fascista, cobardón porque no te entregas etc, etc…y cuando se entrega dice Maduro en sus “cadenas” televisivas, que le va a caer todo el peso de la ley y le acusa de terrorismo, incitación a la violencia, desordenes, estragos etc…, una acusación que hace directamente maduro en todas las televisiones en cadena y que posteriormente transmite instrucciones a la fiscal general del estado para que de formalidad jurídica a dichas acusaciones; ¿esa es la separación de poderes ejecutivo y judicial que usted defendería en España Sr. Torres?.
    Por último le diré que yo no soy venezolano, y por lo tanto no tengo ninguna interés particular en defender a un bando o al otro; las afirmaciones y conclusiones a las que llego están basadas en la realidad ,tan solo he sido un observador de los sucesos que están aconteciendo en estos momentos en el país pues acabo de regresar de Venezuela , tengo muy viva mi experiencia y al leer su artículo me ha parecido muy sesgado y solo he pretendido dar una visión lo mas imparcial y objetiva posible y sobre todo basada en la realidad vista por mi mismo y no contada o comentada por terceros.

    Un saludo.

  14. María, Luis Alfonso, ¿sabéis leer?. Mirad las dos primeras líneas del post. Pues eso, el artículo no lo ha escrito el prof. Torres. Entonces, ¿porqué le atacáis?

Deja un comentario