El capitalismo, sin comentarios (20)

Escuchar

Los ingresos de los ejecutivos de las empresas de comida rápida en Estados Unidos han crecido el 300% desde 2000 y los del trabajador medio un 0,3%. El sueldo medio de los primeros es ya 1200 veces mayor que el salario medio que pagan a sus trabajadores. Además, se calcula que esos directivos reciben el equivalente a 232 millones de dólares en desgravaciones o ayudas fiscales.

(Fuente: Fast Food Companies Pay CEOs 1,200 Times What They Pay Workers (And You’re Helping Them Do It)

3 pensamientos en “El capitalismo, sin comentarios (20)

  1. Que paguen impuestos esos ejecutivos para que sus empleados reciban en servicios lo que no se les paga en metálico. Aunque hay que vigilar a los parásitos del estado que quieren vivir sin dar golpe y quitarle a los trabajadores lo que se merecen. Los políticos interesados en mantener a su clientela convierten al Estado en organismos reproductores de parásitos, hasta que el mismo ejecutivo se cansa que también le estafen lo que paga en impuestos. La lucha es entre los que trabajan y los que se abanderan de los partidos para vivir sin dar palo al agua.

  2. Además de los parásitos a los que llaman los políticos para que los voten con promesas que su mesa estará llena sin dar golpe, porque ellos se encargarán de apretarle las tuercas a los que trabajan, no faltaría más, están los que se dedican al negocio de las armas. Para pagarlas se confisca gran parte de lo que pagan los ejecutivos y sus empleados en impuestos, con lo cual los trabajadores son expropiados de parte de su salario, que deberían recibir en servicios. La propaganda estatal promete una protección que no cumple, debido a que debe pagar a la clientela que los vota para que vuelva a votarlos otra vez. Así los parásitos logran medrar a costa de empresarios y trabajadores.

  3. A ver Urano, los verdaderos parasitos son esos directivos, ejecutivos y empresas que juegan con ventaja en esta mierda de mundo globalizado, que reciben dinero público, recaudado en su mayor parte a esa población trabajadora, autónomos, pequeñas empresas, junto con sus familias, que no llegan a cubrir sus necesidades más básicas. Todas esas corporaciones, abstractas e inabarcables, de ningún lugar concreto, con su jerarquía a la cabeza, juegan con el resto de la humanidad, a ver quien es el más poderoso, utilizando para ello a sus vasallos y nefastos políticos, creando leyes, normas, decretos, reformas,.., para garantizar su poder y negocio. Y desde luego que poco contribuyen a mantener a esos parásitos, a los que tú te refieres, ya que, sin pasarlo por caja, lo utilizan para crear más desigualdades, especulando y haciendo negocio con las necesidades de la población. Cuando hables de parásitos, antes mira bien el diccionario, una cosa es parasitar y otra muy distinta sobrevivir, acerca el microscopio a esos que sobreviven, a ver si ves otra cosa

Deja un comentario