4 pensamientos en “El capitalismo (25)

  1. Si son 6 las compañías que controlan el 90% de los medios en Estados Unidos, no hace falta preguntar a qué clase social pertenecen sus dueños. Así no es extraño que la burguesía juegue a la democracia. Es sólo el 1% del censo electoral (con sus peones el 10%) y controlan el 90% de la audiencia (probablemente es más, ya que entre ese 90% de los medios deben estar todos los grandes). Aquí reside la ventaja de los partidos burgueses y la utopía de los partidos “antisistema” y “populistas”. Con decir a la audiencia que en Venezuela, Ecuador y Bolivia sus gobernantes controlan la opinión pública, mientras que en Estados Unidos y resto del “mundo libre” los ciudadanos gozan de plena autonomía a la hora de opinar, se logra producir el efecto deseado (la réplica no existe o no cuenta). Salvo cuando un lapsus les lleva a decir a la audiencia: “ya saben que pueden dejar nuestras opiniones en el contestador”. Al darse cuenta, el locutor reacciona súbitamente, presa del pánico, para rectificar diciendo: “perdón, quise decir sus opiniones”.

  2. Para eso se utilizaron las posibilidades del dinero FIAT
    para quienes tenían las posibilidades de crearlo o lo
    crearan para ellos.

    Es un milagro de la era del dinero sin valor que se creo
    para beneficiar a algunos y después deberemos de pagar
    todos.

    Y el dinero para todas esas compras pues no le duele a
    nadie pues en realidad no es de nadie.

  3. Claro, claro, clarísimo. Es obvio: hace 30 años, según usted, en Estados Unidos, en la época de Ronald Reagan (1981-1989), no había capitalismo.Ahora, habría que preguntarse también quién controla a los medios en países de cuerda ideológica.

  4. Dejo esto aquí, dedicado a todos los economistas de verdad. Un poco de humor nunca va mal.
    ——————–

    (Economistas neoliberales.)

    -¿De qué color es el caballo blanco del apóstol Santiago?
    Economista neoliberal:
    -Rosa.
    -¿Cómo rosa? Pero si acabo de decir que es blanco…
    -No. Es rosa.
    -Pero, vamos a ver. Toda la iconografía del apóstol Santiago lo pinta montado en un caballo blanco. No hay ninguna duda: el caballo de Santiago es blanco.
    -No. Es rosa.
    -Pero ¿de dónde sacas que es rosa?
    -Porque es rosa.
    -¿Y para reducir el déficit hay que recortar, no?
    -Exacto.
    -¿Y para reducir la deuda también hay que recortar?
    -Exacto.
    -Y hay que bajar los salarios…
    -Exacto.
    -Y subir el IVA…
    -Exacto.
    -Y el caballo blanco de Santiago es rosa.
    -Exacto.
    -OK, muy bien. Que tengas buen día. Por cierto, muy bonito tu nuevo Ferrari color naranja…
    -No. Es rosa.
    Está claro por qué los economistas neoliberales son tan cabezones: es que cobran, y mucho, por ser absolutamente cabezones. Voilà!

Deja un comentario