Un pensamiento en “Entrevista en El Diario: “Los gobiernos no pueden hacer las políticas que piden los ciudadanos”

  1. A la pregunta sobre si el PIB es un indicador suficiente para medir el el crecimiento económico de un país, sólo basta con leer al mejor economista teórico, sin duda alguna, que tenemos en España: Jesús Huerta de Soto.Es una pena que los economistas de izquierdas, siempre tan sectarios, no le presten ni un minuto de de su tiempo para leerle.

    En general, tiende a darse una importancia exagerada al sector de bienes y servicios de consumo,tanto por los economistas más convencionales como por los dirigentes políticos y comentaristas de temas económicos. Este fenómeno tiene su razón de ser, primeramente, en el hecho de que la Contabilidad Nacional tiende a exagerar la importancia del consumo sobre la renta total, pues elimina de sus cómputos la mayor parte de los productos de las etapas intermedias del proceso productivo,haciendo que el consumo aparezca como el sector más importante de la economía, usualmente situado para las economías modernas entre un 60 y 70 por ciento del total de la Renta Nacional (cuando en realidad no llega a un tercio de la Renta Social Bruta, es decir, si se computa en relación con el total de lo que se gasta en todas las etapas de la estructura productiva).

    Además, se constata cómo las doctrinas keynesianas siguen ejerciendo un efecto muy importan
    te sobre la metodología de las cuentas de la Contabilidad Nacional, así como sobre los procedi
    mientos estadísticos utilizados para recoger la información necesaria para elaborarlas. Desde el
    punto de vista keynesiano, interesa exagerar la importancia de la función de consumo como parte integrante de la demanda agregada, lo cual hace que la Contabilidad Nacional se centre en este fenómeno, ignore y no compute la parte de la Renta Social Bruta que no encaja bien en los modelos keynesianos y no se moleste en intentar recopilar la evolución, mucho más volátil y difícil de predecir que el consumo, de las diferentes etapas que se dedican a la producción de bienes de capital intermedios.

    Sobre estos interesantes extremos debe consultarse a Mark Skousen, The Structure of Production, ob. cit., p. 306. A modo de ilustración y, siguiendo un estudio del Departamento de Comercio de los Estados Unidos titulado «The Interindustry structure of the United States», publicado en 1986, un 43,8% de la renta social bruta americana (equivalente a 3.297.977 millones de dólares) eran productos intermedios no recogidos en las cifras del PIB (a su vez equivalente tan sólo a un 56,2% de la renta social bruta, es decir, 4.235.116 millones de dólares).

Deja un comentario