Entrevista en la revista Solidaridad Don Bosco

Escuchar

portada

 

 

Hace unas semanas los amigos de la revista Solidaridad Don Bosco me hicieron una entrevista que se publica en su número 16. La transcribo a continuación y el número entero puede verse en pdf aquí

 

 

ENTREVISTA JUAN TORRES LÓPEZ REVISTA nº 16 SOLIDARIDAD DON BOSCO

 

1º ¿Como valora que una de las principales causas de la fuerte subida de los alimentos, según muchos analistas, haya sido la especulación financiera en sus mercados? En resumen, que la globalización financiera ha supuesto un notable aumento del hambre en el mundo (75 millones más según la FAO)
Es normal. Lamentable pero normal. Los mercados mundiales están al servicio de la ganancia, no de la necesidad y eso se exacerbado en los últimos decenios. Para ganar más, cada vez más, se han extendido las operaciones especulativas porque con ellas se obtienen muchos más beneficios: no hay que esperar a cultivar, a recoger, a distribuir los productos… basta con comprar y vender papel. Pero claro, eso fortalece los mercados financieros y no la economía real, que es donde se obtienen los productos que satisfacen las necesidades humanas. El beneficio crece de modo inversamente proporcional a la satisfacción humana. Esa es la realidad de nuestro tiempo.

2º ¿A quién afecta y de que manera, la subida de los alimentos básicos?
Lógicamente, a quienes dedican una mayor parte de su renta a adquirirlos. La mitad de la población mundial, unos 3.000 millones de personas según las Naciones Unidas, vive con menos de dos dólares diarios y casi todo ese escaso dinero han de dedicarlo a alimentarse. Es fácil deducir el efecto que tiene sobre esas personas que el arroz, el trigo, en fin, muchos de sus productos básicos, hayan subido incluso más del 100% en solo un año.

 

3º ¿Que piensa del uso de alimentos básicos como el trigo o maíz, para producir agrocombustibles para la automoción?
No es la única causa del hambre porque hay otras (el proteccionismo de los ricos, las políticas económicas que sustituyen producción, razones medioambientales…) pero sí es cierto que están influyendo negativamente. Creo que podría haber producción para todos pero sería necesario una mejor organización mundial del comercio, medidas para garantizar, ante todo, la alimentación básica de todos los individuos.

 

4º ¿Como puede mejorarse la seguridad alimentaria en los países pobres, en particular, en los que no tienen una agricultura rica?
La FAO indica que hay producción alimentaria para todas las personas del planeta y muchas más pero es necesario que hayas sistema de garantías, que las empresas multinacionales no gobiernen todo. Hay que proteger a las naciones más débiles. El mercado sirve para lo que sirve y no para todo. Ya vemos sus consecuencias en el campo de la alimentación: se produce para la ganancia, se obtienen grandes beneficios pero creando escasez en lugar de satisfacción.

5º La FAO cifra en 30.000 millones de dólares anuales la cantidad necesaria para erradicar el hambre en el mundo. ¿Cómo debe gestionarse ese capital para resolver el problema de forma definitiva y no atacar sólo a las consecuencias?
Yo creo que el hambre de nuestra época es un crimen, no una fatalidad. Por tanto, para acabar con ella hay que poner medidas firmes. No se puede consentir lo que está ocurriendo. Las formas de gestión no creo que fuesen un gran problerma, hay propuestas y organismos como la FAO que trabajan en ello pero falta la voluntad de recaudar esos recursos. Una y otra vez que se reúnen los gobiernos incumplen sus compromisos. Son cómplices de un crimen horrendo. Las Naciones Unidas han dicho muchas veces lo que hay que hacer. No lo hacen porque protegen a los ricos que se hacen cada vez más poderosos matando de hambre a millones de personas.

 

6º Es verdad, y en su caso porqué, que los organismos financieros como el BM y FMI dejaron de apoyar proyectos de desarrollo agrario en los países del Sur
Es una evidencia clamorosa que impusieron políticas que echaron a perder la soberanía alimentaria, ya débil de por sí, de los países más pobres. Abrieron la puerta a las multinacionales, hicieron fracasar los sistemas productivos nacionales. Han sido el instrumento de un genocidio. El tiempo los pondrá en su sitio si en este planeta hay algún día una mínima ética colectiva y vergüenza política.

7º Los mercados de los alimentos básicos ¿no deberían tener unas reglas diferentes que los de otros bienes y servicios? ¿Deberían salir fuera del ámbito de la OMC?
Dentro o fuera, deben ser mercados protegidos y regulados: con la vida de la gente no se puede jugar ni especular, ni usar la alimentación como una oportunidad de negocio.

8º Y en todo esto, ¿que papel tenemos la ciudadanía? ¿cómo podemos contribuir la sociedad civil a erradicar el hambre en el mundo?
Creo que es fundamental para forzar que los gobiernos no hagan lo que están haciendo. No olvidemos que están en el gobierno los que hemos elegido y que hacen lo que hacen porque no le presentamos objeción a sus políticas. Hay que ejercer el primero de los derechos de las personas libres: el de decir que NO a la injusticia, a la complicidad de los gobiernos con los ricos, a sus políticas que empobrecen, a sus discursos falsos. Claro que para eso hay que aprender a conocer, estar dispuesto a ejercer la libertar y a luchar día a día contra este tipo de cosas. A veces se hace duro, pero vale la pena hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.