Nuevo libro: ECONOMÍA PARA NO DEJARSE ENGAÑAR POR LOS ECONOMISTAS

Escuchar

A finales de noviembre economiajtlestará en librerías mi nuevo libro Economía para no dejarse engañar por los economistas, editado por DEUSTO. Un título con el que quiero hacer honor a la gran economista británica Joan Robinson quien decía que “el estudio de la economía no tiene por objeto la adquisición de un conjunto de recetas preparadas para los problemas económicos, sino aprender a no dejarse engañar por los economistas”.

En el libro respondo de la manera más clara posible a 50 preguntas básicas para demostrar que la economía no es lo que que nos quieren hacer creer cuando nos afirman que no hay alternativa a las propuestas que hacen los líderes políticos y los economistas que van de su mano. Es, en realidad, una ciencia social cuyas propuestas dependen de las hipótesis de quien las formula y de quiénes sean las personas o grupos sociales a quien se desea favorecer con ellas.

El libro ya se puede ir encargando en librerías y aquí. Y quien esté interesado en hacer actos de presentación y difusión puede escribir y solicitarlo a libros@juantorreslopez.com. Será un placer para mí tratar de atender a todas las peticiones.

4 pensamientos en “Nuevo libro: ECONOMÍA PARA NO DEJARSE ENGAÑAR POR LOS ECONOMISTAS

  1. Despues de escuchar su entrevista en “Hoy por Hoy”,casi me atrevo a decir,que los gobiernos son:”Bandas Organizadas”

  2. Le ruego me disculpe por el tono del anterior mensaje. Voy a tratar de explicarme mejor. Usted parece hace hincapié en la necesidad de igualdad y redistribución. Pienso que ese no es un problema económico, sino un problema de otro tipo. La gestión de los recursos escasos no tiene necesariamente que ser igualitaria. Si se lleva a cabo redistribución no es prudente que se haga cargo de ella una autoridad política utilizando medidas coactivas. Un vistazo a las situaciones en que se han aplicado políticas igualitarias con el supuesto objetivo de combatir la pobreza ha mostrado en prácticamente todos los casos resultados contraproducentes, resultando en un empobrecimiento del país y llevando en ocasiones a crisis humanitarias. Es difícil entenderlo, pero el reparto buenista desincentiva la actividad tanto de las personas a las que se da como de las personas a las que se quita. La organización por el estado de la generación y reparto de recursos puede dar resultados durante un corto plazo, pero a largo plazo fracasa porque la sociedad entra en un marasmo de impotencia y futilidad ante el poder omnímodo estatal. Se pierde la capacidad de iniciativa, y eso empobrece y como mínimo atrasa. Los mecanismos del libre mercado son mucho más eficientes en mejorar la calidad de vida de las personas, lo que pasa es que, evidentemente, cuestan un esfuerzo, y la vida en tales condiciones puede hacerse más estresante, pero ciertamente también menos pasiva y más productiva. No se puede pretender hacer desaparecer por completo la estructura estatal, como defienden los anarcocapitalistas, pero sí es lo más aconsejable reducir el peso del aparato estatal al mínimo y que sean más las personas se vean obligadas a demostrar su inteligencia y diligencia en la arena del libre mercado, reduciendo al mínimo el número las que se dedican al mantenimiento de la estructura burocrática, (y eso incluye a los políticos de todo rango). Esto no supone un “neoliberalismo” -algo que no existe salvo en la imaginación de algunas personas- sino simple sentido común. Aquellas personas con discapacidad temporal o permanente sí es aconsejable que se beneficien de ayudas, que pueden ser de origen público o privado, pero se debe tener precaución especial en que no se produzcan abusos, algo tanto más difícil cuanto más se funcionariza todo.

  3. Es un libro muy interesante que parte de un princio con el que yo he intentado trabajar con mis alumnos de bachillerato. No dude que será una obra muy útil en mi aula a partir de ahora.

Deja un comentario