Asaltar el cielo…para tener limpio el cementerio

Escuchar

Publicado en Público.es el 4 de junio de 2015

Una de las rémoras más grandes que siempre ha tenido la izquierda más radical (la que suele autodefinirse como auténticamente transformadora) a la hora de lograr confianza y apoyo social es su falta de experiencia en la gestión de los asuntos ordinarios de la gente normal y corriente. Un problema que se agrava al hacerse más general con las nuevas generaciones de líderes políticos que aspiran a gobernar a un país entero sin haber tenido nunca experiencia profesional o solo muy precaria dadas las pocas alternativas que proporciona hoy día el mercado laboral.

Tengo colegas de universidad que llevan treinta o cuarenta años promoviendo cambios sociales profundos, reclamando la superación del capitalismo y abogando por avanzar cuanto antes hacia nuevas forma de organización social pero que nunca en su vida han asumido la responsabilidad de dirigir un departamento, una facultad, vicerrectorados o ni siquiera la presidencia de su comunidad de vecinos, por no hablar de dirigir empresas o cualquier tipo de organización. Le dicen a la gente que hay que cambiar el mundo de arriba a abajo pero ellos no han sido capaces de cambiar nada para que las cosas sean de otro modo en la práctica diaria, para que la vida de los demás sea más cómoda, más feliz y liberadora. Por lo general, consideran que ocuparse de ese tipo de tareas, dedicar tiempo y esfuerzo a tratar de mejorar a corto plazo la existencia de la gente, es “reformismo” que en lugar de acabar con el sistema lo refuerza. O que esas tareas (gracias a las cuales investigan o se abren día a día sus centros de trabajo o las escuelas y hospitales a donde llevan a sus hijos) solo son propias de burócratas o políticos profesionales.

A mí me parece, por el contrario, que ese reformismo que se detesta es un ingrediente imprescindible de la actividad política y que sin él es imposible que un proyecto político consiga suficiente apoyo social, por muy atractivas que puedan ser sus propuestas teóricas o doctrinales. ¿Cómo se va a creer alguien que somos capaces de transformar lo más profundo de la sociedad si no hacemos que cambien sus procesos más elementales? ¿Cómo vamos a poder cambiar el sistema en su conjunto, y cómo vamos a hacerle creer a la gente que lo podemos conseguir, si no mostramos que somos capaces de hacer que cambien las cosas día a día, minuto a minuto? ¿Quién puede creerse que uno puede con lo mucho cuando no puede con lo poco? ¿Y en virtud de qué va a creer la gente que nuestras propuestas mejorarán su vida si no ven con sus propios ojos que lo que proponemos se traduce en la práctica en un modo diferente de ser, de vivir y de relacionarse mejor y más satisfactoriamente con los demás y con la sociedad en su conjunto? Sigue leyendo

Unidad ciudadana

Escuchar

Hace poco más de un año, el 16 de marzo de 2013, publiqué un artículo que titulé Unidad Ciudadana. Quizá no esté de más volver a leerlo tras las elecciones recientes y cuando muy pronto habrá otras, aún más importantes. Lo transcribo a continuación.

Unidad Ciudadana (Público.es, 16/3/2013)

Hace ya cinco años que la crisis empezó a mostrarse con todo su vigor y que los economistas más críticos comenzamos a advertir de lo que se venía encima. Desde entonces hemos venido analizándola, haciendo propuestas constantes y señalando sus peligros y las circunstancias más favorables que había que tratar de crear para poder hacerle frente mejorando en la mayor medida de lo posible el bienestar de las personas. En un artículo que publiqué el 10 de septiembre de 2007 exponía la que me parecía que la verdadera naturaleza de la crisis y decía que había alternativas pero que no podrían llevarse a cabo “si los ciudadanos no son capaces de negar el estado de cosas actual, de imponer su voluntad sobre la de los mercados en donde gobiernan los poderosos y para ello es preciso no solo que sean conscientes de la naturaleza real de estos problemas económicos sino que tengan el poder suficiente para convertir sus intereses en voluntades sociales y éstas en decisiones políticas” (Diez ideas para entender la crisis financiera, sus causas, sus responsables y sus posibles soluciones). Mensajes parecidos, si no idénticos, divulgaron otros economistas, asociaciones, sindicatos y organizaciones de todo tipo.

Pero a pesar de saber desde el principio lo que iba a suceder y de disponer de suficiente información y de conocer las alternativas, lo cierto es que no se ha conseguido articular la fuerza social y política suficiente para frenar los recortes sociales y el desmantelamiento de la democracia.

Sigue leyendo

Una tarea prioritaria de los nuevos municipios

Escuchar

Publicado en Público.es el 27 de mayo de 2015

Ahora que viene una oleada de cambio en los ayuntamientos de toda España, con muchas caras nuevas en sus plenos y con mucha mayor participación de la ciudadanía en su gestión, estoy seguro de que veremos multitud de nuevos proyectos y formas de gobernar. Pero quisiera referirme aquí a un aspecto muy prosaico que suele pasarse por alto. A una vieja cuenta pendiente de la administración pública española a pesar de que resulta determinante del éxito de cualquier política municipal transformadora (o quizá precisamente por ello).

Me refiero a la importancia que tiene llevar a cabo un seguimiento concreto, transparente y constante de la ejecución presupuestaria.

Señalo este asunto porque uno de los errores en los que suelen caer quienes tienen que ver con la discusión de las cuentas públicas, no solo en la administración local sino también en la autonómica o en la del Estado, así como en universidades y en todo tipo de organismos, es centrar el debate sobre el uso de los recursos y las políticas a seguir con ellos en la elaboración de los presupuestos. Se discute hasta el máximo detalle el destino inicialmente previsto de cada partida de gasto pero apenas se le presta atención a cómo se ha gastado efectiva y finalmente desde el primero hasta el último euro. Sigue leyendo

¿Es viable el programa económico de Podemos?

Escuchar

Publicado en Público.es el 22 de mayo de 2015

Desde que Podemos salió a la escena política una de las mayores críticas que ha recibido es que sus propuestas económicas son inviables y muy negativas para la economía española. Si se aplicaran, dicen sus críticos, se produciría un desastre, aumentaría el paro y se generalizaría la ruina económica.

Aunque las propuestas económicas de Podemos se basan en análisis sobre la crisis que vienen haciendo economistas muy reputados, premios Nobel y catedráticos de las mejores universidades del mundo, además de organismos internacionales como Naciones Unidas o la Organización Internacional de Trabajo, lo cierto es que ha pasado muy poco tiempo y que apenas se han podido realizar estudios concretos para  cuantificar sus efectos.

Pero, poco a poco, esa carencia se va superando y se comienza a demostrar, también aquí en España, que muchas de las críticas a las propuestas de política económica alternativa no tienen fundamento científico sino que simplemente responden a prejuicios ideológicos o al intento de defender privilegios de grupos muy minoritarios pero de mucho poder.

Sigue leyendo

Podemos siempre en medio de la polémica

Escuchar

Publicado en Eldiario.es el 31 de abril de 2015

Una noticia aparecida en eldiario.es con el título Juan Torres: «Podemos no me ha vuelto a llamar» ha creado bastante polémica y me gustaría dejar las cosas un poco más claras.

Atendí a la periodista que redactó la noticia, Belén Carreño, porque la conocía desde hacía unos años y porque creo que hay que apoyar el gran esfuerzo que están haciendo medios como eldiario.es en la situación de concentración mediática en la que estamos. Me dijo que había estado un tiempo de baja, que se reincorporaba y que estaba poniéndose al tanto de la situación en España. Me preguntó si seguía colaborando con Podemos y le dije la verdad. Es decir, que desde noviembre pasado, cuando entregué el documento que firmé con Vicenç Navarro, apenas si había tenido contacto con sus dirigentes para seguir colaborando. Le comenté que al convocarse elecciones en Andalucía la candidata Teresa Rodríguez me pidió ayuda (como indiqué en mi web en un texto que titulé Colaboración con fuerzas políticas) y ella misma informó en público de que yo colaboraría en su campaña. Le proporcioné inicialmente unos documentos y varios contactos pero no hubo más. La periodista de eldiario.es me preguntó que por qué Podemos no había seguido reclamando mi colaboración y le dije que no sabía si era porque no estaban contentos con lo que propuse pero que no era yo quien podía decirlo.

Además, recabó mi opinión sobre la situación de Podemos. Le dije lo que vengo escribiendo en varios artículos en las últimas semanas que han aparecido puntualmente en mi web. Es decir, que creía que vivíamos una situación muy difícil, que podía pasar cualquier cosa porque los hechos se suceden muy rápidamente y que me parecía que Podemos estaba en una situación especialmente delicada. Primero, porque es objeto de ataques brutales, en segundo lugar porque quizá había gestionado algunas situaciones de manera no muy acertada (que he comentado en diversos artículos) y finalmente porque no había hecho algunas cosas que a mi juicio son imprescindibles para darle credibilidad a sus propuestas económicas (que hoy día son la base de cualquier estrategia política). En particular, me quejé de que no hubieran puesto en marcha la primera propuesta que habíamos hecho  en nuestro documento y que textualmente dice:

«Proponemos que Podemos convoque un gran encuentro estatal de personas conocedoras de las diferentes cuestiones que atañen a su ideario económico para elaborar, ya con todo detalle y precisión, el abanico de propuestas a llevar a cabo en el gobierno para dar satisfacción con él a las demandas y preferencias de las personas y grupos sociales que lo apoyen. Este encuentro debe incluir tanto expertos en el conocimiento como en la práctica, es decir, representantes de los distintos movimientos sociales y especialmente de los más afectados por estas medidas y propuestas».

Sigue leyendo

Ojo con 2016

Escuchar

En mi artículo de esta semana en El País, que ya me han dicho que será el último, comento las falsas expectativas de recuperación económica que se difunden desde los grandes centros de poder. Recomiendo al próximo gobierno andaluz que no se deje llevar por quienes se han equivocado siempre en sus predicciones. Puede leerse aquí.

Batallas que se pueden ganar: el caso de Los Merinos en la Serranía de Ronda

Escuchar

Una de las operaciones urbanísticas más corruptas y catastróficas de los últimos años (sé que decir esto es quizá exagerado, cuando ha habido tantas en España) fue la que se empezó a llevar a cabo en la Serranía de Ronda, en la provincia de Málaga. Gracias a la lucha de docenas de personas se ha conseguido paralizarla y creo que es fundamental tener en cuenta esa experiencia.

Dejo abajo enlaces a tres artículos de mi amigos admirados Paco Puche y Juan Terroba que explican con detalle lo sucedido en estos últimos años. Pero no quiero cerrar estas letras sin enviar desde aquí un gran abrazo de solidaridad y agradecimiento a tantas personas como participaron, con más sufrimiento y sacrificio del que se pueda imaginar, en esa lucha para salvar a la naturaleza y a los seres humanos de la avaricia desmedida y de la locura del dinero. Fueron muchas personas pero me gustaría mencionar a una en especial, a Isabel Teresa Rosado que era la alcaldesa de Izquierda Unida en Cuevas del Becerro, el pueblo más afectado por el proyecto, en los momentos de mayor crisis. Sufrió ataques de todo tipo e incluso perdió las elecciones por la incomprensión y cobardía de muchos de sus vecinos. Ahora, las cosas y las personas se ponen cada una en su sitio.

 

Especulación y destrucción del territorio. El caso del macroproyecto de los Merinos, en Ronda (1ª Parte)

Especulación y destrucción del territorio. El caso Ronda Golf en los Merinos: una lucha en progreso (2ª Parte)

Especulación y destrucción del territorio. El caso del macroproyecto de Los Merinos, en Ronda (3ª y última parte)