Respuesta a un comentario de Ricardo Galli (@gallir)

Escuchar

Hace unos días escribí en mi cuenta de Twitter el siguiente texto: “En 1970 1 de cada 50 estadounidenses necesitaba cupones de comida del Estado para alimentarse.  Hoy, 1 de cada 5”. La frase la había recogido casi literalmente de un artículo de Stephen Lendman titulado “Christmas in America: Growing Poverty, Unemployment and Homelessness in the World’s Richest Country”.

Al poco tiempo, Ricardo Galli, un colega doctor en informática al que admiro mucho por su defensa del software libre y por su labor al frente de meneame.net, escribió varios comentarios en su cuenta e incluso una entrada en su blog titulada “Cuando hasta catedráticos de economía caen en la trampa de estadísticas y comparaciones erróneas”. Una entrada, por cierto, que mereció en su blog y en Twitter comentarios como el siguiente: “Con esta gente (añado Monedero) que son los intelectuales de Podemos ¿A donde vamos a ir? Probablemente al desastre. Son las cabezas de la version española de esa izquierda conspiranoide nacida la década pasada de gente como el proxi DE Iran /Siria Thierry Meyssan. Esta gente es verdaderamente peligrosa, bastante peor que una clasica izquierda dogmatica . Tienen como referencia a Voltaire net y a Global research , ayuda de Iran , Siria, Venezuela o Rusia”.

La verdad es que no soy especialista en economía estadounidense y mucho menos en las políticas de ayudas alimentarias que allí funcionan desde hace décadas pero si sé que los datos y estadísticas sobre pobreza y hambre en Estados Unidos (como en casi todos los sitios) son controvertidos y que tienen diferentes perspectivas de análisis. Es habitual encontrar críticas a quienes solo ven en ellos una situación social calamitosa (por ejemplo, 29 Uncomfortable Myths About Soaring Poverty In America) y, al contrario, defensas de las políticas que hacen frente al incremento de la pobreza (por ejemplo, In Defense of Food Stamps). Y es sabido que el caso concreto de los cupones de comida del Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria es una de las puntas de lanza de la oposición republicana y de la opinión pública más conservadora contra los demócratas en general y contra Obama en concreto. El derechista Newt Gingrich llama a este último “el mandatario de los cupones” y el “Most Effective Food Stamp President In History”.

Creo que lo que hace Galli en sus comentarios es alinearse con esa posición conservadora (aunque esto no equivale a incluirlo políticamente en esa corriente, ni mucho menos) y está en su derecho, pero creo que me hace una crítica algo injusta e innecesariamente descalificadora. Por eso me gustaría aclarar alguna cuestión sobre mi comentario y los suyos.

1. No es cierto que yo interpretarse de alguna forma el dato que puse en mi cuenta de Twitter. Me limité a señalar dichas proporciones. No hice interpretación alguna de por qué ahora hay más estadounidenses que en 1970 suscritos al Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria. Por tanto, creo que sobran sus comentarios sobre los errores de mi interpretación. Si la hubiera hecho y fuese equivocada, quizá tendrían sentido sus palabras de crítica. Puedo aceptar, sin embargo, que la expresión “para alimentarse” pueda evocar un grado de necesidad extremo que no necesariamente tiene que ver con lo que ocurre con todas las personas que recurren a ese Programa.

2. Es cierto que hay un error en la cifra del que no me percaté. Actualmente, la relación entre personas que reciben cupones de comida (que ya no son cupones exactamente sino una tarjeta electrónica) no es de una por cada cinco estadounidenses sino de una por cada siete. Asumo el error y pido disculpas.

3. Tampoco dije yo, como afirma Galli, que el número de beneficiarios de los cupones de comida haya aumentado 10 veces desde 2008. Basta leer mi tweet para comprobarlo: comparo la cifra de 1970 con la actual.

4. La comparación entre las personas que se acogían en 1970 y ahora es habitual, bien para subrayar que la situación social ha empeorado mucho desde entonces (lo que suelen hacer las críticas más a la izquierda), o bien para criticar (como ya he dicho que suele hacer la opinión más conservadora) que las sucesivas reformas hayan ampliado en exceso e innecesariamente el abanico de personas que pueden acceder al Programa. Esto último es lo que se hace, por ejemplo, en el artículo Food Stamp Fiasco aparecido en The Wall Street Journal, en el que concretamente se hace alusión a la relación de un perceptor por cada 50 estadounidenses en 1970.

5. Afirma Ricardo Galli que yo no me doy cuenta de que “esos números por sí solos no indican nada” porque “Pueden indicar que hay 10 veces más pobreza, o que se aumentó 10 veces la cobertura social del estado (entre 1970 y 2014 es mucho más de lo segundo que de lo primero). Es fácil verificar que la comparación no tiene sentido: desde 1970 hasta ahora hubo más de 10 reformas al programa, y fundamentalmente el crecimiento geográfico no alcanzó a todo EEUU hasta el 1 de julio de 1974”.

Ya he dicho que yo no escribí nada acerca de lo que pueda haber detrás de esos datos. Pero el hecho de que puedan deberse a una u otra razón (en lo que yo no entré) no quiere decir que esos datos no indiquen nada. En todo caso, querrá decir que indican varias cosas y que habrá que descubrir cuál de ellas es exactamente la más reveladora.

Lo cierto es que hay una correlación muy estrecha entre la evolución en el número de personas suscritas al Programa, el nivel de pobreza en Estados Unidos e incluso el número de personas y hogares en situación de inseguridad alimentaria, y creo que es innegable que han tenido siempre un efecto reductor de los efectos de la pobreza muy positivo. Y eso, por una sencilla razón: el 91% del montante de los cupones de alimentos van a hogares por debajo del umbral de pobreza y el 80% de los hogares que los reciben tienen ingresos brutos por debajo de ese umbral. Solo un 5,2% de los hogares que los reciben tienen ingresos por encima del 130% de ese umbral (Los datos proceden de un informe del Center on Budget and Policy Priorities que utiliza fuentes primarias).

De hecho, lo normal es entender que la caída en el número de personas suscritas al programa es una señal de que la economía mejora (Eso se afirma, por ejemplo, en el artículo Food-Stamp Use Starting to Fall también aparecido en The Wall Street Journal). Parece lógico, pues, que también se entienda lo contrario, que aumenta cuando la situación económica empeora y en particular la situación de las personas con menos ingresos (de hecho, se considera que el Programa es un buen estabilizador fiscal automático, es decir una medida contra el ciclo económico que se pone en marcha sin necesidad de que nadie lo ordene, sino automáticamente, aumentando su cuantía cuando la economía va mal y bajando si mejora). Reconozco que lo que yo pensaba (aunque no lo escribiera) cuando puse el tweet era que la variación alertaba sobre el gran deterioro (que me parece hoy día innegable) que se ha producido en el nivel de vida de las clases medias y bajas de Estados Unidos. Y sigo pensando que se puede defender sin mucho problema la idea de que el incremento en la cuantía y los perceptores del Programa está correlacionada con la evolución del bienestar y de la situación económica en ese país, con independencia de que además lo esté con los cambios que se han producido en la extensión del programa (que, por cierto, no creo que se haya aumentado por el gusto de aumentarla). Así creo que se demuestra claramente en el artículo de Peter Ganong y Jeffrey B. Liebman The Decline, Rebound, and Further Rise in SNAP Enrollment: Disentangling Business Cycle Fluctuations and Policy Changes.

6. También me critica Galli que haya utilizado la expresión “cupones de comida del Estado para alimentarse” y que eso es otra prueba de que comparo peras con manzanas pues -dice él- ese Programa no es sólo para los que “no tienen para comer”.

Es también incierto que yo haya escrito que sea para los que “no tienen para comer”, como él entrecomilla. Escribí “para alimentarse” (y ya he dicho que lamento que se haya podido malinterpretar esa expresión). Pero es que realmente desconozco qué otros usos tiene, según Galli, el Programa Suplementario de Asistencia Nutricional. Lo que sí he podido comprobar es que en 2005 los hogares destinaban el 80% de la cuantía recibida a adquirir frutas y verduras, cereales, lácteos y carnes (Making America Stronger: A Profile of the Food Stamp Program). Y no creo que sea casual que, como he señalado antes, haya una relación estrecha entre la cuantía y extensión del Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria y el número de personas u hogares en situación de inseguridad alimentaria en Estados Unidos (en 2013, 49 millones y 17,5 millones, respectivamente, según Household Food Security in the United States in 2013 del Departamento de Agricultura de Estados Unidos).

7. En cualquier caso, agradezco mucho a Ricardo Galli que se ocupara de mi comentario. Me ha recordado que en Twitter (y en cualquier otro lugar) hay que ser cuidadoso cuando se traslada información procedente de otros autores y que en ese medio es fácil que se produzcan malos entendido. Trataré de evitarlos en el futuro.

Post Scriptum. Acabo de leer una vez publicado este post que molesto a Ricardo Galli cuando afirmo que su comentario se alinea con la posición conservadora. Retiro esa expresión (aunque dejé claro que no me refería a que él personalmente se incluyera en esa definición) con la que simplemente quería señalar que hay diferentes posiciones interpretativas sobre el aumento del número de personas suscritas al Programa. Y le pido disculpas si se siente ofendido por eso.

El mundo no es exactamente como nos dicen. La gente tampoco

Escuchar

Tratan de convencernos a diario de que la gente es egoísta y de que solo trata de satisfacer su propio interés. Este video está en inglés pero no hace falta conocer esa lengua para descubrir que las personas -como este americano sin hogar- no somos siempre exactamente como nos dicen que somos.

¡Felices fiestas!

Incendiarios de aulas

Escuchar

En mi artículo de esta semana en El País Andalucía escribo sobre las críticas que se le vienen haciendo a la universidad española, a mi juicio cargadas de mala intención y de exagerada condena. Yo creo que el “templo de la inteligencia”, como la definió Unamuno, es más necesario que nunca para que florezca la concordia, el respeto y la paz en una sociedad cada vez más dada al cainismo y la violencia. Puede leerse aquí.

Universitarios por una Economía más Justa

Escuchar

Me complace presentar en esta web la iniciativa Universitarios por una Economía más Justa que se presenta como “un proyecto que pretende reflexionar de forma crítica sobre el actual sistema económico global, mediante diferentes actividades que tratan temas ligados a la economía como pueden ser la globalización, el desarrollo global, el consumo responsable o los impactos sociales de las empresas, etc.”. Según sus impulsores, “es importante tener espacios para ello en lugares como la Universidad, donde tradicionalmente se ha divulgado una única visión de la economía, conformada por ideas como la de la “mano invisible” del mercado que asigna los recursos de la mejor manera posible, la de que la búsqueda del beneficio individual llevará al beneficio colectivo o la de que el Estado es ineficiente y debe dejar hacer al mercado. Son ejemplo de una visión cientista de la economía que está demostrando ser equivocada poniendo en cuestión nuestro modelo de desarrollo. La economía necesita ser recuperada como herramienta social de transformación. Universitarios por una Economía más Justa es un proyecto de Ecologistas en Acción, Attac, Plataforma 2015 y más y Economistas sin Fronteras, que invita a todas a participar y a sumarse al debate sobre la necesidad de otro sistema económico”.

Animo a visitar su web (aquí) y a difundirla todo lo posible. Y como adelanto dejo aquí este video

 

El impacto económico de la desigualdad de género

Escuchar

Publicado en Público.es el 16 de diciembre de 2014

Se acaba de publicar hace solo unos días un nuevo informe del Bread for World Institute de Estados Unidos que analiza la relación entre las desigualdades de género y el hambre en el mundo (“When Women Flourish…We Can End Hunger). Un drama que mata cada día a unas 40.000 personas y que en España afecta ya a los dos millones de personas que, según el Ministerio de Agricultura, precisan de ayuda alimentaria.

El estudio de este año viene a de demostrar que el hambre, como tantos otros problemas., no afecta por igual a todas las personas sino que las mujeres y las niñas la sufren mucho más intensamente. Como ya han mostrado otros estudios, el 79% de las mujeres de los países en desarrollo dedican su tiempo de trabajo a producir alimentos, constituyen el 43% de la fuerza de trabajo dedicada a ello y son el 60% de todas las personas que pasan hambre en el mundo. Sigue leyendo

¿Salimos de la crisis?

Escuchar

En mi artículo de esta semana en El País Andalucía comento la idea que transmite el Gobierno sobre el final de la crisis. Desgraciadamente, no creo que sea cierto que haya pasado a la historia, como ha dicho Rajoy. Puede leerse aquí.

Felices Fiestas

Escuchar

Tengo el placer de trabajar en el mismo departamento universitario que Javier Sánchez-Rivas, que además de economista y buen profesor es el presidente y el alma de la Compañía Sevillana de Zarzuela. Me acaba de enviar su felicitación navideña y creo que es una buena oportunidad para hacérsela extensiva a todos los lectores y lectoras de la web. Así que con estas voces impresionantes en la puerta del rectorado de mi Universidad os felicito también a todos los que de vez en cuando os detenéis en estas páginas. No lo olvidéis, de nada sirve ni nada nos aporta lo que no vaya acompañado de paz, comprensión y bondad: ¡Felices Fiestas!

Y de regalo otros vídeos de la compañía

Se vende riñón

Escuchar

En mi artículo de esta semana en El País Andalucía comento la vergüenza que supone el tráfico de órganos y de personas en el mundo. Parece mentira que no haya manera de poner fin a un negocio tan inhumano. Puede leerse aquí.

Presentación en Sevilla del libro “La reforma progresista del sistema financiero” de Antonio Quero

Escuchar

El jueves día 11 de diciembre se celebrará un debate sobre la reforma del sistema financiero con motivo de la presentación del libro La reforma progresista del sistema financiero. Un banco ciudadano de depósitos y una tasa sobre el casino financiero (Editorial La Catarata) del que es autor Antonio Quero, Especialista de instrumentos financieros en la Comisión Europea.

En el debate, además del autor, intervendrán Paula Rodríguez Modroño, profesora de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad Pablo de Olavide, Juan Torres López, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla, y John Muller, columnista y ex Director Adjunto de El Mundo.
El acto se celebrará el a partir de las 19,00 horas en el Salón de Grados de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Sevilla ( Avda. Ramón y Cajal 1) y la entrada será libre hasta completar el aforo.
Están invitados los lectores de esta web y animo a difundir la convocatoria.