Tiempo de cambio en Andalucía

Escuchar

Publicado en El País Andalucía el 28 de marzo de 2012. Por Fernando Moreno Bernal, María Jesús Reina Fernández, Carlos Martínez García y Juan Torres López (miembros de la Junta Directiva de ATTAC Andalucía)

Antes de las elecciones ATTAC-Andalucía realizó un análisis de la situación y en este mismo diario reclamábamos el cambio de progreso que creíamos que nuestra tierra necesita. Nos parece que los resultados electorales del domingo pasado han mostrado que esa era la dirección que deseaba la mayoría del pueblo andaluz y quién prefiere que lo lleve a cabo.

Al respecto quizá sea oportuno tener ahora en cuenta algunas circunstancias principales.

La primera es que tanto el PSOE como Izquierda Unida se enfrentan a una enorme responsabilidad ante la ciudadanía. El PSOE no puede seguir repicando progresismo y al mismo tiempo estar en misa oficiando políticas neoliberales. Si va a preferir esto último, más nos valdría que formalizara un gobierno de concentración con el PP y se evitaran así innecesarios dimes y diretes. E Izquierda Unida debe comprender que las elecciones no se hacen para determinar quién tiene el programa más radical sino para generar mayorías que gobiernen y transformen la sociedad metiéndose si hace falta para ello en los charcos y llenándose de barro. No le vale, pues, con limitarse a dejar que los demás se manchen las manos ni abstenerse, salvo que desee convertirse de facto en una simple organización no gubernamental. Y a ambos les corresponde desde ya la responsabilidad de regenerar la vida política andaluza y de evitar para siempre que se produzcan más episodios de sinvergonzonería y corrupción.

La segunda es que la situación económica en la que estamos es extraordinariamente complicada y que los presupuestos de la Junta de Andalucía van a estar bajo mínimos en los próximos años, dificultando en grado extremo las políticas redistributivas que se han venido realizando. Por mucho que se puedan resistir o incluso frenar los recortes que se vienen imponiendo, como habrá que intentar, será inevitable actuar con severas restricciones de recursos y asumir muchos sacrificios, aunque será fundamental hacer que estos empiecen a recaer principalmente en quienes han originado los males que padecemos. Hay que saberlo porque eso significa que solo con una dosis excepcional de inteligencia colectiva, con total transparencia y con la máxima y constante complicidad de la sociedad se podrá evitar que esta legislatura termine mal y antes de tiempo.

De hecho, no podemos olvidar que la situación tan difícil que estamos viviendo no es exclusiva de Andalucía. Todo lo contrario. Con independencia de ciertas singularidades, lo que sufrimos aquí, como en el resto del mundo, son las consecuencias de una crisis más del capitalismo, un sistema que cada vez se muestra más incapaz de satisfacer las necesidades humanas y los equilibrios básicos del planeta. Y no es fácil hacer frente a esto. Tratar de salir de la crisis reforzando las relaciones de propiedad que lo sostienen y dando más libertad a los grupos de poder económico y financiero que lo dominan, como está ocurriendo, es una quimera y solo nos lleva a empeorar la situación. Pero también lo es limitarse a decir que hay que acabar con el capitalismo que causa la crisis y luego no ser capaz de dar pasos concretos en la transformación del día a día y en las condiciones de vida de las personas.

En tercer lugar, nos parece que la clave para salir adelante con éxito de esta nueva fase política es que en Andalucía aprovechemos las circunstancias tan críticas en las que nos encontramos, y también el renovado impulso político que han supuesto los resultados electorales, para modificar las inercias que nos vienen dominando. Cambiar el modelo productivo es algo que lleva mucho más que una legislatura pero en cuatro años sí se puede reorientar con otras bases que generen más recursos endógenos y nos hagan a todos menos dependientes y acomodaticios, fomentando la innovación y la creatividad, la creación de más y de nuevos tipos de empresas, sobre todo de economía social, y acabando con los pactos no escritos que han convertido a nuestra economía en esclava del urbanismo salvaje y de los pelotazos financieros.

Finalmente, creemos que si bien es cierto que la gobernación de esta nueva etapa debe recaer sobre el Partido Socialista e Izquierda Unida, la realidad es que éstos no podrán conseguir avances sustanciales si no favorecen lo más posible la participación y el debate social y la generación de un amplio bloque social de progreso que actúe de cortafuegos y como contrapoder frente a las tensiones a las que sin duda va a estar sometida Andalucía en los próximos años. Si los partidos que gobiernen se limitan a asumir la representación de la sociedad sin hacer que ésta sea la verdadera protagonista de la vida política en nuevos espacios y con nuevas formas de gestión y decisión, su liderazgo va a ser impotente, frustrante y muy efímero.

22 pensamientos en “Tiempo de cambio en Andalucía

  1. Precisamente a IU le duele la boca de decir que hay que juzgar a los responsables de esta crisis, así que no le pases la pelota a esta formación política como si fuera responsable de que el Psoe no quiera hacer un pacto que favorezca a los ciudadanos de a pié. IU si que quiere dar esos pasos concretos para acabar con esta mala situación, pero el Psoe (PPsoe) no quiere. IU siempr está pidiendo eso que se favorezca el debate y la participación ciudadana. Siempre. Jamás IU llegó al poder como para culparla. El psoe prefiere la miseria de los ciudadanos a enfrentarse a sus AMOS y amigos los banqueros.

  2. Lo expuesto en su último párrafo es lo que deseo que ocurra. Ahora bien, estamos hablando del PSOE y ahí es donde me asaltan, por desgracia, todas las dudas. Con sus políticas de “gestos” poco avanzaremos.
    Gracias y un saludo.

  3. Bueno, yo lo que me espero tal como ha quedado la situaciòn es que esto siga siendo mas de lo mismo porque del PSOE, no espero que sea nada diferente pues despues de 30 años de disfrute del cortijo andaluz realmente el estado en el que nos encontramos lo han favorecido ellos; el abuso sistematico del poder, el despilfarro,el robo institucionalizado, el amiguismo y compadreo han sido la tonica dominante del partido en el gobierno; IU ha ganado los escaños prometiendo que no ivan a seguir siendo la voz de su Amo que es lo que han sido hasta ahora; la ocasiòn la pintan calva, y ellos tienen la obligaciòn de ser creativos y no conformarse con unas lentejas que les callen la boca………a ver que pasa.

  4. Muy de acuerdo, pero unas letras para insistir en la necesaria (imprescindible) regeneración ética de la política. Todavía no he oido al partido que ha perdido las elecciones (el PSOE por si alguien lo duda) ni una palabra asumiendo la pérdida de votos que, en mi opinión, se fundamenta, sobre todo, en el asco que nos producen los casos de corrupción (ERES y otros) y la horterada insoportable que suponen los gastos y los lujos de algunos de sus más significados representantes, así cómo la alegría con la que destcados “socialistas” aceptan puestos en consejos de administración de grandes compañías. Si no se dan cuenta de que por ahí se le han ido cientos de miles de votos y actúan para corregirlo, es que esto no tiene arreglo.

  5. IU tiene la oportunidad de decir a sus votantes que ha madurado y que está dispuesta no solo a gobernar, sino a limpiar la política de Andalucia de corrupción y enchufismos. A iniciar la democracia directa, con consultas a los ciudadanos y a abrir todas las expectativas de crecimiento sostenible para que se presente como una alternativa real, madura y con buenas ideas y resultados.

    Estaré expectante para analizar los pasos que se den.
    Saludos.

  6. Las intenciones son buenas, cambiar el modelo productivo es una necesidad, arreglárselas con menos presupuesto es una imposición, que sigamos con el mismo partido que nos ha gobernado durante 30 años, una evidencia. Nada nuevo bajo el sol.
    Necesitamos imperiosamente pasar de las buenas intenciones a los hechos, a las acciones: ¿cómo hacemos para que sean los responsables de la crisis los que paguen sus consecuencias, si gran parte de la culpa la tienen precisamente los que nos tienen que sacar de aquí?
    Me parece que la alegría de que no haya ganado “el enemigo neoliberal” nos ha obstruído la mente: no nos engañemos, vamos a ser gobernados por los mismos que nos han metido en este pozo. La solución al problema debe pasar por lo que los ingleses llaman “people empowering”: la gente debe de tomar las riendas y conducir a su comunidad a una posición más sostenible, económica y medioambientalmente ¿Cómo? Se aceptan propuestas, pero la educación “is a must”

  7. Me parece, querido Juan, que si Izquierda Unida no pone el coraje necesario para obligar al PSOE andaluz a depurar su organización interna con una profunda “catarsis”, y si éste no asume críticamente su pasado, difícilmente se podrán conseguir tus encomiables deseos.
    Son muchos años de disfrute de poder omnímodo en las instituciones por parte de miles de “pata negra” del PSOE. ¿Crees que se resignarán a volver al mercado de trabajo? ¿Qué hacer con ellos?

  8. Palabras, palabras, palabras,…
    Me parece muy razonable que se consulte a las bases de IU sobre el posible pacto con el PSOE (parece que ha sido Sánchez Gordillo quien lo ha sugerido).
    Si se acepta el pacto, por escrito, por favor, y que todos sepamos lo pactado.
    Respecto a la responsabilidad de IU en estas circunstancias, o sea, por ejemplo, que ayude a regenerarse al PSOE: que se regenere solo, es su problema, son mayorcitos, han hecho lo que han hecho a plena conciencia (es su ideología). La sinvergüencería (palabra usada muchas veces por ud, aunque referida a otros) es su (la del PSOE) forma de ser, no de estar.

    Nota. Creo que no volveré a utilizar la palabra “sinvergüenza”; es un término no científico y que devalúa, además, cualquier análisis político.

    Saludos.

  9. Visito Andalucía con alguna frecuencia y de todos era conocido y consentido las corruptelas de los famosos “PER”. Mujeres con 60 años, que no habian trabajado en su vida limpiando la iglesia del pueblo, para juntar unas peonadas, maridos que trabajando sus huertos de limones , aguacates,mangos, haciendo peonadas para sacarse un sobresueldo etc.Todo el mundo lo sabía, los forasteros les decíamos que así no se iba a levantar Andalucía, y ya lo ven, el mayor paro de España.

  10. Yo estoy con Anguita, plantear algún acuerdo muy concreto con el PSOE, apoyar la investidura y a la oposición. En el gobierno IU no tiene nada que hacer, llevarse alguna concejalía de poco peso, sin control presupuestario y sin poder desplegar su programa. En la oposición a presentar proyectos e iniciativas y ya veremos que se consigue aprobrar. Todos quedarán retratados. Meterse en el Gobierno con el PSOE sólo llevará a IU a ser incluída en el mismo saco, estando enormemente limitada, mientras el PSOE podrá aprobar con el PP todo lo que no acepte IU.

    Aquí el único que se tiene que desplazar políticamente es el PSOE, porque para hacer lo mismo que vienen haciendo estos, es decir política socioliberal o neoliberal, ya están ellos. Ya basta de gobiernos que se tildan de izquierda y en el Gobierno aplican políticas de derecha, con el cuento del pragmatismo, y demás excusas, que apuntan un mensaje desolador de que las políticas de izquierda no son viables en el poder.

    Esta visión del artículo, es absolutamente idealista, en el sentido de que no tiene respaldo empírico, ni análisis histórico ¿ En que ha cambiado el PSOE de Andalucía en estos días? ¿ Es acaso Griñán distinto del de antes de las elecciones? ¿ Se ha obrado alguna conversión sauliana y no nos hemos enterado?

  11. PARA IR TOMANDO NOTA:

    La polémica ley de reforma de la sanidad pública en Reino Unido, que abre la puerta al sector privado, entrará en vigor en Semana Santa, tras varios meses de debate en el Parlamento británico.

    Después de más de mil enmiendas, la Cámara de los Lores votó a favor de la Ley de sanidad y atención social, y después los Comunes rechazaron una propuesta de la oposición laborista para retrasar su aprobación. El Partido Laborista ha prometido seguir luchando contra la reforma y revocar los cambios si vuelven al poder en las elecciones de 2015.

    La ley ha causado una gran polémica en Reino Unido porque reforma radicalmente la estructura del Servicio Nacional de Salud (NHS), muy querido por los británicos.

    Desde que el ministro de Sanidad, Andrew Lansley, planteó la reforma del NHS hace 14 meses, ha suscitado la oposiciónde la profesión médica, sindicatos, oposición laborista y gran parte de la opinión pública según las encuestas, pero finalmente ha quedado aprobada con el apoyo de los conservadores y los liberaldemócratas, socios en el Gobierno de coalición. (aunque los liberaldemócratas más críticos con la ley, se abstuvieron posteriormente a que las bases del partido se opusieran al texto).

    La ley plantea eliminar las fundaciones que hasta ahora gestionaban el presupuesto sanitario y traspasa esos poderes a los médicos de cabecera en los ambulatorios, quienes podrían delegar esta responsabilidad, si así lo prefirieran, a empresas subcontratadas. Además, se autorizará a que instalaciones del NHS sean utilizadas por el sector privado -lo que, según muchos profesionales sanitarios, aumentará las listas de espera en detrimento de los pacientes sin recursos-, mientras se abrirá el acceso a nuevas compañías proveedoras de productos y servicios.

    El modelo que inspira la reforma parece ser el americano, que sin mantiene a un amplio porcentaje de su población sin cobertura sanitaria alguna. En la ley británica, triunfan los intereses de los grandes lobbies relacionados con la salud como negocio: compañías farmacéuticas, grandes aseguradoras privadas, tecnológicas que monopolizan los polígonos de la salud, o consultoras privadas.

    Siete de cada 10 médicos de hospitales británicos rechazan el proyecto de reformas del Gobierno al NHS. El principal temor de esos profesionales radica en que los cambios podrían originar el desmantelamiento de la asistencia sanitaria y la seguridad social con su posible privatización. También mostraron temores por la ampliación prevista de la competencia entre los proveedores de salud y la elección para los pacientes.

    Los sindicatos y principalmente agrupaciones de profesionales se oponen a las privatizaciones del sistema sanitario y a la transferencia pronosticada de la gestión del presupuesto de salud a consorcios de médicos.

    El Colegio de enfermeras sentenció que la ley era “profundamente defectuosa” .

    Los laboristas advirtieron que los cambios conducirán a la fragmentación y mercantilización del NHS, además de amenazar su espíritu y propósito.

    http://blogs.publico.es/joan-carles-march-cerda/

  12. http://gerentedemediado.blogspot.com.es/2012/03/noticias-invisibles.html PARA IR TOMANDO NOTA

    El pasado martes y tras más de un año de intensos y acalorados debates en las mejores revistas científicas británicas, David Cameron consiguió aprobar the Health and Social Care Bill, la ley que abre la puerta a la privatización del National Health Service, y en definitiva, a la demolición de un modelo sanitario ( el sistema nacional de salud) que fue modelo de referencia durante el último siglo. Mientras un 21 de marzo (de 1946 ) Aneurin Bevan informó de la constitución del NHS, otro 20 de marzo ( pero de 2012), Cameron promulga la ley que posiblemente acabe con él. El modelo que inspira la reforma parece ser el americano, uno de los países del mundo con mayor porcentaje de PIB dedicado a gasto sanitario del mundo, y que sin embargo mantiene a un amplio porcentaje de su población sin cobertura sanitaria alguna. Como es fácil suponer, el que de verdad triunfa es el invisible mercado y los intereses de los grandes lobbies relacionados con la salud como negocio: compañías farmacéuticas, grandes aseguradoras privadas, tecnológicas que monopolizan los polígonos de la salud, o consultoras privadas como McKinsey .
    La noticia, de amplia repercusión lógicamente en los medios de comunicación británicos, no ha tenido ninguna repercusión en los medios españoles, incluidos aquellos que se hacen llamar progresistas, y que tan preocupados aparentan estar por el mantenimiento del sistema nacional de salud.
    The Health and Social Care Bill no solamente ha puesto en la picota en el Reino Unido a la derecha, que ha sacado la ley adelante con la oposición frontal de la abrumadora mayoría de profesionales sanitarios, sino a su socio de gobierno (el partido liberal demócrata de Nick Clegg que ha traicionado escandalosamente sus principios esenciales) y también al laborismo moderno de Tony Blair y su tercera vía, responsable de abrir la puerta del corral para que entrara el lobo.
    Mientras tanto los partidos políticos españoles andan tirándose a la cabeza el copago, fantástico señuelo que tiene entretenidos a unos y a otros, con esa afición tan española de simplificar las cosas y considerar que atacar el copago es síntoma de progresismo, como si no existiera copago desde hace décadas. Una demostración más de lo que Meneu y Peiró llaman “la vergonzante y reiterada exhibición de impudicia de nuestros legisladores”. que han sido incapaces de abordar el desatino que supone mantener “una prestación farmacúetica financiada agregadamente con recursos públicos de manera casi total (95%), pero compatible con un copago nominal muy elevado (40%), y sumamente injusto en su distribución”, como señalan ambos en el capítulo que escriben en la Refundación de la Atención primaria de Vicente Ortún..
    Decía Napoleón que cuando el enemigo anda equivocado conviene no distraerle, y eso deben pensar los muñidores en la sombra de la verdadera reforma que posiblemente nos espere, si no somos suficientemente sensibles para interpretar las señales de humo que nos llegan desde Gran Bretaña. A pesar de que el gasto sanitario privado supone ya cerca del 30% del total en España ( 10 puntos porcentuales más que el Reino Unido), y a pesar de que las concesiones administrativas a los sospechosos triángulos que forman constructoras, entidades bancarias y por supuesto aseguradoras privadas, prosiguen su proceso de diseminación de metástasis en el cuerpo enfermo del Sistema Nacional de salud, nadie parece prestar atención a las consecuencias que podría tener para nuestro sistema una reforma como la inglesa.
    Hoy he coincidido con un colega británico de la Universidad de Sheffield en el marco del Comité Académico de nuestro proyecto común, el Máster en Salud Pública Europubhealth. Le pregunto sobre las consecuencias de la ley aprobada por Cameron. Me responde que es una tragedia. Me confirma que la mayoría de la profesión ( médicos, enfermeros, farmacéuticos) está en contra. Y que por desgracia el proceso de destrucción puede ser irreversible. Sin embargo la población no es consciente de los tiempos que se avecinan: ha calado la idea de que la competencia es buena (cualquiera piensa en las compañías de móviles), pero la introducción de compañías privadas no implicará competencia en calidad, sino en costes. Se están cerrando hospitales, están aumentando las listas de espera, se está deteriorando la calidad ( más del 40% del staff del NHS no recomendaría los servicios sanitarios a sus familiares). La población británica no ha estado suficientemente informada de lo que se avecina. ¿La nuestra?. Aún menos.

  13. Hacia tiempo que no leía nada tan ilusionante desde la izquierda.

    Dudo que nuestros políticos de izquierda tengan la voluntad de “arremangarse” y ponerse a trabajar en serio. Es mucho más fácil seguir disfrutando de los “privilegios”, ampliar los “privilegiados”.

    Por una nueva Izquierda. Izquierdas.

  14. ¿Cómo se gobierna y se transforma la sociedad con un 50% en contra? ¿Cómo se logra “un amplio bloque social de progreso que actúe de contraponder frente a las tensiones” que nos van a “crujir” ya mismo de gobernar PSOE? El tema es de muy difícil solución. El partido socialista tendría que dar un giro en Andalucía que no le van a permitir. E IU tendría que atemperar (aunque sea ligeramente) su postura. El consenso contra natura PP-PSOE sería dar el primer paso para la desaparición de éste último.

  15. Coincido plenamente con los autores del artículo. Haber salido beneficiados con el mandato de las urnas y no entrar en gobierno con PSOE (poniendo sus condiciones, en claro, en alto y que tod@s las conozcamos), es el colmo de la ignominia. No hacerlo es también un Harakiri político, sería, como dicen los autores, para colgarse el cartel de ONG desde ya. Yo si creo que IU tiene una gran oportunidad de hacer regenerar la política de pedernal del PSOE. ¡Si no tenemos esperanza (y control ciudadano)!, pues vaya fiasco las elecciones…

  16. Primero la impresión que uno saca al leer el artículo es que la responsabilidad de conseguir o no los objetivos se encuentran más en el tejado de IU que en el del PSOE (que desde luego no esta dirigido por socialdemócratas sinceros), despachándose en dos líneas y media lo acontecido hasta ahora en el PSOE aplicando las mismas políticas neoliberales que el PP. Sin duda hay una gran responsabilidad ante la ciudadanía desencantada (la de l@s trabajadores-as que no han ido a votar, la del movimiento del 15-M), por parte de IU ya que del PSOE no la esperan. Pero intentar ridiculizar las probables resistencias a querer cogobernar con el PSOE por las buenas, como si nada hubiera pasado y responsabilizar de ello a IU, me parece que es darles la espalda a esa ciudadanía y a la posibilidad de articulación de un bloque social de progreso. No se puede de la noche a la mañana hacer borrón y cuanta nueva. Sin embargo es cierto que IU debe respetar sus compromisos, que fueron parar a la derecha y las políticas de derechas por eso no puede favorecer un gobierno del PP con su abstención, pero el PSOE deberá también demostrar más allá de las palabras que se gira a la izquierda, un giro que como bien decís deberá apoyarse en un movimiento amplio para lo que se debe dar la participación más amplia, no sólo en los acuerdos, sino en la acción, planificación y fiscalización del gobierno ( como bien ha planteado Alberto Garzón hay instrumentos telemáticos para que cualquier ciudadano pueda realizar esa tarea). Y para ello entre el PSOE e IU muy probablemente tan sólo se cuente con la colaboración y el empeño de IU, pues ese movimiento también será necesario para empujar también al PSOE en esa dirección. Equilibrar las opiniones en los artículos en su justa medida es importante, pues compartiendo los criterios de los firmante del artículo sin embargo me he visto en la obligación de matizar lo que entiendo es la manifestación del miedo a que IU al igual que en Extremadura deje gobernar al PP, pero ya lo han dicho hasta el artazgo no votaran un gobierno del PP, ni siquiera el de concentración que el PP propone al PSOE.

  17. El principal problema que yo veo es que el PSOE no es un partido de izquierdas y que las declaraciones de Cayo Lara, han ido en el sentido de facilitar subordinar sus diputados a los deseos de los pesoistas (“Son la formación política más votada” creo que dijo) Ese servilismo puede ser mortal para IU. IU debe de ser ambiciosa y agresiva con el PSOE, si este quiere llegar a gobernar en Andalucía. Si no dentro de cuatro años volverá a un diputado o tal vez menos. Mejor en la oposición que haciendo políticas de gestión de derechas o asistencialistas subordinadas al PSOE. Con mentalidad de esclavo y de siervo no se va a ningún sitio, para que IU acabe siendo el manporrero del PSOE, mejor votar a Rubalcaba y prescindir directamente de IU, o mejor votar directamente al PP.

    Comparto, en este sentido lo que afirma Juan: “Si los partidos que gobiernen se limitan a asumir la representación de la sociedad sin hacer que ésta sea la verdadera protagonista de la vida política en nuevos espacios y con nuevas formas de gestión y decisión, su liderazgo va a ser impotente, frustrante y muy efímero.”
    Sobretodo lo de efímero.

  18. Debe usted estar de broma. ¿Qué espera usted de una IU que se ve contra la espada y la pared? Todos sabemos lo que pasa cuando un partido como IU pacta con PSOE: en las siguientes elecciones IU es borrada del mapa.

  19. Solo decir que desde Canarias también se ve con simpatía esta iniciativa, porque no todos compartimos desde aquí lo que se dice en Canarias Semanal. Hay que pringarse e intentar el cambio verdadero y a mejor en Andalucía. Y sobre todo hay que explicar a los ciudadanos por todos los medios que se posean las políticas que se emprenden por parte de IU. Yo, si fuera IU de Andalucía, o el PCA, lo primero que haría es poner en marcha una radio para informar a la ciudadanía y evitar la desinformación y manipulación a la que nos someten los medias convencionales. Aunque parezca una idea estrambótica a bote pronto, creo que es la mejor manera de estimular a la ciudadanía a participar, a expresar toda la madurez de la que es capaz y a alcanzar de una vez el carácter rector y protagonista que se merece en la vida y en la política pública.

  20. Resulta interesante las diferentes diatribas a que da lugar el artículo. Muchas de ellas son, desde mi parecer, muy acertadas. Así que no voy a repetir. Quiero solo acercarme a un planteamiento que entiendo importante. Aunque el momento actual exige una respuesta concreta a cómo gobernar Andalucía, si es con un gobierno de izquierdas entre PSOE e IU, o un gobierno solo el PSOE con el apoyo de investidura de IU -la opción PP/PSOE, no la considero por pornográfica-, me parece que el planteamiento debe girar sobre la oportunidad, en la teoría y en la práctica, para un acercamiento de las formaciones de izquierda. Suelo ser habitual que Andalucía en materia política y en muchas otras suele ir a remolque de las iniciativas de otros territorios. La posibilidad de un gobierno de izquierdas o un gobierno del PSOE apuntalado inicialmente por IU,¿ permite una aventura hacia un nuevo planteamiento de la unidad de las izquierdas, desde las bases y fundamentalmente desde éstas?…

Deja un comentario