Unidad ciudadana

Escuchar

Publicado en Público.es el 16 de marzo de 2013

Hace ya cinco años que la crisis empezó a mostrarse con todo su vigor y que los economistas más críticos comenzamos a advertir de lo que se venía encima. Desde entonces hemos venido analizándola, haciendo propuestas constantes y señalando sus peligros y las circunstancias más favorables que había que tratar de crear para poder hacerle frente mejorando en la mayor medida de lo posible el bienestar de las personas. En un artículo que publiqué el 10 de septiembre de 2007 exponía la que me parecía que la verdadera naturaleza de la crisis y decía que había alternativas pero que no podrían llevarse a cabo “si los ciudadanos no son capaces de negar el estado de cosas actual, de imponer su voluntad sobre la de los mercados en donde gobiernan los poderosos y para ello es preciso no solo que sean conscientes de la naturaleza real de estos problemas económicos sino que tengan el poder suficiente para convertir sus intereses en voluntades sociales y éstas en decisiones políticas” (Diez ideas para entender la crisis financiera, sus causas, sus responsables y sus posibles soluciones). Mensajes parecidos, si no idénticos, divulgaron otros economistas, asociaciones, sindicatos y organizaciones de todo tipo.

Pero a pesar de saber desde el principio lo que iba a suceder y de disponer de suficiente información y de conocer las alternativas, lo cierto es que no se ha conseguido articular la fuerza social y política suficiente para frenar los recortes sociales y el desmantelamiento de la democracia.

Es cierto que se han llevado a cabo experiencias novedosas y rompedoras, como el 15-M o los movimientos de indignados en otros lugares del mundo, que ha habido más unidad de acción que nunca, que el número de personas que acude a actos, conferencias, seminarios, reuniones en plazas, manifestaciones, etc. es mucho más elevado que antes de la crisis. Y creo que igualmente es cierto (o al menos yo lo percibo) que hay un “deseo” de que la respuesta social vaya a más, de involucrarse y de ayudar a que cuajen alternativas que pongan fin a lo que está pasando.

Hemos avanzado, es verdad pero no lo suficiente. No podemos olvidar que vivimos en situación de emergencia, que muchos de los cambios que está llevando a cabo el Partido Popular (y que empezó a aplicar antes el Partido Socialista) pueden ser irreversibles durante muchos años, y que no hemos sido capaces de evitar casi ni una sola de las grandes agresiones a los trabajadores, a los sectores sociales más débiles o a la ya de por sí débil democracia que tenemos. Que ni siquiera han cesado los desahucios, que la pobreza sigue aumentando, que cierran miles de pequeñas y medianas empresas perdiéndose con ellas miles de puestos de trabajo,… y que, muy posiblemente, todo eso no ha terminado, ni muchísimo menos.

¿Por qué no avanzamos?

Por eso que creo que es fundamental preguntarse por la razón de la impotencia, de la incapacidad para movilizar a toda la gente necesaria y sobre lo que se debería hacer para ser más efectivos frente a la agresión que tanta gente sufre y rechaza.

A mi juicio, la primera razón es que el neoliberalismo ha creado condiciones muy idóneas para multiplicar el número de personas que no se defienden a sí mismas porque el paro, la deuda, el trabajo precario, la pobreza, la doble jornada de las mujeres o la exclusión amedrentan a quienes los sufren. Ha creado seres humanos individualistas, que se aíslan, que actúan ensimismados, sin apenas capacidad para mirarse en los demás para descubrir que cada uno de nosotros es también el otro o la otra de alguien. Han destruido los lazos solidarios y, por tanto, se hace muy difícil que se den la coalición y el compañerismo

En mi opinión, las corrientes progresistas, o simplemente opuestas a todos estos fenómenos de explotación y de deshumanización, no han sabido hacer frente a este nuevo tipo de sociedad y de seres humanos.

Por eso creo prioritario que todos estos sectores opuestos a lo que está pasando hablen y se dirijan de otro modo a la gente, con pedagogía y no desde la abstracción ideológica, para que puedan entender su discurso alternativo no solo los convencidos sino la gente humilde, la inmensa mayoría de la sociedad, enseñándole cómo le roban los bancos, las eléctricas, los políticos corruptos, cómo le mienten los grandes medios de comunicación, por qué le quieren quitar el médico del seguro para ponerle otro de pago o por qué dicen que hay que hacer recortes en aras de una falsa austeridad. Y llevando eso a un programa de acción política alternativa muy elemental, de justicia económica, de auténtica democracia, de independencia frente a potencias extranjeras y de castigo de los culpables.

La segunda causa de nuestra impotencia es la desunión. Es inconcebible que los sectores que están enfrentándose a la agresión neoliberal no logran ponerse acuerdo. ¿Como es posible que ahora mismo estén funcionando en España, cada uno por un lado, los sindicatos, las mesas de convergencia, las asambleas constituyentes, el Foro Cívico de Anguita, la cumbre social, los socialistas de izquierda, la convocatoria social de Izquierda Unida y otros partidos progresistas, el 15-M, las Mareas, el Partido X, más alguna otra plataforma que quizá no conozca, cuando en realidad todas proponen prácticamente lo mismo, es decir, frenar las agresiones que se están produciendo, evitar los recortes de derechos sociales y hacer que la crisis la paguen quienes la han provocado?

Es imprescindible que dejemos de lado lo que nos diferencia para hacer frente a un enemigo común, sobre todo, cuando también es un hecho que todos contemplamos al mismo enemigo: el capital financiero, los bancos, las grandes corporaciones empresariales, los grupos políticos, mediáticos, judiciales, etc. que los apoyan, y algo a lo que llaman democracia pero que no lo es.

Es impostergable promover ya la más amplia unidad ciudadana, de las plataformas, sindicatos, partidos, movimientos, organizaciones y personas que están en contra de la agresión que se viene realizando contra “los de abajo” para apoyar un acción unitaria de respuesta y de cambio.

Finalmente, no avanzamos porque quienes se enfrentan a las agresiones y recortes de derechos no terminan de articular una respuesta política efectiva capaz de frenarlas. Para conseguirlo no basta con organizar respuestas fuera de las instituciones. El poder “de la calle”  es insustituible pero también insuficiente. Los poderes que hoy día nos oprimen se quedan tan anchos si salen millones de personas a la calle un domingo y el lunes pueden seguir en el parlamento y el gobierno elaborando y aplicando sus leyes.

Tenemos que salir a la calle pero también tenemos que llevar la voluntad de la gente a los parlamentos y llegar al gobierno. Tenemos que ocupar el Congreso pero de verdad, haciendo que entren en él docenas de parlamentarias y parlamentarios de nuevo tipo para denunciar el poder oculto de banqueros y patronales que no se presentan nunca a las elecciones, para bloquear las agresiones legales que hacen desde allí y para promover y asegurar que se hagan otras más favorables para los trabajadores, para las gentes humildes, para la naturaleza, y para los pueblos más pobres del planeta.

Hay que meter al menos a 150 o 200 diputados y diputadas en el Congreso como auténticos representantes de la calle y de una nueva mayoría ciudadana. La inmensa mayoría de los que están allí no nos representan y se pueden echar fuera si nace un sujeto político que sea “otra cosa”, de nuevo tipo, participativo, sometido a la voluntad colectiva y ajeno a los vicios de las viejas burocracias partidistas, si se organizan candidaturas ciudadanas con elecciones primarias de candidatos, con estatuto del diputado o diputada que contenga sus derechos económicos, políticos, los periodos de mandatos, el procedimiento de revocación, etc. y si no se forman como una simple sopas de letras sino como expresión de la movilización y del empoderamiento de la gente en la calle.

Propuestas

Los promotores de todas las plataformas que se han ido creado en estos últimos tiempos para hacer frente (estoy seguro de que con la mejor voluntad) a esta agresión deben acordar su disolución para promover la creación desde las bases de un nuevo espacio unitario de encuentro y movilización que recoja las actividades de todas las anteriores, que se abra en la mayor medida de lo posible a toda las sociedad y que obligue a que dimita un gobierno que incumple su programa y que es incapaz de solucionar los problemas de España.

Se debe elaborar y proponer un programa de mínimos que plantee la desobediencia civil ante tanta injusticia, que señale todo aquello por donde no estamos dispuestos a pasar y ofrezca alternativas.

Y hay que llamar y al mismo tiempo auto convocarse para que la gente se organice desde la base para generar una auténtica red de ciudadanía comprometida y activa, protagonista de la vida política, que culmine en la preparación de nuevos modelos de candidaturas en todas las provincias con el objetivo de estar preparados para participar en las próximas elecciones con protocolos de actuación que salvaguarden la democracia deliberativa (que no tiene por qué entenderse como galimatías asambleario), la participación efectiva, elecciones primarias y que garanticen un nuevo modo de ejercer la representación ciudadana.

Finalmente, es muy importante que quienes promuevan estas acciones sean conscientes de que sus propuestas no deben hacerse pensando solo en las mujeres y hombres de izquierdas o de sus misma sensibilidad ideológica o política sino para toda la sociedad.

De hecho, es materialmente imposible que las reformas urgentes que hoy día necesita España se puedan llevar a cabo solo por lo que tradicionalmente se sitúa en el campo de la izquierda. Hay sectores sociales y miles de personas que no tienen por qué sentirse ideológicamente identificados con los planteamientos filosóficos o políticos de quienes somos de izquierdas, pero que coinciden totalmente con las propuestas de regeneración y reconquista de los derechos que planteamos: que quieren que se pidan responsabilidades, que no se permita robar, que se combata la corrupción, que se garantice la financiación a la economía antes que los privilegios de la banca privada, que se facilite la creación de empresas y de empleo eliminando nuestra dependencia de las grandes multinacionales y grupos bancarios, que las instituciones se corresponsabilicen con el cuidado de los dependientes a través del gasto social o que se respete el medio natural por encima de todo.

Por eso es igualmente fundamental que ese nuevo sujeto político se abra a otras opciones que desean salir del régimen caduco de una transición que mantuvo prácticamente intacto el poder de los grupos oligárquicos y que ha ido degenerando la vida política y la democracia poco a poco. Hay que buscar y conformar alianzas amplias para regenerar nuestra sociedad y para avanzar hacia una institucionalidad diferente y plena y realmente democrática.

Me parece que todo esto es urgente y que para ponerlo en marcha solo hace falta que las personas normales y corrientes quieran comprometerse y actuar como lo que son, dueñas de sus destinos. En Sevilla y en otros puntos de España nos hemos empezado a auto convocar personas de diversas procedencia y sensibilidades que queremos cambiar y fomentar la unidad ciudadana. ¿Por qué no intentarlo cada vez con más gente y en más lugares?

36 pensamientos en “Unidad ciudadana

  1. “¿Por qué no avanzamos?”

    Muchos son los motivos pero el principal, probablemente, es que los Sindicatos nos frenan. Dos hechos de suma gravedad han merecido la convocatoria instantánea de huelga general indefinida: la ignominiosa modificación de la Constitución a favor de los poderes financieros y la (contra)reforma laboral. Dos batallas perdidas sin siquiera luchar.

    No creo que disolver las diversas plataformas que hacen lo que pueden contra viento y marea sea un buen enfoque por mucho que se pretenda una unión de fuerzas. No es un problema de los que ya luchan, es un problema de los que miran inmovilizados por el miedo y convencidos de que la guerra está perdida.

    Propongo una lucha bien fácil y efectiva a medio camino entre la huelga general indefinida y no hacer nada: HUELGA PROGRESIVA.

    Se trata de ir incrementando progresivamente el número de días que se hace huelga hasta conseguir los objetivos propuestos. La huelga se efectúa todas las semanas pares (o las impares) de tal forma que se empieza por una huelga de un día (lunes por ejemplo), la semana siguiente no se hace huelga, la siguiente se hacen dos días, la siguiente no se hace, la siguiente se hacen tres días, etc. Llegados al extremo de hacer seis días seguidos de huelga (de lunes a sábado) se continúa indefinidamente haciendo huelga semanas alternas completas, es decir, una semana de huelga y una semana “normal” repetidamente.

    Evidentemente ningún sindicato mayoritario apoyará jamás una lucha tan drástica, así que tendría que ser una Coordinadora de Plataformas la que tomase la iniciativa.

  2. Lástima que en esas iniciativas no se cuente con la mayoría de la izquierda, ni con la mayoría sindical…ni con grupos políticos que representan a muchos…claro que eso si os reunis algunos y hablais nada menos que en nombre del 70 por ciento, que terpor nos provoca tanto populismo

  3. El Bosón de higgs , un gran descubrimiento, la partícula que une la materia, el cemento de la materia , la partícula de Dios.

    Queda por descubrir, lo que seria el mayor descubrimiento de la humanidad, el Bosón de higgs que una a las personas.

  4. Todas esas propuestas (por poner un ejemplo, una fiscalidad justa) son de izquierdas, aunque no sea preciso decirlo en un manifiesto o en unos estatutos. Solo hay que expresarlas, y , si gente de derechas está de acuerdo, pues que se adhiera y colabore, y vote por el grupo que las propone. Pero lo importante es que sea un solo grupo, aparte de que sea abierto a todos.

  5. Sr. Torres.- Acabo de leer en el diario Publico-digital, su artículo “UNIDAD CIUDADANA” con cuyo contenido me siento plenamente identificado.
    No obstante creo conveniente exponerle algunas cuestiones necesarias para que conozca el modo de ser de los castellonenses.
    He sido co-promotor de diversas iniciativas para organizar en Castellón una base social organizada con los pequeños núcleos que se “mueven” al margen de los partidos y sindicatos, siempre con resultado negativo.Nos opusimos en la decada de los 90 a la subida del 125% de la tasa de basuras con 13.000 firmas (el 10% de la población) y una demanda via administrativa contra el Ayuntamiento, que perdimos. Creamos el “Foro Castellón Opina”, a los 5 meses se fue al traste. Hemos intentado con los jovenes anti-sistema y anti-capitalistas estructurar un movimiento, pero solo nos unimos en las manifestaciones. Los sindicatos UGT-CC.OO. van a lo suyo y no se mezclan con las otras organizaciones. En fin, somos pocos y como usted indica, dispersos.
    Actualmente se nota en la población el malestar pues ya se critican abiertamente los problemas y la situación que vivimos, cuando los castellonenses somos gentes muy poco dadas a exteriorizar los problemas.
    Por ello cfreo que es necesario para despertar el interés de las gentes, un mínimo de liderazgo, que sea conocido por su lucha o actitud social y preparado culturalmente. Digo esto porque somos personas que necesitan oir lo que sentimos para decidir participar. El 15-M nos defraudó al no querer organizarse políticamente y ello ha desmoralizado a muchas personas, máxime cuando en Castellón lo “coparon con debates interminables que aburrian absolutamente”los anti-sistema, anti-capitalistas, y CNT fundamentalmente.
    Hace pocas semanas estuvo en castellón Alberto Garzón, con un lleno de público como no se veia desde las primeras elecciones generales; me permití entregarle un escrito con dos preguntas: ¿Por que no elaboraban un documento I.U. para repartir en toda España (dado que las encuestas les dan un posible resultado historico que los aupe a gobernar en coalición) donde se diga las leyes actuales que piensan derogar y de manera escuetra sus propuestas económicas, sociales y laborales?. La otra pregunta era si contaban con personal suficientemente capacitado para gobernar y si habían pensado en Baltasar garzón, en otros.
    No me contestó por que no hubo tiempo.
    En fin, insisto en la necesidad de liderazgo para aglutinar y organizar, ya que la gente necesita que alguien les diga (con conocimiento de causa) que otras políticas son posibles para el cambio, pero quieren conocer a esas personas.
    Laamento la extensión de este correo pero he creido necesario esta exposición. Saludos y somos varios los que estamos dispuestos a colaborar en Castellón.

  6. Totalmente de acuerdo. Es muy desesperanzador acudir a las manifestaciones y encontrar diferentes grupos con diferentes consignas. Cada uno a lo suyo: los desahucios por un lado, las preferentes por otro, los parados por otro,los recortes sanitarios, los de educación, los funcionarios, los trabajadores de las distintas empresas privadas con sus problemas particulares.
    Sería conveniente buscar nexos de unión. Un himno o canción que se cantase al finalizar las manifestaciones no estaría mal. Yo abogo por “el canto a la libertad” de LABORDETA.

  7. Me ha encantado el artículo, todo esto es un proceso, y seguimos en ese proceso. Torres nos invita a hablar de lo que nos une, no de lo que nos separa. El proceso sigue y llegará. Además, no sólo escribe sino que actúa. Seguimos.

  8. Estoy totalmente de acuerdo con “cgs” y desde aqui le aplaudo.
    Por ahora, solo son las Plataformas han conseguido hacer algo verdaderamente efectivo, mirese si no, la Plataforma contra los desahucios de Ada Colau ( BCN) y lo que ha conseguido ese abogado tambien de Barcelona. Unámonos a elllas. Abrámos nuevas Plataformas con diferentes puntos de lucha. Se está demostrando que es la mejor manera de luchar y la mas efectiva.

  9. Soy Cecilia, trabajadora de Conservatorio Joaquin Turina de Madrid y mujer, además de pianista ocasional cuando me pagan sin tener que llamar al que me debe, por una miseria. En fin. Estoy aún con muchas ideas en la cabeza pero una de las que acabo de leer, me hace saltar de mi silla… y es la que dice que las mujeres pobrecitas, no cobran lo que se merece… pero los hombres precisamente por ser hombres, han de ser SEMIDIOSES… en todo. Hasta en el follar. Perdón pero considero que nos estamos pasando. Creo que en todo, tanto hombres como mujeres aportamos lo nuestro. Y nadie es mejor que nadie. Si lo que se defiende en un DERECHO y un LUGAR en el mundo, tanto para hombres como mujeres, al menos que sea dentro de que cada uno APORTA y se ACEPTA tal y como es…sin pretender que se sea, el mejor del mundo… vamos, digo yo!

  10. ¿Dónde estaban en las manifestaciones de ayer, día 16, los de CCOO y UGT? Vale que no convocaban los sindicatos. Vale que no había ninguna pancarta ni banderola de estos grupos (a mí no me hubiese importado). Pero tampoco estaban los miles de personas que suelen ir bajo aquellas pancartas y que tanto bien hacen en una manifestación. Tanto más cuando más se entremezclan entre ellos.

  11. Como no estar de acuerdo con muchas de las cosas que propone J. Torres y con la idea general. Se necesita esa convergencia en una alternativa democrática (económica y política) que electoralmente alcance el gobierno y empiece también a tener poder fáctico. Siempre combinada con la organización y movilización en la sociedad civil (imprescindible). Sabiendo que aun así va a ser difícil, pues los poderes actuales no se van a quedar quietos si se les toca en serio sus intereses. Para que nadie se llame a engaño, es importante decirle a la gente que es una lucha, no una negociación deportiva y caballeresca con “cristianos” adinerados de buena fe y que, por tanto, habrá que organizarse y prevenirse adecuadamente a todos los niveles. Insisto en esto porque tengo la impresión de que mucha parte del personal puede creer que es solo un asunto de votos y plazas.

    Algunos apuntes telegráficos:

    Mientras la situación social no rompa por dentro al poder y sus fracciones no se enfrenten entre si, gozando la formula PPSOE (u otra) de buena salud, va a ser muy difícil conseguir la hegemonía suficiente.

    Hay excesiva división en el seno de la ciudadanía de a pie (mayormente clases trabajadoras) y sus movimientos y organizaciones. Demasiado personalismo, sectarismo, posesión de la verdad, buenísimo… Demasiadas cabezas de ratón como para que se de una confluencia de todos en algo eficaz. Más bien pienso que una parte si podrá llegar a coaligarse, crear un fuerte polo y atraer a amplios sectores. No estaría mal.

    El programa democrático tiene que ser muy claro y sincero, señalando detalladamente a por lo que se va y lo que va a ser necesario hacer desde las instituciones y fuera de ellas para poder cumplirlo. Que la gente lo asuma y sepa igualmente lo que va a costar. Sin rebajas buscando “centros”. Y si no se consigue mas del 50% de los votos, pues no se consigue y a seguir peleando y acumulando fuerzas en torno al mismo (actualizándolo). Una mayoría electoral con “michelines” seria un triunfo en falso.

    Nos quieren trasladar definitivamente al modo de vida USA y su Estado Social mínimo y sus oligopolios privados máximos. Llevan tres décadas trabajándonos las mentes con sus seductores medias, vendiéndonos presentismo, juguetes electrónicos, adolescencia hasta los 30, precariedad como libertad, emprendizajes empresariales individuales de poca monta, sueños de “clases medias” y sus endeudamientos, etc., etc. Remontarlo va a costar lo suyo.

    De momento también funciona su fraccionar a la población en un porcentaje de pobres de solemnidad, otros que no llegan a fin de mes, están los que van tirando, mas los que han bajado el pistón pero se mantienen, con muchos que viven todavía bien, bastante bien y muy bien. Nos encontramos en “grandes” manifestaciones y huelgas “generales”, y pensamos que esta todo el país detrás. Y no es así. De algún lado saca los votos el PPSOE. La sociedad esta dividida por muchos intereses individuales, grupales, corporativos, que prevalecen sobre la lucha de clases de fondo. Otra dificultad para el cambio.

    Podéis añadir más. Se trata de ver la realidad, no para desmoralizarse sino para contar con ella y no actuar ideal-ingenuamente. Para llevar adelante propuestas como la J. Torres.

    Animo.

  12. Me parece una magnífica idea que ojalá cuaje y prospere.

    Creo que las alternativas no prosperarán hasta que el trabajo no sé de cuenta de su condición de clase y de su antagonismo con el capital como argamasa unificadora. Y me temo que para eso la situación aún deberá degenerar, para alcanzar a mucha gente que aún lo nota poco y piensa que está a salvo porque esto solo es un ciclo más del sistema…

    Ánimo, lucha, y contad conmigo en Valencia.

    Saludos.

  13. Hagamos de una vez esa plataforma ciudadana, abierta, transparente y radical. Tomemos nota de lo que se está haciendo en otros países… y ocupemos ya el poder municipal, autonómico y nacional. Me apunto a colaborar en lo que pueda. Deberíais hacer una convocatoria pública.

  14. Debemos tener ánimo y no ser pesimista, lo que está en juego es mucho. De acuerdo con el escrito que comparto. Somos muchos y por poco que aportemos el resultado puede ser magnífico pero debemos tener las ideas claras y actuar en consecuencia, cada una de las decisiones que tomamos cada día nos acerca al modelo que quieren imponernos o nos aleja de el. Nos encontramos en esta situación por falta de formación política y por dejar en manos de algunos políticos la cosa pública pensando que respetarían esa confianza y actuarían de acuerdo hacia esa responsabilidad. Si no provocamos y digo provocar un gran cambio vamos hacia el corredor, les importamos un rábano, la mayoría no les somos necesarios, tienen una mentalidad completamente mercantilista y elitista. Paretto ya explicó muy bien como funcionan las élites del poder real.

  15. ¡¡¡Pues vamos ya!!! ¿Por qué no se crea una mesa de debate entre todos esos grupos? ¿Cómo? Pues a través de una persona coordinadora que vaya entregando esta propuesta grupo a grupo. Alguien tendrá que empezar a darle forma a ese espacio común que pretendemos. ¡Es desolador vernos tan dispersos, tan débiles!

    Yo soy trabajadora social, trabajo con las personas con discapacidad intelectual. Por poco que se conozca de ellas, es fácil reconocer los avances sociales y personales ocurridos en los últimos veinte años (ahora paralizados por el secuestro de la Ley de Dependencia, pero ese es otro tema). Bien, ¿alguien se pregunta cómo se han logrado esos avances para estas personas? ¡Pues gracias a un cambio de enfoque en la lucha por sus derechos! De un enfoque clínico-asistencial basado únicamente en sus discapacidades, hemos pasado a un modelo centrado en sus capacidades, en sus intereses, en sus sueños, en su potencial… ¡Ahí hemos construído un nuevo modelo social para la discapacidad intelectulal!

    ¿No vamos a ser capaces de hacer lo mismo, de priorizar todo lo que tenemos en común, centrarnos en nuestras capacidades, en nuestro potencial, en nuestros sueños, frente a nuestras diferencias y crear una buena base sobre la que asentar nuestra verdadera fuerza? ¿No somos capaces de desarrollar una mirada un poco más “medioplacista”?

    ¡Cuántos recursos desaprovechados!

    :(

  16. Si ni siquiera se unen los millones de parados. ¿Qué puede usted esperar Sr. Torres?

  17. Excelente artículo. Sólo puedo añadir que muchas personas estamos trabajando en distintas organizaciones (UGT, ATTAC, Fundación Bernardo Aladrén, Cumbre Social aragonesa… en mi caso) precisamente en aras de aglutinar esfuerzos y compromisos, elemento imprescindible para cambiar sustancialmente “lo que hay”. El hecho de no llevar banderas sólo significa que ese día no llevamos banderas (se nos critica por las dos cosas: si llevamos, somos prepotentes; si no llevamos, es que no hemos ido). En general, los militantes de los sindicatos somos bastante activos y también nos manifestamos como cualquier otro ciudadano “sin bandera” ante todo aquello que nos indigna. Finalmente, un deseo utópico: marchemos separados si nuestros fines contienen matices distintos; ataquemos (concentrémonos) juntos si conseguimos elaborar objetivos puntuales comunes. ¿Cómo se hace? conociéndonos y respetándonos como individuos y como colectivos. Hay materiales que difícilmente unen entre sí. Sólo encontraremos “el cemento que nos une” si nos hacemos todos un poco “porosos”, si permitimos que “el otro” sea parte de nuestro querido y ambicioso proyecto ¿duele, verdad? pues es el camino, eso creo.

  18. Creo imprescindible tejer complicidades pero tambien creo que estas solo se podran tejer sin hacer planteamientos ambiguos…y contando con todos y todas, incluso los que pensamos estan terriblemente equivocados pero representan a muchos “equivocados”, yo creo que hay muchas iniciativas que responden a la necesidad de dar una respuesta organizada, no táctica, al actual hegemonía de la derecha politica , que no es sino la representación de la hegemonia de la derecha economica… alimentando el discurso de que los partidos son nefastos en si mismos, que los politicos son nefastos en si mismos, que …. solo se alimenta , precisamente, el discurso hegemonico de la dereha economica, a la que le sobra la democracia, y lo colectivo, incluido el Estado…soy pesimista porque el problema no es responder a la necesidad social sino a ver de que forma la foto esta enfocada para algunos y no para otros…el problema es que o hay una respuesta de izquierdas, de todas las izquierdas , tambien de la reformista que es mayoritaria, o la respuesta vendra del populismo y el fascismo técnico…tiempo al tiempo y entonces como siempre todos y todas diremos que la culpa fue de otra y otro…

  19. ¿Y para que queremos 100 o 200 diputados? Cunado esten en la poltrona legislaran para los poderosos, como los actuales. Cuanto más subes en esta democracia representativa más te acercas al poder del dinero.
    Ahh si fueramos capaces de cruzarnos de brazos durante una semana y descruzarlos paraa deribar el congreso y el senado.
    Salud

  20. ANTE TODO PERDON POR LAS MAYUSCULAS PERO QUIERO QUE JUAN TORRES LO LEA.
    PROPONGO QUE JUAN TORRES COMIENCE EL TRABAJO Y SI ESTAIS DE ACUERDO QUE LO ANIMEIS.
    Esta es la propuesta:
    1º Hacer un escrito de mínimos, donde se recojan solo puntos de unión.
    2º Hacerselo llegar a cuantas asociaciones, grupos … conozca (creo que no se deberia excluir a nadie aun con el riesgo que ello conlleva
    ( ¿te gustaria que lo hicieran contigo por ser o estar en … aun estando de acuerdo con todos los puntos que se tratan?).
    3º Esperar a que puedan responder y cuando se tenga algo serio, contrastado y real para llevar a cabo, convocar a todos a una reunión.
    4º Poner fechas para realizar el trabajo.
    5º Hacerlo, hacerlo y hacerlo aun sabedor de que no sera facil pero tampoco imposible.

    Reflexión para ti que aun dudas: ¿Quieres que se acaben las muertes por desahucio?, ¿crees que deben de pagar los mismos impuestos el que esta en paro que el que gana 20 millones de euros al año?, ¿crees que es lógica la corrupción que existe hoy en España? ¿quieres que el dinero se invierta o se les preste a las empresas para que creen empleo antes que se dediquen a la especulación en los mercados financieros?
    Si tu quieres todo esto, mas otros puntos de interes ¿por que piensas que los demas no y que pueden hacer algo para remediarlo?
    DESDE AQUI ANIMEMOS A JUAN TORRES Y LOS QUE SE QUIERAN UNIR A QUE COMIENCE EL TRABAJO DESDE YA.
    Como es lógocp me ofrezco para lo que buenamente pueda hacer en la consecucion de todo esto.
    ANIMOS E INUNDAD DE ESCRITOS ANIMANDO A JUAN TORRES.

  21. Perdon se me olvidó un comentario.
    Si quien manda y pone las leyes de verdad es el ciudadano de la calle, al politico que no cumpla se le puede poner de patitas en la calle.
    Esta es una respuesta a un comentario anterior, pero lo mismo que este, todos los demas tienen su solución, solo hace falta que la podamos aplicar y para ello hemos de unirnos como mínimo en todos esos temas comunes.

  22. Compañero Juan: QUIEN LE PONE EL CASCABEL AL GATO.

    Llevo varios días reflexionando sobre este escrito sobre la necesidad de la creación de una alternativa política, llámese Unión Ciudadana o de cualquier otro modo.
    Lo que quiero comentarte son esas reflexiones desde la humildad de un maestro de escuela que comenzó a luchar a principios de los 70, en la clandestinidad, que me afilié al sindicato en enero del 75 y al partido político en el 77. Quede claro que esto no me da más carta de credibilidad que la que pueda tener una persona más joven pero tampoco me siento aminorado en mis opiniones ante compañeros que sobre el papel están infinitamente más preperado que yo.
    Hace ya 12 años que yo y otro grupo de personas, a raiz de la celebración del Foro Social Mundial de Porto Alegre, y ante los ataques que ya se estaban produciendo a los derechos sociales de los portuenses, descubrí la necesidad de aglutinar a todos los sindicatos, partidos políticos (TODOS), movimientos sociales (AA.VV., ecologistas, movimientos de lucha contra la droga, defensa de los niños, de los mayores, de los enfermos mentales, comunidades de bases parroquiales…) y personas a título individual. Por cierto, en varias ocasiones te he pedido que vinieras a hablar con nosotros, pero por uno u otro motivo siempre te era imposible. La invitación sigue abierta. Y partía también después de haber leído a Adam Shaff, que como sabrás, es un extrordinario filósofo marxista polaco, que ya a primero de los 90, y después de la caída del Muro de Berlín y de los regímenes comunistas,comprendió que tras el fracaso de aquellos y el papel sostenedor de la socialdemocracia del propio capitalismo en aquellos momentos eufórico y triunfante, propuso que la única posiblidad de hacer frente a lo que se nos venía encima era la creación de una gran confluencia unitaria de los sindicatos de clase, de los partidos de izquierda y los nuevos y crecientes movimientos sociales.
    Partiendo de esto, pero sobre todo de imbuir en todos los colectivos que forman el Foro Social Portuense de una profunda generosidad y, por tanto, de abandonar el protagonismo de cada uno, aunque respetando la acción la autonomía de cada una de ellas, pero aunando a todos en la solidaridad en las acciones, y proponiendo proyectos comunes o defensa de aquello que nos afectaba a todos y nos sigue afectando. Ha habido momentos de dificultad en el camino y los seguirá habiendo, pero hemos conseguidos cosas importantes para los sectores más marginados y necesitados de El Puerto, y sobre todo hemos conseguido que el Foro sea respetado por todos los ciudadanos y no teman ni recelen de nuestras propuestas por carecer de partidismo, aunque podamos coincidir en muchas ocasiones con planteamientos de los partidos.
    La presencia de los partidos de la derecha en el Foro duró poco, (PP,PA). Despues también se marchó el PSOE, lógicamente al mantener pulsos fuertes en materia sociales con la Junta. Despues se marchó CCOO por las mismas extrategias que podían discrepar de las que se barajaban tanto a nivel local, provincial y sobre todo regional. Después se marchó la UGT (yo era el secretario local, me quitaron del cargo de forma nada democrática, se salieron del Foro, y claro expulsaron al mismo de la Casa del Pueblo de la UGT-Puerto). Pués a pesar de todo esto continuiamos muchos colectivos y personas particulares, algunos se han ido sumando a lo largo de estos años con gran ilusión y entusiasmo.
    Toda esta experiencia me lleva a analizar tu propuesta de hacer un frente común en todas las provincias para meter de 150 a 200 diputados en el parlamento, y hablas también de la desunión de toda la izquierda política y social en este país. Y yo pregunto desde mi ignorancia:¿vamos a crear una nueva alternativa el margen de los partidos tradicionales? ¿Eso no va a dividir mas el voto de la izquierda? ¿Podemos caer en la experiencia del Grillo en Italia? ¿Están los sindicatos de clase en dispòsición de apoyar esa alternativa y comprometerse? ¿Los movimientos sociales llamemos de “izquierda”, están dispuesto a asumir el compromiso político abandonando el infantilismo político y el protagonismo personal de muchos de ellos que han llevado a dividirse y subdividirse hasta situaciones difíciles de comprender por los ciudadanos? ¿Crees que esa renuncia de que hablas para formar esa Unidad Políta esta madura ya, por muy necesaria y urgente que sea?
    Aquí en el Foro Social Portuense no creas que no nos hemos planteado este tema a nivel local, pero en aras a la unidad, hemos preferido apartar de momento esa idea. En Cádiz la Plataforma Social se encuentra estancada y sin capacidad de aglutinar ni movilizar a casi nadie, entre otras cosas porque ni los partidos tradicionales de la izquierda tienen claro cual debe ser su objetivo en estos momentos ni los sindicatos de clase, convertidos en un cúmulo de intereses personales profesionales, dependientes de las direcciones de los mismos, les impiden ver más alla de sus intereses personales.Y los movimientos sociales llega a tal “minifundismo” social, muchas veces enfrentados entre ellos por puro protagonismo, que podemos ver a varios colectivos ecologistas, de lucha contra la droga, o de asistencia sociales, etc, a veces enfrentados por esta o aquella ayuda para sus funcionamiento y que los políticos de todos los colores saben manejar torticedramente para sus intereses. Divide y vencerás.
    Espero que esto que te he expuesto permita que nos sirva para ver las dificultades que trae esa UTOPÍA que pretendéis construir. Quiero que me contestes. Sé de tus muchos compromisos pero todos los compañeros del Foro Social. Un cariñoso y esperanzador saludo

  23. De acuerdo con Torres en forma y fondo. La regeneración democrática pasa por un periodo constituyente impulsado por una clara mayoría social; no sólo la izquierda, tradicional o no. Como bien apuntaba Samuel en comentario anterior Torres hace un llamamiento a compartir y buscar lo que nos une, no lo que nos separa.

  24. Juan no has contestado a lo que te he escrito. Me gustaría conocer tu opinión.

  25. Refrexion para Elías Py Rodríguez

    1º Me parece formidable que seas “ya” una persona con inquietudes y que trabajas para un cambio en este mundo del capital.

    2º Estoy completamente convencido de que podrias ser otra persona que sumadas a las que quedan por llegar harian posible un cambio.

    3º Por ello y en base a todo ese conocimiento que ya tienes ¿por que en lugar de dudar en ponerle el cascabel al gato no te pones en contacto con Juan y le dices que te unes a El para formar ese equipo ?

    Para emprender la llama no hace falta ni que sea a nivel nacional, puede perfectamente ser a nivel regional e incluso si me apuras a nivel provincial. Si es bueno y tiene una base sólida se extenderá al resto.

    Si te pido esto es porque se que tienes conocimiento para ello ¿ por que no llevas ya a Juan un escrito con todos esos puntos que servirian de unión ? ¿y una relación de todas esas personas a las que se les podria hacer llegar ya?

    ¿Por que no podemos esperar el resto de los mortales que Juan, tu y otros como vosotros comenceis a tirar de nosotros para ese gran cambio?

    ¿Que es muy dificil? Eso ya lo sabes tu por experiencia, pero ¿te has dado por vencido?
    Estoy seguro de que no y, en todo caso, hazlo por esos sentimientos que aun estan dentro de ti.

  26. Amigo Francisco Espada: lo que escribo más arriba lo he hecho para que el compañero Juan Torres lo leyera y me contestara a esas dudas, cosa que aún estoy esperando. Veras, no pretendo poner palos en la rueda de ese proyecto. Lejos de mí tal pretención. De hecho yo pertenezco a ATTAC desde hace unos años. He leído mucho de Juan y de otros muchos pensadores tanto de ATTAC como de otros colectivos. Lo que pretendo con mi reflexión es decirle a Juan las muchas dudas que me crea esa idea conociendo como conozco la realidad desde hace muchos años, y partiendo de la experiencia que esos años me han dado. “Mas sabe el diablo por viejo…”. Solo quiero que Juan se acostumbre a contestar a los que leemos sus escrito en esta página y le hacemos preguntas, de lo contrario me temo que puede estar en la misma tesitura de los políticos “profesionales”, que no contestan a nada,. Y si es así mal empezamos.

  27. Juan te sigo con atención, comparto la mayoría de tus planteamientos y aprendemos muchisimo con tigo, pero también estoy de acuerdo con Elías. Espero una contestación a su escrito desde hace semanas.

  28. Tú artículo ha dado mucho de sí en diversos ámbitos y en el nuestro también. Como resultado del debate que ha generado, en el Grupo de Trabajo de Economía y Política Social de la Asamblea popular 15M del Barrio del Pilar, conjuntamente con el Grupo de Trabajo Reflexión y Acción por la Autoorganización, hemos publicado las conclusiones que se encuentran en el enlace que adjuntamos, con la única pretensión de comprender para transformar.

    Enlace: http://barriodelpilar15m.wordpress.com/2013/05/31/acerca-del-articulo-de-juan-torres-unidad-ciudadana/

  29. “Y cuando vinieron a por mí…”

    Pues eso: que nos estamos dejando avasallar con en los años ’30; y esta vez ni disponemos de milicias y sindicatos armados ni quedará mucha gente superviviente al semiexterminio financiero cuando empiece la rebelión popular contra el sistema “capital-fascista”.

    NOS VA LA VIDA EN ELLO.
    No hemos hecho más que empezar a bajar dentro del pozo que nos tienen preparado para enterrarnos para siempre.

  30. Triste época la nuestra; es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.

    “Tengo 75 años hago lo que puedo.

  31. Aviso: para el pueblo español sobre los partidos mayoritarios

    Cambiar, no van a cambiar, la solución pasa por votar otras opciones políticas más coherentes, donde el que más tiene, mas pague, no como hasta ahora, así que, al PP, hay que defenestrarlo a la hora de votar, o de lo contrario, el que nos defenestrará será el, mandándonos a la tumba.

  32. Tanto habla el gobierno de “las pensiones de los viejos” porque no hablan de las pensiones de los políticos que son muy remunerados y además si esfuerzo algunos, ¿no debería cotizar como un trabajador? Porqué un trabajador tiene que cotizar 37 años y los políticos 8 años eso es justo.

    Los pensionistas cotizamos mucho a la seguridad social
    ¿Tanta lucha? ¿Para qué?
    ¿Cuánto vale eso? ¿No es un derecho por ley? Y si eso no es así.
    Que lo borren de la CONSTITUCION.

  33. Qué pena no haber leído este articulo algo antes. Es para mí la solución al desespero por encontrar una respuesta válida a cómo acabar con este sistema corrupto que arrastramos desde la llamada ‘transición’.

    Es el argumento más preciado en los múltiples diálogos con todos aquellos que siguen propugnando la aparición de nuevos Movimientos sociales y que se niegan a la unidad de mínimos para conseguir alcanzar el Parlamento y, desde allí, transformar todas las reivindicaciones en la calle en derechos de facto mediante la promulgación de las Leyes correspondientes. Sólo así se puede acabar con el caciquismo de partitocracia actual.

    Gracias, profesor.

  34. ¿Cómo es posible que los españoles no piensen con objetividad y sabiduría cuando llegan las elecciones, por qué votamos a quien no hunden a la miseria? Lo digo porque es lo único que le queda al pueblo es la forma de pensar y lo que siente lo dice con su voto aquí está el poder de pueblo el ¡voto!
    De este voto depende que los partidos piensen antes de hacer algo que sea perjudicial para el pueblo.

    Por otro lado quiero decir que la forma de reivindicar derechos sociales o cualquier asunto no se puede hacer con juerga ni destrozando cosas, hay que hacer las juerga pasiva y no la juerga destructiva, porque eso es lo que el poder quieres para justificar sus expolio con el pobre, sólo hace falta poder decirle al pueblo como y porque hay que hacer algo, por ejemplo vota y a quien sea el más justo pero que sea un partido que demuestre su cartas ante el pueblo.

    Si contamos con todo el pueblo para luchar contra los despidos de los profesionales de la salud pública, no creéis que sea suficiente para decirle al poder que ya basta de tantas miserias. Y Mentiras. El pueblo es soberano siempre.
    ¿6.000000: De parados y 9.000000 de pensionistas no es suficiente con esto?

  35. Hoy por hoy, creo que lo más viable sería que los liderazgos del espectro político que va desde IU hasta “más a la izquierda” acordaran una coalición electoral y movilizadora, encabezada por personas conocidas como referente. También sería necesario que sectores socialdemócratas del P.s.o.E. se escindieran y dieran lugar a una nueva formación. Pues bien, todo esto ya de por sí va a ser muy difícil, como ya estamos viendo. No digo nada si pedimos que todos estos grupos se disuelvan y den lugar a una organización unitaria. En un futuro próximo, a lo más que se podrá llegar es a una mayoría de escaños de distintas formaciones que apoyase un gobierno de “centro-izquierda”, que suavizara la agresión oligárquica.

Deja un comentario