Artículos sobre la crisis del coronavirus

Escuchar

La crisis que viene

El virus y la economía (1): mucho peor de lo que parece

El virus y la economía (2): sin respuestas al problema de fondo

La Reserva Federal contra el virus: primero los ricos

Europa se pega tiros en los pies

No es lo que parece, ni tampoco suficiente. Pero había que empezar así

Por fin reacciona el BCE, aunque no de la mejor manera

Cerrar las bolsas y controlar los movimientos de capital. No hay otra

Ocho errores de la Unión Europea y sus soluciones

Hay alternativas. Pero queda poco tiempo para evitar una catástrofe

El virus no es nuestro único enemigo

De todas las opciones, eligen la peor y más cruel: Esto es Europa

Alemania no aprende de su historia

Salvar a las empresas pero garantizando el empleo

La patronal se equivoca y pone en peligro a las empresas

Como gatos de ocho vidas

Holanda, campeona mundial de la evasión fiscal, tiene por qué callar

 

3 comentarios en “Artículos sobre la crisis del coronavirus

  1. Me ha gustado la entrevista que te hizo Monedero , tanto en la exposición como en el profundo conocimiento y me ha interesado especialmente algo que comentaste sobre una bolsa en la cual cada uno puede aportar lo que puede para paliar en lo posible las grandes dificultades generadas por el covid-19 y también por el enfoque neoliberal de esta nuestra Europa. Si sabes dónde se puede acudir ? te lo agradecería.Saludos

  2. Querido profesor: Hace tiempo que, al igual que otros muchos, leo con sumo gusto sus opiniones, que casi siempre comparto. Dicho esto, paso al «casi» sin más dilación. En general, cuando se refiere Ud. a los países del norte de Europa tengo la impresión de que pierde Ud. parte de su proverbial ecuanimidad y rigor científico. Me voy a referir a su artículo, en PUBLICO, «Holanda, campeona mundial de la evasión fiscal, tiene por qué callar».
    Menciona Ud, aspectos cruciales del desequilibrio norte/sur a nivel europeo que es necesario corregir. Sin embargo, junto a observaciones de gran pertinencia, habla también de cosas, que, o bien no tienen nada que ver, o bien están cogidas con pinzas, o incluso peor son directamente falsas, lo que desgraciadamente desdibuja y resta fuerza a las primeras.
    Mentar el barrio rojo en este debate es como si un holandés criticara la tauromaquia. Me parece fuera de lugar. Decir que las grandes compañías germánicas utilizan el soborno para lograr contratos en ciertos mercados (donde no es posible obtener un contrato de ptra manera), para insinuar que son tan poco ejemplares como todos los demás, por un lado identifica a dichas multinacionales con sus países de origen, lo que no es de recibo, y por otro sirve para tapar que los niveles de corrupción y sus costes asociados son muy distintos en el norte y en el sur de Europa. Y cuando da pábulo al cuento de que los holandeses poco menos que dejan morir a sus mayores para ahorrar, realmente sus prejuicios se han adueñado de Ud. Pero, por Dios, quién puede creer que los holandeses van a dejar que sus ancianos padres mueran desasistidos sin montar un escándalo mayúsculo? Más aún cuando Holanda se considera un ejemplo de buenas prácticas en su modelo asistencial, y es estudiada como modelo a seguir por ejemplo, por la diputación de Gipuzkoa? Pero es que las cifras además, muestran que en esa Holanda que presuntamente deja morir a sus abuelos, mueren a día de hoy (en muertos por millón de habitantes) la cuarta parte que en italia. Pero pasemos al tema que origina el debate, que no es otro que la petición holandesa de que se estudie por qué España no tiene reservas cuando lleva varios años de crecimiento sostenido, insinuando que gasta excesivamente y que si en época de «vacas gordas» no ahorra, cuándo es que va a ahorrar. Esto, como reacción a la petición hispano-italiana de crear deuda europea mancomunada, para hacer frente a la emergencia del coronavirus. Aunque igual no vale decir que es para las necesidades del coronavirus cuando la corrupción cuesta en España 90.000 millones de euros anuales.
    Ud. sabe perfectamente que cualquier sistema de asunción mancomunada de deuda, con la cultura política actual y sin férreos mecanismos de control va a derivar indefectiblemente en una orgía de gasto. Ud. lo sabe y además dice que lo sabe, pero le fastidia que lo diga el misnistro holandés.
    En suma, el resultado es un artículo en tono de «y tú más», que como cualquier propuesta realizada en dichos términos, bajo el influjo de las filias y las fobias sirve de desahogo pero no es constructiva.
    Me da la impresión de que los países del norte están muy contentos de poder mantener los desequilibrios que Ud, cita y que les resultan tan favorables, y que los países del sur, o mejor dicho, sus élites extractivas, están igualmente muy contentas de chupar del bote europeo todo lo posible, en forma de fondos estructurales y facilidades para el endeudamiento, que intentan ampliar. La situación es insana y es urgente resolverla dejando en casa orgullos y complejos. En caso contrario Europa no sobrevivirá. A mí particularmente si Europa impusiera la obligación de auditar las administraciones de cada país y obligara a establecer medidas de cara a impulsar su eficiencia y transparencia, como parte de un proceso de convergencia fiscal, no me lo tomaría como una afrenta sino bien al contrario como un alivio y una alegría, ya que la sociedad española no tiene fuerza suficiente para imponer tal cosa a sus élites. No le parece?
    Espero que acepte Ud. esta carta como la crítica constructiva que pretende ser. Saludos cordiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.