Bienvenido el teletrabajo, cuidado con la explotación laboral

Escuchar

Publicado en Público el 25 de abril de 2020

El encierro obligado de millones de trabajadores está produciendo un aumento exponencial de las horas dedicadas al teletrabajo, algo que tiene efectos muy desiguales y que seguramente sea uno de los grandes debates del futuro laboral, político y social que el coronavirus ya ha cambiado.

Desde hace algunos años se han venido haciendo estudios sobre los efectos que tiene esta modalidad de actividad laboral y las conclusiones parece que son bastante coincidentes en todos ellos, aunque la proporción de trabajadores que la habían realizado antes del encierro no era muy alta.

Según el Instituto Nacional de Estadística, de los 19,8 millones de personas que hay empleadas en España, 951.000 realizaron teletrabajo la mitad de los días que trabajó y 688.700 lo hizo de forma ocasional. En contra de lo que podría parecer, el mayor porcentaje de esos teletrabajadores se daba entre los ocupados mayores de 55 años (9,9%) y el más bajo entre los jóvenes de 16 a 24 años (2,1%).

Esos porcentajes de teletrabajo en España son muy reducidos, teniendo en cuenta que un informe de Randstad estima que 4,4 millones de las personas que están ocupadas en España (el 23% del total) podría estar en condiciones de hacerlo., naturalmente, en mayor o menor medida dependiendo de su ocupación específica. Así, casi la mitad (49,8%) de todo el teletrabajo potencial se concentraría en la actividad de técnicos y profesionales científicos e intelectuales, el 20,2% en la de empleados contables, administrativos y otros empleados de oficina, el 17,7% en la de directores y gerentes y el 10,7% en la de técnicos y profesionales de apoyo, mientras que el teletrabajo en las actividades de los trabajadores de industrias manufactureras y construcción apenas representaría un 1,5% del total. En el resto, no se podría dar teletrabajo o se realizaría de manera puramente accidental o simbólica.

Incluso dentro de esas actividades, no todas las personas estarían en condiciones de realizarlo. Según el informe de Randstad, podrían teletrabajar el 100% de los directores y gerentes, pero sólo el 59,9% de los técnicos y profesionales científicos e intelectuales, el 43,6% de empleados contables, administrativos y otros empleados de oficina y el 22,3% de los técnicos y profesionales de apoyo.

Muy pronto se irá analizando la situación que ha producido el encierro y podremos saber si esos porcentajes se han cumplido o si a necesidad ha creado la posibilidad de teletrabajar en personas y actividades que hasta ahora se consideraban que no podrían hacerlo.

También se han realizado muchas investigaciones para tratar de averiguar los efectos del teletrabajo, tanto sobre las personas como sobre las empresas, y las conclusiones apuntan casi siempre en la misma dirección.

Hay un porcentaje muy elevado de trabajadores (el 86% de los españoles y el 73% de los europeos) que piensa que su vida mejoraría si su actividad laboral se llevara a cabo de forma más flexible, lo que ocurriría con el teletrabajo que es una de las maneras más efectivas de flexibilizar el tiempo y la actividad laboral en general.

La mayoría de los estudios que se han realizado sobre el trabajo coinciden en señalar sus ventajas: aumenta la autonomía de las personas que lo realizan, disminuye costes de desplazamiento y otros generales tanto a las empresas como a las personas , puede atraer más talento a las empresas contratando a personas que nos se encuentren físicamente cerca de ella, permite contratar en mayor medida a personas con minusvalías, disminuye la contaminación, reduce el absentismo, permite una mayor conciliación entre la vida laboral y personal, reduce los conflictos dentro de la empresa y puede hacer que se trabaje con menos stress.

Si estos efectos predominan puede lograrse que se incremente la productividad del trabajo. Y eso es lo que suelen mostrar la mayoría de los estudios: un aumento de entre el 10% y el 30%, según los casos y en función del tipo de actividad o las condiciones en que se haya llevado a cabo.

En España, una investigación de Vanson Borne mostró que el 76% de quienes han teletrabajado creen que son más productivos cuando lo han hecho, aunque también proporcionó un dato significativo y bastante curioso, pues contrasta con el anterior: sólo el 51% de los empleados cree que sus compañeros de trabajo vayan a ser más productivos si trabajan en sus casas.

La opinión más generalizada en estas semanas de encierro es que el teletrabajo, ahora obligado, ha sido un gran descubrimiento para la gran mayoría de las empresas que lo han podido implantar, hasta el punto de que muchas de ellas ya se están planteando continuar con este régimen laboral una vez que acabe el periodo excepcional que estamos viviendo.

Lo cierto es, sin embargo, que el teletrabajo no sólo tiene ventajas como las que he señalado sino también inconvenientes que pueden ser grandes.

A las personas que lo realizan les resulta muy difícil desconectar de la jornada de trabajo y separar vida laboral y personal, lo que puede aumentar el stress y que se descuiden otras tareas o actividades personales que a la larga pueden producir problemas de todo tipo. Además, el trabajo no sólo genera ahorro para los trabajadores, sino que también les supone costes que no siempre se contemplan en el salario (electricidad, equipos informáticos…). En realidad, son las circunstancias personales o familiares de cada persona las que pueden dar lugar a que el teletrabajo resulte un alivio excepcional o un completo infierno, así que hay que analizar los casos para no extraer conclusiones de carácter general que pueden ser muy desacertadas.

Las empresas también deben tener presente que el teletrabajo no es necesariamente la panacea que a primera vista puede parecer. Dificulta el trabajo en equipo, el sentido de pertenencia y la generación de cultura de empresa que suelen ser fuentes de gran valor; obliga a establecer vías más sofisticadas y costosas de control sobre la actividad laboral así como a realizar inversiones para que se pueda llevar a cabo y se pueda aprovechar bien. También puede afectar al aprendizaje continuado de los trabajadores y dar lugar a pérdidas de confidencialidad.

Sin embargo, el mayor problema que posiblemente pueda suponer el teletrabajo si no se controla bien es que a la postre termine produciendo una pérdida de rendimiento que disipe todas las ventajas que he señalado. El teletrabajo implica que los trabajadores tenemos disponibles veinticuatro horas al día para realizar nuestra actividad y el riesgo es que efectivamente se utilicen para llevarla cabo, alargando la jornada ad infinitum. Hace unos días recibí un mail de una profesora sobre un problema de la asignatura que imparto este cuatrimestre a las 3,15 horas y un empleado de mi universidad me llamó otro día a casa a las 21,00 horas para atender una consulta que le había realizado por la mañana sobre un problema laboral que me afecta y que no viene al caso. Tengo la completa seguridad de que no han sido los únicos casos de ese tipo que se han producido en las últimas semanas en España.

La flexibilidad que implica el teletrabajo es generalmente bienvenida y sin duda tiene enormes ventajas, pero no se puede olvidar que si implica una intensificación extraordinaria del tiempo de trabajo lo que va a producir no es que aumente la productividad sino la explotación del trabajo que al final produce justamente lo contrario, que las empresas sean menos productivas, menos innovadoras y, en resumen, un empobrecimiento de nuestras empresas y de toda nuestra economía.

Los economistas conocemos desde tiempos inmemoriales la llamada «ley de los rendimientos decrecientes» que, expresada de la forma más clara posible, dice que el rendimiento de un factor productivo (en este caso, el trabajo) desciende a medida que se sigue utilizando si se mantienen constantes los demás. Un viejo amigo la reformulaba diciendo que «toda finca es susceptible de mejora hasta la completa ruina de su propietario».

Eso es lo que les puede pasar a quienes, llevados por la novedad, crean que utilizar el teletrabajo para intensificar sin descanso la actividad laboral es la panacea de sus negocios. Conviene pensar bien las cosas, analizar sus pros y sus contras, regular bien las nuevas condiciones laborales que se están abriendo paso sin remedio y avanzar decididos con sentido del equilibrio y mucha sensatez.

1 comentario en “Bienvenido el teletrabajo, cuidado con la explotación laboral

  1. el teletrabajo puede reducir la generación de polución debida al transporte y técnicamente se ajusta de forma desigual a cada empleo. Lo ven mucho mas justificado los que viven mas lejos…y hay que regularlo bien desde el principio para lograr sacarle lo mejor a esta práctica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.