Esto no funciona

Escuchar

Publicado en ECCUS el 5 de noviembre de 2009

 

Es verdad que en nuestras universidades hay muchas cosas que no funcionan. No en todas hay suficientes puestos en las bibliotecas, a veces ni siquiera hay bancas para todos cuando empieza el curso… Incluso hay profesores que incumplen, que no reciben a sus alumnos, que no están en los horarios de tutorías o que faltan demasiado a sus clases. También hay autoridades académicas pasotas que ni oyen ni se preocupan de veras por los asuntos que tienen en sus manos.

Es verdad que hay de todo eso. Como también lo es que hay muchos servicios, quizá la mayoría, que suelen funcionar bastante bien y con eficacia y rendimiento.

Pero lo que quiero destacar hoy es que muchas de las cosas que no funcionan bien se podrían resolver, la mayoría de las veces incluso fácilmente, si quienes sufren el mal funcionamiento fueran algo más decididos a la hora de informar de los fallos y de denunciar los incumplimientos.

Mi experiencia me dice que, por el contrario, predomina cierto pasotismo, la idea de que ante lo que está mal no se puede hacer nada. Y también que nos cuesta trabajo levantar la voz y exigir, reclamar nuestros derechos y poner de evidencia a quien hace mal las cosas. Me consta que muchísimas veces las autoridades académicas ni siquiera son conscientes de lo mal que puedan estar funcionando algunas cosas o servicios que tienen a su cargo. No trato de exculparlas cuando puedan estar fallando en su obligación de vigilar y prevenir. Por supuesto que no. Me refiero a que, si bien es cierto que debemos exigirles que estén al tanto, su labor será siempre limitada si, al mismo tiempo, no asumimos el compromiso de denunciar y rebelarnos frente a lo que está mal o es injusto.

Y eso creo que es lo preocupante. Si un responsable no actúa bien siempre podremos sustituirlo y poner en su lugar a otra persona. Pero si lo que ocurre es que no tenemos osadía ni valor suficiente para dar la cara, si apenas nos importa lo que es de todos y ni siquiera nos molestamos en hacer frente a lo que particularmente nos interesa, el problema es otro. Si nos comportamos como cobardes, si respondemos mirando a otro lado ante el abuso, la mediocridad, las chapuzas o la irresponsabilidad de otros, al menos, seamos conscientes de que somos nosotros los que necesitamos un buen arreglo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.