¿Se habrá infiltrado Pablo Iglesias en los gobiernos de Francia y Alemania?

Escuchar

Publicado el 5 de abril de 2020

Hace unos días, el vicepresidente del gobierno Pablo Iglesias hizo referencia en un mensaje de Twitter al artículo 128 de la Constitución Española que dice: «Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general». Lo hizo para subrayar que, en estos momentos de emergencia sanitaria, «cobra sentido la noción patriótica de la primacía del interés general del país», un principio constitucional que lógicamente puede llevar a que puntualmente se disponga que alguna propiedad privada quede al servicio del bien común.

Enseguida, los medios de comunicación y los dirigentes y economistas de derechas arremetieron contra Pablo Iglesias, una vez más, con la desmesura y crueldad con que suelen referirse a lo que hagan o digan los líderes de Podemos.

Por esa declaración han acusado al vicepresidente de «querer imponer su ideología comunista y de amenazar a la propiedad privada» o de tener intenciones incluso más radicales y tremendas. Libertad Digital decía en un gran titular: «El pánico se desata: Iglesias instaura un régimen comunista». Esdiario se refería al mensaje del líder de Podemos diciendo que el «tuit chavista de Pablo Iglesias aterroriza a todo el mundo con ahorros». El diario El Economista aseguraba, también a toda plana, que «Iglesias quiere nacionalizaciones y socializar ahorros como Venezuela». El economista José Carlos Díez dejó de ser economista observador -como le gusta definirse a sí mismo- para convertirse en psicólogo: «España tiene un vicepresidente del Gobierno comunista obsesionado con expropiar empresas». Y el máximo líder del PP, Pablo Casado, se sumaba al clamor general -como no podía ser menos- asegurando que el vicepresidente «amenaza con expropiar la propiedad privada» o que quiere «nacionalizar la economía como en Venezuela». Otros líderes o medios le han pedido la dimisión por «amenazar» con la aplicación de ese principio constitucional. Sigue leyendo

Hay que pensar en el pasado mañana

Escuchar

Publicada el 6 de abril de 2020

La epidemia del coronavirus se ha convertido ya en una crisis económica, como sabíamos desde el principio que iba a suceder, que está requiriendo medidas inmediatas, urgentes, para poder disponer de los recursos que precisa el sector sanitario y para evitar que, en esta fase de confinamiento que obliga a que se paralice una buena parte de la actividad económica, cierren miles de empresas y se dispare la pobreza en los hogares.

Los gobiernos las están tomando con mayor o menor capacidad, diligencia y efectividad, pero esa no es la única respuesta que hay que dar ante los efectos económicos que está provocando y va a provocar la epidemia.

Una vez que acabe esta fase de paralización la economía debe reactivarse y eso no va a ocurrir de forma automática ni proporcionando desde el principio el mismo vigor que la economía tenía antes de paralizarse. Sigue leyendo

Deuda, la otra forma de la esclavitud

Escuchar

Publicado el 7 de abril de 2020

Hay dos formas de hacer esclavo a un ser humano. Una es la de tomarlo en propiedad y la otra consiste en anular su capacidad para tomar decisiones libres sobre su vida, sobre su presente y su futuro. Esto segundo es lo que consigue la deuda.

Tanto es así, que en la Ley de las XII Tablas de Roma se establecía que si un ciudadano romano no podía pagar una deuda a otro éste podía hacerlo esclavo y venderlo para cobrársela o incluso matarlo. Una vez que el juez declarase el impago, el acreedor exhibía al deudor junto a su mujer y sus hijos durante sesenta días en tres mercados públicos de esclavos mientras proclamaba en público la situación y el dinero que le debía, hasta que apareciese alguien que los comprara.

De la esclavitud que significa la deuda se fue consciente desde la antigüedad y algunos pueblos como los sumerios, babilonios y asirios trataron por diversos procedimientos de evitar que ese tipo de esclavitud acabara con ellos. Incluso hay una palabra que nació para referirse a un momento en el que las deudas se anulaban para que no siguieran creciendo sin cesar, jubileo. Sigue leyendo

Improvisar ahora no es un defecto, es la virtud

Escuchar

Una de las críticas que la oposición le está haciendo al gobierno de Pedro Sánchez es que está improvisando en la lucha contra el coronavirus. Una crítica que me parece bastante injusta.

Cuando se produce una emergencia inesperada como la que estamos viviendo lo lógico es que haya que actuar con una gran dosis de improvisación, precisamente porque se trata, como ahora, de algo que ha sucedido sin que haya podido ser previsto y con una naturaleza en gran medida desconocida.

Yo no se nada de biología ni de epidemiología, pero lo que oigo decir a quienes saben de eso es que, si bien la propagación pandémica de algún tipo de virus era previsible, no lo era la forma en que lo hiciera y sus efectos porque se trata de un tipo de agente con una gran capacidad de mutación. Sin entrar en otras consideraciones técnicas que desconozco, parece evidente que, hasta la fecha y en todo el mundo, hay una gran incertidumbre sobre la tasa de mortalidad que provoca, sobre la cadena de transmisión de la epidemia, sobre la velocidad de su difusión y, por supuesto, también sobre el impacto económico y financiero que está teniendo y va a tener la pandemia. Y ante la incertidumbre, nos guste o no, es irremediable actuar sobre la marcha, improvisar.

Sigue leyendo

Unidad y solidaridad

Escuchar

Publicado en Público.es el 3 de abril de 2020

Se acaba de hacer público un manifiesto promovido por la organización Recortes Cero que pide a todos los españoles unidad y solidaridad ante la epidemia que estamos viviendo para que podamos salir de esta terrible situación con éxito, con más fuerza y progreso.

Lo firmé con gusto cuando sus promotores me ofrecieron hacerlo, como han hecho también otras personalidades de muy distinta opinión a las que admiro como Miguel Ríos, Elvira Lindo, Rosa Montero, Juan José Millás, Fanny Rubio, Antonio Muñoz Molina, Juan Marsé, Antonio López, Ana Noguera, Fernando Schwartz, Javier Marías, Cristina Almeida, Fernando Savater, Juan José Tamayo o Rafael Matesanz, entre muchas otras personas.

Pedimos unidad y apoyo a las medidas de emergencia tomadas por el Gobierno para afrontar esta crisis porque nos parece que lo urgente es reducir la expansión de la pandemia y contribuir a aliviar la importante presión que tiene el Sistema Público de Salud y el conjunto de sus profesionales. Pedimos la unidad entre el pueblo de las diferentes nacionalidades y regiones de nuestro país porque todos padecemos por igual los efectos del virus. Pedimos unidad y solidaridad con todos los sectores de la sociedad española, con los que sufren la epidemia, con los más vulnerables, con quienes están haciendo posible que encerrados en nuestras casas podamos seguir satisfaciendo nuestras necesidades básicas. Pedimos unidad y solidaridad para que esta nueva crisis no vuelva a recaer sobre las personas más débiles y vulnerables, sobre quienes ya sufrieron en mayor medida los recortes y tienen empleos precarios o son más pobres. Pedimos la unidad y solidaridad de los españoles para salir de esta emergencia con más fuerza si cabe, redistribuyendo mejor la riqueza, fortaleciendo los servicios públicos de la salud, la educación o las pensiones que se ha comprobado que son nuestros mejores diques contra las crisis. Y pedimos que salgamos de esta situación con una estrategia nacional que nos permita reindustrializar el país, reconstruyendo el tejido productivo y el medio rural con un modelo ecológico, ayudando a autónomos y pymes, generando riqueza y más empleo, estable y de calidad y con medidas urgentes que atiendan a los sectores más desfavorecidos.

Sigue leyendo

La intervención masiva de los bancos centrales tienen truco

Escuchar

Publicado en Público.es el2 de abril de 2020

En el año 2001 la economía japonesa se encontraba por los suelos y el Banco de Japón respondió poniendo en marcha un plan de acción billonario con el fin de impulsarla. Consistía en realizar compras masivas de activos financieros (acciones, bonos privados o públicos…) que estaban en poder de los bancos comerciales. La actuación se denominó Quantitative Easing (QE) o Expansión Cuantitativa, aunque también se la conoció después como Flexibilización Cuantitativa. Tras ganar las elecciones en 2012, el primer ministro Shinzo Abe ordenó al Banco de Japón que las volviera a llevar a cabo.

La Reserva Federal inició su Expansión Cuantitativa en 2008, con un programa de compras verdaderamente colosal. Sólo en los primeros ocho meses de ese año creó más dinero para comprar activos de los bancos que habían provocado la crisis (940.000 millones de dólares) que todo el que había creado en los cincuenta años anteriores (840.000 millones) para que funcionara la economía. En los siguientes cinco años se gastó casi cuatro billones de dólares en esas mismas operaciones. En 2018 volvió a poner en marcha otro programa semejante y en 2009 ya consideró que esa sería una forma permanente de actuación para evitar que las bolsas, cada vez más inestables y peligrosas, se vinieran abajo. Hace unos días, cuando se percibió que la pandemia del coronavirus provocaría un problema económico gravísimo, se anunció otro nuevo programa masivo de compras. Primero de 700.000 millones de dólares, pero enseguida «por cantidad ilimitada». Sigue leyendo

Con una rueda no anda un carro: la renta básica no es la única solución

Escuchar

Publicado en Público.es el 1 de abril de 2020

En los últimos años, el panorama de lo que podría llamarse el pensamiento progresista se ha convertido en algo parecido a un supermercado. En lugar de haberse generado una propuesta omnicomprensiva para una sociedad compleja como la del capitalismo de nuestros días, han proliferado multitud de respuestas parciales, especializadas y centradas en dimensiones concretas de los problemas comunes. En cada «departamento» del supermercado ideológico progresista se produce un artículo determinado: el decrecimiento, la renta básica, diferentes tipos de feminismos a elegir, ecologismos igualmente envueltos con diversos matices y formatos, animalismo, economía del bien común, por no hablar de las diversas interpretaciones del marxismo… Los productores o consumidores de cada una de ellas se comportan como fieles de una iglesia civil, de quien suponen que posee en exclusiva la propuesta que puede resolver los problemas de todos. Sigue leyendo

Dinero hay, lo que falta es voluntad de salvar a las personas

Escuchar

Publicado en Público.es el 31 de marzo de 2020

El primer caso de coronavirus se detectó el 1 de diciembre de 2019 en Wuhan. Han paso, por tanto, 120 días y, según las estadísticas internacionales que acabo de leer cuando escribo estas líneas, desde entonces han muerto en el mundo 37.091 personas. Es seguro que muchas más, porque en algunos países no se están contabilizando, por ejemplo, a quienes mueren en sus casas o en residencias de ancianos.

Desde hace semanas, docenas de hospitales están saturados y el personal sanitario está sobrecargado porque en casi todos los países del mundo se han realizado recortes de gasto en los últimos años, sobre todo durante y después de la pasada crisis. Aunque los medios no suelen incidir en las circunstancias más escabrosas, todos sabemos que la situación es muy difícil. Se han encontrado ancianos muertos desde hacía días en residencias y las morgues empiezan a no poder acoger más cadáveres…

Sigue leyendo

Holanda, campeona mundial de la evasión fiscal, tiene por qué callar

Escuchar

Publicado en Público.es el 30 de marzo de 2020

Tal y como se está informando ampliamente estos últimos días, Holanda y Alemania encabezan el grupo de países que se niegan a que la Unión Europea haga frente mancomunadamente a los efectos del coronavirus sobre la economía europea. Están en su derecho, pero no parece que eso sea muy coherente con la pertenencia a una unión económica y monetaria. Como tampoco son muy de recibo los argumentos con que justifican su posición

Las declaraciones del ministro de finanzas holandés, Wopke Hoekstra, han sido especialmente duras. Argumenta, por un lado, que si se emitiera deuda común, suscrita por todos los países (eurobonos), los países del sur que en su opinión no han hecho bien los deberes financieros, generarían un problema de riesgo moral para los del norte que sí han cumplido con todas sus obligaciones.

Los economistas llamamos riesgo moral a la situación que se produce cuando un agente tiene información, sabe las consecuencias sobre otros de sus acciones y a pesar de ello las lleva a cabo para aprovecharse. Es decir, el ministro holandés considera que si España, Italia, o Portugal saben que el resto va a asumir mancomunadamente sus deudas lo que harán será endeudarse más de lo debido. Sigue leyendo

Como gatos de ocho vidas

Escuchar

Publicado en Público.es el 29 de marzo de 2020

En la economía capitalista en la que vivimos (como en cualquier otro sistema complejo en el que hay una gran interacción entre todos sus componentes) se vive siempre en peligro constante de que se produzcan fallos, crisis y rupturas de todo tipo.

La interrelación continua y muy estrecha entre todos los elementos que la componen o que influyen en ella (no sólo económicos sino políticos, sociales, psicológicos, morales, ambientales… y ahora vemos que incluso biológicos) hacen que cualquier fallo en uno de ellos afecte de modo muy problemático a todos los demás y al sistema en su conjunto.

Sin embargo, el estar en constante peligro de fallo sistémico hace que esos sistemas complejos también generen continuamente mecanismos de defensa muy potentes.

Gracias a eso, quienes analicen correctamente la economía (como un sistema complejo y no como una especie de suma de cajones estancos) no tienen que limitarse a advertir de los peligros que se avecinan, sino que también pueden asegurar que se sale siempre de ellos, que es cierto el verso de Shakespeare: «Ocurra lo que ocurra, aún en el día más borrascoso, las horas y el tiempo pasan». Sigue leyendo