¿Se rinde la universidad ante el dios mercado?

Escuchar

 Recibo este manifiesto de un grupo de profesores que apoyan la huelga estudiantil del 11 de mayo. Denuncian la orientación mercantilista que se le está dando al proceso de convergencia universitaria en el Espacio Europeo de Enseñanza Superior. Es realmente increible que en lo que se supone que es el santuario del saber y la reflexión apenas si haya  análisis crítico del camino que se sigue. Vale la pena leer el manifiesto.  

 

  En apoyo a la huelga de estudiantes (11 de mayo)  

 

  Manifiesto de profesores contra la ‘Declaración de Bolonia’
 

 

 Los profesores e investigadores abajo firmantes queremos expresar nuestro profundo malestar ante la orientación que se está imponiendo en el actual proceso de «convergencia europea» en materia de educación superior (en cumplimiento de la conocida Declaración de Bolonia).
 
 Queremos comenzar manifestando nuestra convicción de que no es la mera construcción de un Espacio Europeo de Educación Superior Común el objetivo prioritario que las actuales reformas persiguen, así como tampoco solucionar los graves problemas que, en efecto, nuestra universidad padece. Basamos esta convicción en el hecho de que las reformas se estén orientando según la guía de qué demanda el mercado y no sobre la base de un detenido análisis de cuáles son las deficiencias que nuestra universidad presenta. En este sentido, exigimos en primer lugar la apertura de un amplio proceso de reflexión y debate en el seno de la comunidad universitaria capaz de orientar cualquier posible reforma con el objetivo de mejorar nuestra Universidad. Rechazamos, pues, que las reformas se impongan sin contar con la opinión de profesores, investigadores y estudiantes.
 
 Queremos especialmente manifestar nuestra oposición a que se oriente toda la actividad universitaria sobre el principio de «atender a las demandas del mercado» (principio explícito en muchas ocasiones y camuflado en otras tras la expresión «atender a las demandas de la sociedad»). Debemos recordar que la principal obligación de nuestra actividad universitaria es atender a las exigencias teóricas de nuestras disciplinas. Por lo tanto, subordinar este principio a la exigencia previa de atender a demandas empresariales, nos parece un grave atentado contra la actividad científica y académica. Nos oponemos, pues, a que la actividad universitaria quede subordinada a consideraciones mercantiles de un modo prioritario frente a las consideraciones académicas.
 
 En consecuencia, queremos mostrar nuestro malestar ante los efectos concretos que está teniendo el abandono de los criterios fundamentalmente científicos y académicos para organizar la actividad universitaria: la introducción de mecanismos de gestión empresarial al amparo ideológico de la denominada «cultura de la calidad»; la financiación pública condicionada a la previa obtención de financiación privada (lo que, en la práctica, implica financiar con dinero público prioritariamente las investigaciones que demuestren ser un negocio privado); la fusión de titulaciones según criterios totalmente ajenos a consideraciones científicas o académicas (como, por ejemplo, la fusión de sociología y antropología en un único título de grado) o la propuesta de que el posgrado que habilite para profesor de bachillerato del Estado sea un posgrado en pedagogía en vez de un posgrado disciplinar (lo que implicará un notable deterioro en el nivel científico que quepa esperar de nuestros profesores de bachillerato).
 
 Queremos también manifestar nuestra profunda preocupación ante las barreras económicas que parecen estarse introduciendo para el acceso a la educación superior (los alarmantes precios públicos que se están barajando para los posgrados, la propuesta de sustituir becas por préstamos…).
 
 Por último, queremos manifestar que las razones que provocan nuestro malestar y nuestra preocupación coinciden en gran medida con las expuestas por los y las estudiantes en la Declaración de Bakaiku (declaración resultante de un encuentro europeo celebrado en dicha localidad y que puede consultarse en www.nodo50.org/acme), así como con las razones expuestas por la Asamblea Contra la Mercantilización de la Educación (ACME) en el manifiesto mediante el que convocan movilizaciones para el día 11 de mayo contra el proceso de Convergencia Europea (manifiesto que puede consultarse en la misma página web). Por ello, los profesores e investigadores abajo firmantes queremos mostrar explícitamente nuestro apoyo a la convocatoria de dichas movilizaciones.
 
 Montserrat Galcerán Huguet, Catedrática de la Universidad Complutense de Madrid
 Carlos Fernández Liria, Profesor Titular de la Universidad Complutense de Madrid
 Carolina Bescansa, Profesora Ayudante de la Universidad Complutense de Madrid.
 Javier Barreda Sureda, Prof. Asociado del Dpto. de Filologías Integradas Universidad de Alicante,
 Luis Alegre Zahonero, Investigador becario de la Universidad Complutense de Madrid
 Borja Villa Pacheco, Investigador becario de la Universidad Complutense de Madrid.
 Carlos Varea, Profesor Contratado Doctor de la Universidad Autónoma de Madrid
 Cesar Ruiz, Profesor Ayudante de la Universidad Complutense de Madrid
 Ángeles Díaz Rodríguez, Profesora de la Universidad Complutense de Madrid.
 Beatriz Morales Bastos, Profesora de secundaria, Madrid.
 Pedro Fernández Liria, Profesor de secundaria, Madrid.
 Diego Guerrero, Profesor Titular de la Universidad Complutense de Madrid.
 Michel Éliard, Profesor emérito de la Universidad de Toulouse, Francia.
 Cristina García Cecilia, Profesora Asociada de la Universidad de Alicante
 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.